Crédito fotografía: 
Twitter
El día después del eclipse estuvo marcado por un punto negro. En el terminal de buses de La Serena se generó un caos y los andenes no dieron abasto debido a que, producto de la congestión en la Ruta 5 Norte y en la D 43, las máquinas se atrasaron y llegaron prácticamente al mismo tiempo.

La mañana del día después del eclipse fue caótica. En el terminal de buses de La Serena, durante la madrugada las losas colapsaron debido a que, de golpe, llegó una cantidad inesperada de máquinas.

¿La razón? Debido al taco que se produjo desde La Higuera por la Ruta 5 Norte, y desde Vicuña por la Ruta D 41, donde la gran mayoría de los más de 300 mil turistas que arribaron a la región fueron a ver el eclipse total de sol, los buses se retrasaron y llegaron hasta el punto de toma de pasajeros al mismo tiempo. Esto llevó a que muchos visitantes tuviesen que esperar durante horas en el terminal, incluso teniendo que dormir en el lugar. Evidentemente, la molestia fue generalizada y durante la madrugada tuvo que acudir Carabineros para calmar las aguas. 

Poco a poco, en el transcurso de las horas, se fue restableciendo el orden, a medida que los pasajeros lograban embarcarse. 

"Los buses se acumularon"

El seremi de Transportes, Juan Fuentes, se hizo presente en el lugar para verificar en terreno la situación, y si bien lamentó lo ocurrido, aseguró que todo estaba solucionado y explicó las causas del colapso del terminal.

“Dada la gran cantidad de vehículos que se trasladaba ayer por la Ruta 5, desde La Higuera, esto impidió que los buses que venían desde más al norte llegaran a tiempo a retirar pasajeros, y se juntaron con los buses locales, que venían desde el valle, y con los que también tienen salida desde acá, hacia el sur”, manifestó Fuentes, enfatizando en que, llegado un minuto, “había buses de todos lados, al mismo tiempo, por lo que hubo que realizar coordinaciones, y al final tuvo que intervenir Carabineros para ordenar el flujo de entrada y salida, y agilizar los tiempos de estadía en la losa para que los demás buses pudieran ingresar”, sostuvo. 

Pudieron retornar

Consultado respecto a si las personas pudieron retornar a sus destinos, el seremi expresó que “afortunadamente sí”, al menos la gran mayoría. “Hubo una empresa que no pudo cumplir con el servicio y les devolvió  el dinero a las personas para que tomaran otro bus, otras compañías que se retrasaron operaron muy bien porque pusieron máquinas de refuerzo, para dar cumplimiento al servicio. Esto fue regularizando esta situación”, dijo Fuentes. 

En relación a la gran cantidad de personas que estaban alojando en el terminal, fue claro en señalar que no todas lo hacían porque estaban esperando que llegara un bus, sino que al existir una falta de alojamientos, o simplemente no querer pagar uno, hubo gente que buscó abrigo en el lugar. 

Responsabilidad de las empresas

El seremi fue claro. “Las empresas que no cumplieron con el servicio tienen responsabilidades”, precisó, en referencia a dos máquinas de una compañía que simplemente no llegaron a buscar a sus pasajeros. “Claro, porque es diferente no cumplir que atrasarse, esto último es más entendible”, indicó Fuentes. 

Pese a que esta empresa devolvió los dineros, igualmente quienes se vieron afectados pueden realizar su reclamo respectivo. Así lo consignó el seremi. “Las personas pueden acercarse a nosotros o al Sernac, para efectuar su reclamo, y ahí la empresa arriesga las sanciones respectivas”, puntualizó. 

De todas formas, el seremi enfatizó en que estos inconvenientes “estaban dentro de lo posible, porque salieron alrededor de 180 buses con cerca de siete mil pasajeros de este terminal, lo que colapsa cualquier recinto. Hay que pensar que este terminal en épocas peak de verano soporta cinco mil pasajeros, lo que ahora fue ampliamente sobrepasado, pero se pudo resolver”. 

Los usuarios

Si bien a eso de las 08:00 de la mañana de este miércoles cuando llegamos al terminal de La Serena, “ya se habían calmado un poco las aguas”, todavía quedaban algunas personas que se habían visto perjudicadas por el colapso, y fundamentalmente por la empresa, que, según manifestó el seremi, suspendió los servicios. 

Uno de los afectados fue Carlos Leiva, quien acusa que “Tur Bus a mí me dejó esperando, sin ninguna explicación. Simplemente no llegaron y es fome, porque después de vivir algo tan lindo nos tuvimos que encontrar con esto”, precisó el turista quien, además, producto de esto, perdió el vuelo que tenía desde Santiago a Puerto Montt. “No sé qué voy a hacer ahora, ya no alcanzo a llegar. Todos los planes se desarman”, insistió. 

José Jarpa era otro de los turistas que esperaban a esa hora de la mañana. Venía desde la Región Metropolitana, y tenía salida para las cinco de la mañana. Sin embargo, a las 08:15, su bus todavía no llegaba. “Fuimos a preguntar, y sólo nos dijeron que el bus venía atrasado. Nada más, ni siquiera nos dieron una hora aproximada. Creo que eso es una falta de respeto porque uno compró los pasajes con mucha anticipación como para tener que estar viviendo esto”, enfatizó. 

También hubo quienes se quedaron sin pasajes. Este es el caso de Luis Peña, de Viña del Mar, quien sólo compró pasajes de ida y durante la mañana de este miércoles no encontró tickets para volver a su casa. “Creo que la embarré, pero deberían haber tenido más pasajes, por cualquier imprevisto que hubiese tenido la gente”, indicó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X