Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En votación dividida, los ediles dieron visto bueno a la medida. Algunos consideran que es necesaria, en atención a la grave crisis, mientras otros miran con preocupación seguir aumentando la deuda municipal.

El Concejo Municipal de Coquimbo aprobó ayer -por 7 votos contra 4- generar una solicitud de autorización para un leaseback al Ministerio de Hacienda.

La medida tiene como objetivo conseguir $20 mil millones que permitan reducir la abultada deuda municipal, que a diciembre de 2021 alcanzaría los $40 mil millones. 

En la sesión de este miércoles se generó la discusión por parte de algunos concejales en torno a si es conveniente “seguir endeudando” al municipio con esta acción, lo que podría además comprometer a la siguiente administración.

En este contexto, el concejal Camilo Ruiz sostuvo que el leaseback no puede ser la única medida para saldar la actual deuda. La misma opinión tiene Ignacio Plaza, quien afirmó que no es la mejor idea, apuntando a que puede generar un doble endeudamiento a las arcas municipales.

Del otro lado, Freddy Bonilla indicó que tomar esta opción es necesario, considerando la gravedad de la crisis financiera del municipio.

“Hay que pagar a proveedores y compromisos que se tienen. No es una situación en la que podemos decir que hoy día tenemos una equis cantidad de millones para pago de la deuda, pero al otro día ya estamos debiendo otra cantidad mayor”, sostuvo.

Tras el debate, se procedió a la votación. A favor estuvieron los ediles Pablo Galleguillos, Sonia Elgueda, Mario Burlé, Abraham Schnaiderman, Felipe Velásquez, Freddy Bonilla y Alí Manouchehri; mientras en contra se manifestaron Camilo Ruiz, Guido Hernández, Nelsón Martínez e Ignacio Plaza.

Desde la administración municipal aseguraron que este acuerdo se asume con total responsabilidad financiera, ya que involucra un mandato irrevocable de pago que implica el descuento automático mensual de la cuota proyectada, concepto que no estaba considerado en procesos anteriores, lo que genera mayor confianza en la entidad que entregue los recursos, ya que no se pone en riesgo el o los bienes inmuebles que se pongan en prenda.

Etapas del leaseback



El objetivo de la operación es cancelar deudas y obligaciones de la Municipalidad de Coquimbo y, de conseguir los recursos, se proyecta el término del leaseback en 8 años.

La etapa 1 corresponde al envío de la solicitud de autorización; posteriormente vienen las aprobaciones de la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda; y finalmente la revisión y aprobación de las bases por parte de la Contraloría General de la República para luego proceder al llamado de licitación.

Cabe señalar que en este caso, el bien en respaldo sería en primera instancia el Estadio Sánchez Rumoroso, aunque el alcalde Manouchehri ha declarado que tras la resolución este se podría cambiar. 

El edil sostuvo este miércoles que la solicitud de la operación considera poner prendas que cubran el 100% de lo solicitado más una holgura de un 20%, y este recinto, según las últimas dos tasaciones, supera los $32 mil millones. 

“No existe enajenación del estadio”



A través de un comunicado de prensa, el edil señaló que esta operación “no significa la enajenación del recinto, ni menos que pierda la valiosa utilidad que presta a la comunidad y al deporte local, a su vez y posteriormente, se puede cambiar este bien por otro que también cumpla las características señaladas”.

“Estábamos iniciando el proceso de postulación, dentro de todos los conductos con el Ministerio de Hacienda, para poder optar a un leaseback. Nosotros queremos solicitar $20 mil millones, y las tasaciones que tenemos hasta el momento son las del recinto deportivo. Posteriormente a la resolución que pueda entregar Hacienda con respecto del monto que podríamos adquirir, haríamos una modificación según las propiedades que tengamos para que esto nos permita realizar el cambio si es necesario”, profundizó.

El edil porteño explicó que “el proceso de enajenación involucra entregar en prenda bienes al banco que eventualmente gane esta licitación, pero hay dos aspectos que debemos tomar en cuenta antes de esta decisión. El primero es que cada uno de estos bienes municipales enajenados serán votados por el Concejo. Lo segundo, es que el leaseback incorpora un mandato irrevocable con cargo a la cuenta corriente del municipio, un procedimiento ajustado a la legalidad vigente, y que impedirá la pérdida de cualquier inmueble perteneciente a la municipalidad”.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X