• REFERENCIAL
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El agua caída en los meses de junio y julio provocaron que la situación hídrica mejorará con respecto al año pasado, pero sigue siendo insuficiente para dejar atrás la sequía.

Por Luciano Alday – El Ovallino

Durante junio las precipitaciones provocaron en la región de Coquimbo un superávit, es decir, que el agua caída fue más que la utilizada, incluso se señala que el 2020 ha tenido un mayor índice de lluvias que el año pasado.

Esta situación ilusionaba a la población con un buen año hídrico. Sin embargo, durante julio solo se presentaron dos episodios de precipitaciones, los cuales se concentraron en el sur de la región. Además, según las estimaciones del CEAZA estas fueron bajas, considerando lo que históricamente cae en el mes.

El déficit es de un 27,5% en la región de Coquimbo, donde la única estación meteorológica que registra un superávit es Pan de Azúcar en Coquimbo con un 4,5%, mientras que el mayor déficit se experimenta en el Embalse La Laguna en Vicuña con un -64,4%.

27,5% es el déficit de precipitaciones de la región de Coquimbo en este 2020.

Luis Muñoz, meteorólogo del CEAZA, señala que “en caso de que no se registren más precipitaciones abundantes, muchos lugares pasarán de tener una condición normal a una condición seca, aumentando el déficit que ya presenta”.

Esta realidad regional no difiere de la de Ovalle y el resto de la provincia del Limarí, en donde las lluvias tampoco han sido suficientes para dejar atrás la sequía.

De todas formas, no se está en una situación crítica, por lo que el llamado es a la tranquilidad. “La provincia del Limarí no está en una posición privilegiada, pero tampoco es la peor, producto que tiene la mayor cantidad de embalses, como La Paloma, Recoleta, Cogotí, etc, en ese sentido tiene una buena reserva”, explicó Cristóbal Julia, meteorólogo del INDAP.

Una luz de esperanza se encuentra en las partes altas cordilleranas, donde las reservas de nieve pueden aportar agua en los próximos meses. “Por ejemplo uno de los lugares donde se mide la acumulación de nieve es la quebrada larga, esta tiene hasta este momento una buena cantidad de nieve, lo que nos permite augurar que para los deshielos a partir del próximo mes debería haber una condición hídrica un poco mejor, pero recordando que seguimos en un déficit”, señaló el meteorólogo Cristóbal Julia.

 Pronóstico

Según el Boletín del Centro Científico CEAZA las precipitaciones en los meses de agosto, septiembre y octubre estarán entre lo bajo y lo normal en la región de Coquimbo. “La probabilidad de que las precipitaciones sean bajo lo normal está entre el 50 al 60%, mientras que la probabilidad de que sea en torno a lo normal es del orden del 30%”, detalló Luis Muñoz.

Por su parte, Cristian Orrego, coordinador del área meteorológica del CEAZA, señaló que todo parece indicar que el año 2020 presentará un déficit pluviométrico, “ya nos encontramos en agosto, mes que no es históricamente muy lluvioso, y el pronóstico actual se mantiene normal a seco para el trimestre agosto-septiembre-octubre, por lo que lo más probable es que este año termine con valores deficitarios”, explicó.

De todas maneras, desde el área meteorológica de INDAP señalan que podría existir un evento de precipitaciones en las próximas semanas. “Las precipitaciones van disminuyendo a medida que se acerca la primavera, sin embargo, se están dando ciertas condiciones que podrían permitir que en la última semana de agosto, podrían retornar las precipitaciones al menos al sur de la región de Coquimbo, y podrían llegar a la provincia del Limarí. No se puede descartar que todavía podamos tener un evento de precipitaciones antes de que finalice el invierno”, declaró Cristóbal Julia.

Ante esta situación es lógica la preocupación de los agricultores y crianceros de la región y la provincia del Limarí, pero desde el INDAP hacen un llamado a la tranquilidad. “En una región como la nuestra toda lluvia suma. Gracias a junio las condiciones mejoraron un poco con respecto al año pasado, pero sigue siendo un escenario muy complejo para el rubro agrícola y caprino. Pero esta es una de las regiones de uso más eficiente del recurso hídrico, por lo tanto, hay que seguir adaptándose a la permanente escasez hídrica”, concluyó Cristóbal Julia.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X