Crédito fotografía: 
Cedida /Lautaro Carmona
Los amantes de estas costumbres se organizan para defenderlas, de lo que aseguran es un “grupo minoritario” que cuestiona sin fundamentos y desde el desconocimiento.

La primera reunión para iniciar un intenso trabajo regional en defensa del rodeo y las costumbres chilenas se realizó ayer en el sector de Ceres de La Serena.

En el encuentro participaron una treintena de personas vinculadas al rodeo, las carreras a la chilena, de perros galgos e incluso folcloristas, quienes afirman que su objetivo es rescatar las tradiciones del país que están siendo cuestionadas por un “grupo minoritario”.

Sostienen que existe un desconocimiento sobre que el “mundo corralero” no solo lo compone el jinete que participa en la medialuna, sino que detrás existe todo un grupo de familias de herreros, criadores, transportistas, artesanos, talabarteros, ganaderos, forrajeros y veterinarios.

Agregan que no se debe olvidar a la gran cantidad de seguidores que tiene este deporte nacional, el segundo más popular del país.

Al respecto, Hernán Ahumada, alcalde de Paihuano y quien encabezó la convocatoria, manifestó que se hizo un llamado abierto al mundo de la ruralidad para levantar la voz y poner en el tapete la gran cantidad de personas que están vinculadas de una u otra manera a este mundo.

“La idea es proteger estas tradiciones, porque hemos escuchado públicamente, entre ellos constituyentes, que quieren cambiar el himno y la bandera nacional, abolir el rodeo, terminar con las carreras a la chilena. Este grupo minoritario de personas no puede cambiar algo que la mayoría respeta y quiere”, indicó el edil.

Ahumada señala que la idea de reunirse es poder organizarse y realizar diversas actividades para visibilizar que cientos de familias de la región están ligadas a este mundo y que ven en riesgo sus fuentes de trabajo por la postura de algunas personas.

El edil sostuvo que una de las primeras acciones será una cabalgata por las calles de La Serena.

Coincide con estas afirmaciones, Harold Alarcón, representante de la Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos de Chile (Fenaro), quien comenta que hace tiempo estaban esperando un respaldo de alguna autoridad para defender el deporte tradicional.

“No solo es el rodeo, es por las tradiciones de nuestro país. Somos bastante gente en las tres provincias de la región que disfrutamos de esto. Además que genera empleo, es mucha la gente que vive en torno al rodeo”, señala Alarcón.

En la misma línea, Mauricio Rios, vicepresidente de la Asociación Coquimbo de Federación del Rodeo Chileno, comenta que ellos están conformados por seis clubes y afirma que a nivel país son miles las personas que encuentran una oportunidad laboral gracias al rodeo.

En este contexto, el herrero Pedro Moya dice que trabaja hace 29 años con los animales de rodeo y carreras a la chilena y asegura que puede dar fe del gran aporte que es para varias familias. “Es una cadena de personas que trabajamos en el entorno de estas competencias, por ejemplo yo le compro las herraduras a una persona, los clavos, la gente que vende pastos”.

Moya afirma que los fines de semana se puede ver la cantidad de personas que reúnen las carreras a la chilena en lugares como Pan de Azúcar, Gabriela Mistral y El Romeral.

 

Críticas al deporte

Los cuestionamientos al rodeo como deporte representativo de la chilenidad y como ejercicio institucionalizado de violencia contra los animales han ido creciendo en los últimos años en el país.

Algunos grupos han levantado su voz señalando que seguir teniendo ‘tradiciones’ como estas no dan cuenta del Chile actual, y que el rodeo no es deporte ni cultura, es tortura.

Al respecto, Ahumada, considera que existe mucho desconocimiento en las personas que nunca han ido a un rodeo. “Este deporte está muy normado, hasta el huaso que le pega a un caballo está penalizado. Año a año se va perfeccionando, porque el objetivo es hacer el menor daño posible a los animales”, afirma Ahumada.

Para Harold Alarcón, las críticas se deben a que las personas no tienen conocimiento de los cambios que se han hecho.

“Actualmente si usted observa existen unas banderillas que hacen que la atajada no sea violenta, sino más técnica. Los reglamentos se han modificado completamente en todas las federaciones del país”, aclara el dirigente.

En ese sentido, Mauricio Ríos indica que se deben escuchar los cuestionamientos y conversar con los animalistas para tener un diálogo constructivo.

“Hoy existe un reglamento riguroso en cuanto a las corridas en el rodeo, no maltrato al animal. No estresar a los animales, tener como corresponde la comida, a la sombra, bebederos. Debe tenerse un cuidado extremo en todos los animales”, señala Ríos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X