Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Fundación para la Infancia los está asistiendo en una serie de artistas, tales como la alfabetización de menores, ayudas para acceder a beneficios de Gobierno y asesoría para postular a viviendas

Una importante intervención está realizando desde el mes de abril del año pasado la Fundación para la Infancia en el campamento gitano ubicado en el sector Las Tres Villas de Pan de Azúcar.

La directora de dicha institución, Gloria Mieres, dijo que el trabajo lo están haciendo con respeto, “sin interceder en ellos, respetando su identidad, porque quieren avanzar en educación, en formación y en respeto a los derechos del niño, que es lo que más nos interesa”.

Una de las cosas que los motivó a acercarse a la etnia Romaní, es que de todos los beneficios del Estado no llegaron a ellos, “ni siquiera una cajita con víveres, ni un vale de gas, nada. Por eso nosotros lo hemos hecho visible con las autoridades pertinentes, les dijimos que la etnia no fue beneficiada y que son chilenos, tienen sus Rut al día y les hemos actualizado todas sus fichas, como el registro Social de Hogares. Pero si no hubiésemos estado nosotros no habrían tenido derecho a nada”, lamenta.

Agrega que han presentado proyectos a fondos concursables para que tengan agua, por ejemplo, ya que por el momento es la fundación la que la compra y se las hace llegar.

Aclara que “nosotros como fundación trabajamos la fortaleza del pueblo Romaní, no las debilidades. También estamos habilitando una escuelita donde estamos alfabetizando a los niños, enseñándoles a leer y escribir”.

Otra arista que están abriendo para algunas familias gitanas es que puedan acceder a la casa propia, porque “hay varios de ellos que postularon y salieron rechazados. Estamos analizando las fichas y tienen poco puntaje porque no está declarado que no tienen agua, no tienen luz y viven en una carpa”. Son seis las familias gitanas que van a postular, quienes quieren vivir en una vivienda, porque ya están cansados de andar de un lado para otro a la edad que tienen. Además la salud se les está deteriorando.

En este sentido, Gloria Mieres comentó que han pedido ayuda a las autoridades y entre ellas el concejal Guido Hernández los está apoyando.

Agradecidos

Las 17 familias del campamento gitano de Pan de Azúcar se mostraron agradecidas con el trabajo y el apoyo. “Esta ayuda es muy positiva, ya que muchas veces la gente nos discrimina por ser gitanos.

Con esta ayuda y con esta fundación estamos muy bien y agradecidos. Nos están haciendo las fichas sociales y a mí me encantaría tener una casita, estar cómoda, porque aquí no hay comodidad, nos traen el agua, no hay baño. Yo tengo nietos y me gustaría darles otra calidad de vida, más tranquila”, señaló Carola Nicolich, quien manifestó que también les preocupa el coronavirus y que es muy difícil para ellos en las condiciones que viven.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X