Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Hubo casos donde los argumentos que se les entregaron a los concejales que rechazaron estos permisos no estarían claros e incluso habría contradicciones.

En la sesión de ayer del concejo comunal de La Serena se acordó reevaluar las patentes alcohólicas que fueron rechazadas y que han apelado a la determinación.

Hubo casos donde los argumentos que se les entregaron a los concejales que rechazaron estos permisos no estarían claros e incluso habría contradicciones. 

En la sesión de ayer del concejo comunal serenense se acordó realizar una sesión extraordinaria para reevaluar las patentes alcohólicas que fueron rechazadas y que apelaron a tal determinación tomada por el cuerpo colegiado.

Dentro de los locales que apelaron con contundentes antecedentes se cuentan la Discoteca “Arcángel” y el Pub “Boicot”.

La sesión extraordinaria, donde el único tema será las patentes de venta de alcohol, se realizará el próximo 23 de julio, ya que las patentes con las que cuentan en la actualidad vencen el 31 de julio y sólo serán reevaluadas las que presenten una apelación por escrito.

La decisión de reevaluar estas autorizaciones surgió luego que el concejal Mauricio Ibacache solicitara reconsiderar el caso de la discoteca “Arcángel” y del pub “Boicot”,  luego de recibir argumentos por escrito sobre cómo ocurrieron los hechos que involucraron a la discoteca en un caso de violencia donde no tendrían responsabilidad alguna.

Además, tras conocerse la apelación y argumentos de los propietarios de estos negocios, habrían aparecido serias diferencias entre el informe policial,  lo que plantea la Fiscalía y los vecinos.

LA RIÑA

Uno de los argumentos que habrían tenido en consideración los concejales al tomar la determinación sería una riña ocurrida en la discoteca Arcángel, pero ésta demostró con múltiples antecedentes, que esa riña nunca ocurrió en el local nocturno, sino que en la calle y a bastante distancia del recinto.

Además, el informe que habría entregado Carabineros al concejo comunal indicaría que habían ocurrido hechos como riñas en la discoteca. Sin embargo, en el parte policial sobre el mismo hecho y que había sido evacuado a la Fiscalía, en ninguna parte indicaría que el hecho ocurrió en el recinto de diversión, sino que distante del lugar.

Este y otros antecedentes que figuran en la apelación de los propietarios de la discoteca, significó que algunos concejales cambiaran su opinión sobre el recinto.

Por otra parte, el alcalde de la comuna, Roberto Jacob, dijo que no se iba a discriminar a ningún local ya sea por razones de identidad sexual, religiosos ni de ningún tipo, por lo que frente a los antecedentes que se han aportado en los últimos días, propuso citar a un concejo extraordinario para revisar con detención las apelaciones que lleguen de otros negocios también.

El concejal Félix Velasco, si bien mantuvo su postura de abstenerse en el voto, también consideró que había informes que no estaban claros y se mostró proclive a que se analizaran en sesión especial los casos.

Por su parte, la concejala Jocelyn Lizana confirmó que los antecedentes que obraban en sus manos referente a una riña ocurrida en el sector de calle Almagro, ésta había ocurrido a unos 70 metros de la discoteca y no en el recinto, como se había informado. Dijo haber estado en una reunión con vecinos del sector y no había escuchado posturas rotundas en contra del negocio nocturno por parte de los residentes, por lo que si bien había votado en favor de otorgarle la patente, consideró necesario que se reevalúe la postura pasada del concejo y que fue negativa.

COMPROMISO SOCIAL

Otro de los locales a los cuales se le había negado la patente de alcohol es el Pub Boicot, ubicado en calle O’Higgins.

En este caso, el concejal Ibacache también solicitó reconsideración, ya que los antecedentes del recinto no eran negativos como se había planteado, por lo que se debía analizar la apelación de su propietaria.

De hecho, la dueña del local, Roxana Henríquez, dijo a El Día que se había hecho justicia al reconsiderar la negativa inicial.

“Es una medida justa, porque yo me enteré por accidente (que no le renovaron la patente), a mí nadie me avisó y los motivos que me dieron para el cierre es la poca participación en seguridad y resulta que pago la luz para que funcionen todas las alarmas vecinales que hay y participo activamente en el barrio patrimonial, que es un conglomerado de empresarios del sector que trabajamos para la calidad del servicio, para que la gente venga al centro de La Serena con tranquilidad. Entonces, decir que no me intereso para que la ciudad mejore no corresponde, pero eso sucedió por la falta de información. Carabineros no sabe cómo actúo yo o como participo con mis compañeros de negocio, aunque no tiene por qué saberlo”, precisó.

Lucha contra la delincuencia

Roxana Henríquez, dueña del pub Boicot, dijo que ella estaba heredando todo lo ocurrido en ese sector donde está su local, porque hubo un empresario inescrupuloso que no actuaba bien y la calle se puso mala y “nosotros con los otros empresarios hemos tenido que luchar con toda la delincuencia. Lo he vivido personalmente cuando me han reventado los neumáticos. Estoy todos los días en mi local controlando para que no entren los delincuentes. Además las órdenes a mi personal es que no compren nada que venga de afuera, porque son cosas robadas. Uno como empresaria tiene la obligación de cerrarle las puertas a estos tipos que bajaron de las periferias y se sintieron cómodos aquí”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X