• El próximo domingo se celebrará el Día de la Madre, ante la eventual llegada de clientes la Cámara de Comercio de La Serena se preparó con protocolos sanitarios y horarios de atención extendidos para evitar aglomeraciones en el centro de la ciudad.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde la Cámara de Comercio local comentaron que la festividad es considerada como la “segunda” Navidad, pero que este año está lejos de graficar las versiones anteriores, sin embargo, decidieron prepararse ante la eventual llegada de clientes. Desde la organización llaman a preferir los emprendimientos de la zona y respetar los protocolos sanitarios. En tanto, el alcalde Roberto Jacob enfatizó en el autocuidado y confesó que su “preocupación” radica en las grandes tiendas por las aglomeraciones.

Las aglomeraciones en el centro de La Serena y Coquimbo no han bajado, por más que las autoridades llamen a evitar el contacto social y, por estos días, se suma un factor adicional, ya que cientos de personas se preparan para celebrar el Día de la Madre el próximo domingo.

Es así que el comercio vuelve a vivir jornadas con altas demandas ya sea con compras on line o presenciales, esto porque hay tiendas que han mantenido su atención incluyendo medidas sanitarias para resguardar la salud de los trabajadores y clientes.

Desde la Cámara de Comercio de La Serena comentaron que la festividad es considerada como la “segunda” Navidad pero que este año está lejos de graficar versiones anteriores por más que los distintos rubros han innovado o se han reinventado. Pese a ello han decidido reforzar las acciones ante una eventual llegada de clientes, con protocolos y extensión de horario.

“La venta del Día de la Madre es una segunda Navidad, estamos muy restringidos, pero aun así hemos tomado todas las providencias del caso, desinfectando locales diariamente, presencia de alcohol gel, limpiando cada cierto tiempo las instalaciones por donde transita público, atendiendo con mascarillas y guantes, además de un ingreso controlado”, señaló Patricio Araya, presidente de la organización.

El dirigente comentó que el rubro ha sido golpeado “duramente” por dos eventos, “nos estábamos levantando de las consecuencias del estallido social del año pasado y caímos en la pandemia” y que debido a eso, el llamado hoy día es a preferir el comercio local para “ayudar a salir de sus compromisos” a los emprendedores de la zona. También comentó que la atención no es fluida porque todos se han acogido a las nuevas exigencias sanitarias para seguir funcionando.

El alcalde Roberto Jacob también se refirió a la situación del casco histórico y fue claro al decir que su preocupación radica en el “gran comercio” o en los centros comerciales ya que genera aglomeraciones difíciles de manejar, mientras que las tiendas locales –al ser más pequeñas- tienen un manejo distinto.

“A mí lo que me preocupa son las grandes tiendas, porque las tiendas pequeñas o los negocios chicos están tratando de subsistir de alguna manera y el peligro que representan es muy poco, ahí la probabilidad que se hagan filas o haya un gran número de personas es muy bajo”, detalló.

En este punto, la autoridad agregó que hay tiendas donde los clientes van a buscar productos específicos y no genera el fenómeno del “vitrineo”. “Hay gente que tiene que ir al centro y aprovecha de pasar a buscar un producto a estos recintos, pero para qué estamos con cosas, hay gente que no va a comprar ni hacer trámites sino que va a mirar”.

Alto flujo en el centro de la ciudad

Desde que se confirmaron los primeros dos casos de covid-19 en la región el flujo de personas en el centro de la capital regional ha sido una constante preocupación para las autoridades, ya que no disminuye, al respecto el edil dijo que se debe a los distintos discursos que recibe la ciudadanía y esa “falsa normalidad” que “no es tal”.

“Como tenemos pocos casos en La Serena la gente sigue no tomándole el peso a la pandemia y no se dan cuenta que estamos a un paso de la vida o de la muerte, esto es así de claro, y hay muchos que no toman conciencia”, agregó.

Por su parte, Araya aseveró que el flujo en el centro de la ciudad se registra en las mañanas y que pese a que los locales se mantienen abiertos, la afluencia no pasa de las 14:00 horas.

“Las aglomeraciones son más visibles en las mañanas porque la gente va a hacer un trámite y aprovecha, pero después de las 2 de la tarde baja considerablemente. Nosotros como comercio estamos con distintos horarios, dependiendo del rubro, algunos hasta las 14 horas, otros desde las 16 a 18 horas, etc.”.

Apertura del mall

Respecto a la eventual apertura del mal, el alcalde Jacob aseguró que no depende de él, pero que se acercaron a comentar las medidas sanitarias que tienen, como sanitizaciones, uso de mascarillas y distanciamiento social. 

“Yo no soy partidario de abrir los malls y veo muy difícil a raíz de lo que pasó en el Apumanque. Ellos pueden tener las mejores intenciones y todo preparado, pero la gente es muy irresponsable”, agregó.

Por su parte, Patricio Araya comentó que la decisión de reabrir el centro comercial está supeditada a las directrices de las autoridades sanitarias. 

“Nosotros estamos preparados y ávidos de abrir pero depende de las medidas de las autoridades, tenemos un compromiso con la salud de  nuestros clientes y colaboradores”, reflexionó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital