• En las cercanías del Fortín Motta, espacios que eran parte de La Pampilla, han sido cerrados, ya que en la actualidad son terrenos particulares.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Incluso algunos creen que quienes los adquirieron deberían hacer un gesto y devolverlos al municipio, ya que eran parte del proyecto original de un gran parque para la comunidad coquimbana.

La comunidad de Coquimbo aún lamenta que algunos terrenos que eran parte de La Pampilla, especialmente algunos del sector costero fueran vendidos a privados, ya que consideran que es parte del patrimonio de la comuna.

De hecho, algunos creen que quienes los tienen deberían retornarlos a manos del municipio, ya que el espacio cuando fue donado a la municipalidad fue con el objeto de que allí se construyera un gran parque para que disfrutara la comunidad, lo que nunca se materializó.

De hecho, la venta de estos espacios de La Pampilla, que son del borde costero del sector, significó que se creara una organización de defensa de Coquimbo, la que también lucho largo tiempo porque no se destruyeran las dunas de La Herradura, pero finalmente  se levantaron altos edificios en el lugar.

Fernando Guzmán, actual presidente de la Cámara de comercio de Coquimbo, fue uno de los presidentes de dicha organización y recordó que se movilizaron y protestaron cuando se le restó esos espacios a La Pampilla.

“Fue el alma de la ciudad de Coquimbo la que se unió en ese momento para proteger los terrenos de La Pampilla, también se intentó proteger las dunas de La Herradura, pero lamentablemente no se pudo”, Fernando Guzmán, expresidente de la organización “Movimiento  Ciudadano”

Recordó que “el alcalde de la época había determinado vender gran parte de terrenos que eran de la zona costera de La Pampilla, violando un acuerdo que había con el Club de Leones que hizo una donación de los terrenos para construir un parque. Cuando hubo ese intento se formó el ‘Movimiento Ciudadano’ para impedir la venta de los terrenos, pero así y todo, con el tiempo terrenos de ahí han sido vendidos, consideramos que eso no debe ser, han sido muy mal manejados, también hay una serie de tomas”.

Coquimbo se movilizó

Fernando Guzmán plantea que en ese tiempo Coquimbo entero se movilizó, puesto que el “Movimiento Ciudadano” agrupó no solo a particulares sino que a casi la totalidad de las organizaciones sociales de la comuna. “Fue el alma de la ciudad de Coquimbo la que se unió en ese momento para proteger los terrenos de La Pampilla, también se intentó proteger las dunas de La Herradura, pero lamentablemente no se pudo proteger. En La Pampilla logramos que no se vendieran, pero al final unos retazos se lograron vender, fueron solamente algunos y ojalá que el día de mañana se retomen esos terrenos para que sean parte del proyecto de un gran parque”, señala.

Cierre de los espacios

En la actualidad, algunos de los espacios que se vendieron se encuentran cerrados por quienes los adquirieron, especialmente  a un costado del Fortín Motta.

Sobre esto, el exdirigente vecinal, Carlos Sandoval, recuerda que “gracias a que hace años nos movilizamos todos no se vendió todo lo que quería el alcalde Pedro Velásquez, pero igual recuerdo que se le vendió en ese tiempo a Guillermo Campos y parece que él después se lo vendió o traspasó a una constructora. Es lamentable, porque La Pampilla completa es parte del patrimonio de la comuna y cuando el Club de Leones lo donó a la municipalidad, hace muchísimos años, fue con el objeto de que se construyera un parque, lo que nunca se hizo, pero no perdemos la esperanza de que eso algún día se concrete”, señala.

Por otra parte, el concejal Guido Hernández, indica que uno de los terrenos que ha sido cerrado y que está a un costado de uno de los accesos a La Pampilla, es parte de un lote de terrenos que él pidió se investigara, porque buscaba claridad de cómo se produjo la venta del patrimonio de la comuna en administraciones anteriores.

“Es un terreno importante y, por lo que tengo entendido, formó parte de un convenio de pago por parte del municipio en anteriores administraciones con la empresa Tasui y después fue traspasado a la Inmobiliaria Isis. Es una situación lamentable, son decisiones que van en contra  de lo que los vecinos de la comuna esperan”.

Familias tradicionales

Según lo que plantea el concejal, él entiende que quienes son propietarios hoy de los terrenos serán familias tradicionales de la comuna y “hago un llamado a que exista una buena disposición por parte de estas personas, para que Coquimbo recupere algo tan importante como un pedazo de La Pampilla. Entiendo que hace un tiempo atrás el movimiento ciudadano por Coquimbo había solicitado categorizar  a La Pampilla como un lugar de valor patrimonial, por eso es incomprensible que esta discusión por un terreno que Coquimbo nunca debió haber perdido se esté dando. Es algo que nunca debió haber pasado”.

Por otra parte, mencionó que si se llega a construir algo en ese sector, el coquimbano va a sentir que es como un atentado hacia algo que se reconoce que es de todos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día