• Diversos puntos de la región, principalmente La Serena y COquimbo, fueron afectados por los cortes de electricidad. (Fotografía CGE)
  • Brigadas trabajaron en la reposición del suministro eléctrico tras los cortes de líenas. (Fotografía CGE)
  • La pérdida del suministro se debió a cortes de líneas que fueron atendidos por la empresa CGE. (fotografía Lautaro Carmona)
  • Brigadas trabajaron en la reposición del suministro eléctrico tras los cortes de líenas. (Fotografía CGE)
  • Autoridades llamaron a ser pacientes y comprometieron la reposición total del suministro eléctrico para este martes. (Fotografía CGE)
Crédito fotografía: 
twitter @CGE_Clientes / Lautaro Carmona
232 mil hogares quedaron sin electricidad la noche del sábado tras el terremoto, y pese a que en las primeras horas se realizó la reposición para el 90% de los afectados, más de 5 mil clientes aún registraban problemas al mediodía del lunes, cifra que disminuyó paulatinamente.

Un sinfín de críticas generó en la ciudadanía la larga espera por la reposición del suministro eléctrico, debido a los cortes que sufrieron las líneas de la empresa CGE a raíz del terremoto de magnitud 6.7 en escala Richter que el día sábado dejó daños en varias comunas de la Región de Coquimbo por la fuerte intensidad del movimiento telúrico.

Diversos fueron los problemas, y los reportes de los afectados en redes sociales daban cuenta de una seguidilla de problemas acarreados por la falta de electricidad, y mientras algunos reclamaban por las pérdidas de alimentos a falta de refrigeración, otros lamentaban los daños a los que se exponían los electrodomésticos por las intermitencias en el servicio, y las claras incomodidades de permanecer más de tres días sin luz.

Sin duda lo que más preocupó a varios fueron casos en que la energía eléctrica se convierte en un suministro vital. Fue el caso de Valilu Blázquez, quien relató que su hijo con problemas de salud, que ha pasado “toda su vida” en el hospital, entró en hospitalización domiciliaria hace poco tiempo y necesita de la electricidad para permanecer en buenas condiciones.

232 mil hogares resultaron con cortes de suministro eléctrico el sábado tras el terremoto, cifra que disminuyó a 1.336 la mañana del martes.

“No puedo creer cómo una empresa tan importante no tenga un número de emergencias en días no hábiles (…) llamé y lo único que me decía la grabación era el horario de atención, cero solución a mi caso”, comentó, agradeciendo “con la vida” a los vecinos que de manera desinteresada le entregaron el suministro a través de un motor.

Las críticas sumaban y seguían, como en el caso de personas con diabetes que deben inyectarse insulina, la que necesita de refrigeración “y en el consultorio no nos darán más”, reclamaban, criticando también los llamados a tener paciencia, “¿Acaso ellos la tienen cuando las personas no pueden pagar la cuenta?, se preguntaron unos, mientras otros exigían compensaciones.

El lunes, el alcalde de La Serena Roberto Jacob se había hecho parte de los cuestionamientos, luego de conocer también historias similares. “Después hay que estudiar la posibilidad de demandas colectivas, pero creo que nosotros tenemos la obligación de hacer causa común con los vecinos, porque este es un tema que no puede continuar pasando. Ellos cobran, cortan, hacen un montón de cosas, pero cuando tienen que agilizar los procesos de reposición de la energía es ahí donde está la demora, porque no gastan en tener más personal, no se preocupan de lo que está pasando la gente y eso es totalmente relevante”, sostuvo a El Día.

Reposición del suministro

Fueron 232 mil los hogares que quedaron sin electricidad la noche del sábado tras el terremoto, y pese a que en las primeras horas se realizó la reposición para el 90% de los afectados, según los reportes de la empresa, más de 5 mil clientes aún registraban problemas en los informes de la entregados en la intendencia durante el mediodía del lunes.

CGE dispuso 52 brigadas en terreno para atender los cortes de suministro y los trabajos luego fueron reforzados con equipos que llegaron de las regiones de Atacama, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y El Maule, completando un total de 100 cuadrillas especializadas para dar cobertura a la totalidad de clientes afectados.

52 brigadas de CGE trabajaron en la emergencia, apoyados con cuadrillas especializadas de otras regiones del país.

Le empresa junto a las autoridades llamaron a tener paciencia, asegurando que se estaban “redoblando esfuerzos” y comprometieron la reposición total del suministro eléctrico para la tarde del martes.

Con un trabajo que contó con personal, postes, cables y materiales para la reconstrucción de las líneas y redes eléctricas afectadas por el terremoto, la empresa informaba en la mañana de este martes que la reposición había avanzado, y del total de clientes, 1.336 se encontraban aún sin el servicio normal, “lo que representa menos del 1% del total atendido en la zona por la empresa”, sostuvieron a través de un comunicado de prensa.

Los últimos reportes entregados durante la tarde indicaban que a las 16:00 horas del martes, 541 clientes se encontraban sin suministro y al cierre de esta edición aún no se confirmaba la reposición total del servicio.

Los daños en las líneas

En medio de la emergencia el gerente zona norte de CGE, Gabriel Barraza, indicó a los medios que la pérdida del suministro eléctrico para más de 230 mil clientes se debió a cortes de líneas, en la que tras la primera inspección se encontraron alrededor de 40 puntos con daños en estructura, desde donde comenzó la reconstrucción en los lugares afectados.

Luego se sumaron otros hechos como accidentes públicos, por el choque de postes, que se sumaron al problema. Alrededor de cien brigadas trabajaron para reponer el servicio, el que se comprometió para la tarde de este martes.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital