• En una conferencia de prensa, la presidenta del CORE, Adriana Peñafiel (centro), dio a conocer el dictamen emitido por la Contraloría Regional, la que fue consultada tras algunas dudas que surgieron en una votación donde no se aceptó la renuncia de la presidenta del Consejo Regional.
    En una conferencia de prensa, la presidenta del CORE, Adriana Peñafiel (centro), dio a conocer el dictamen emitido por la Contraloría Regional, la que fue consultada tras algunas dudas que surgieron en una votación donde no se aceptó la renuncia de la presidenta del Consejo Regional.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El ente contralor se pronunció ante consulta de consejero regional sobre un posible vicio en la votación cuando Adriana Peñafiel presentó la renuncia y ésta no fue aceptada. Pronunciamiento es aceptado por ambas partes y se insiste en que no hay quiebre político al interior del Consejo Regional por esta situación.

Finalmente la Contraloría Regional se pronunció ante un requerimiento hecho por el consejero Marco Antonio Sulantay, quien pidió que el ente contralor se manifestara referente a la votación donde no le fue aceptada la renuncia como presidenta del Consejo Regional, CORE, a Adriana Peñafiel y donde la secretaria ejecutiva, Valeria Cerda, sostuvo que no había quórum para aceptar la renuncia, ya que de 16 concejeros, 8 votaron a favor de la renuncia, no alcanzando el 50 más 1, en lo que Marco Antonio Sulantay consideró que no se cumplieron los procedimientos legales.

El jueves recién pasado, la Contraloría emitió un documento en el que clarifica lo consultado por Sulantay y sostiene en una de sus partes que “sobre la base de las consideraciones expuestas, debe concluirse que el proceder de la Secretaria Ejecutiva del Consejo Regional de Coquimbo resultó ajustado a derecho, no alcanzándose el quórum necesario para la aprobación de la anotada renuncia”, zanjando la situación y, de paso, ratificando a Peñafiel en su cargo.

Precisamente Adriana Peñafiel, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañada de la secretaria ejecutiva del Consejo Regional, Valeria Cerda, y de los consejeros Marcelo Castagneto y Jaime Herrera, dio a conocer la resolución de la Contraloría, que le resultó favorable.

En la oportunidad Peñafiel sostuvo que la Contraloría “después de haber hecho las indagaciones al haber recibido nuestra respuesta, finalmente entrega un dictamen señalando que la aprobación y la ratificación de la presidencia había sido conforme a derecho”.

Continuar trabajando

Consultada si esta resolución cerraba cualquier negociación entre la UDI y Renovación Nacional para un eventual cambio de presidencia en el CORE, Adriana Peñafiel, indicó que existió un acuerdo que en su momento todos lo cumplieron, “eso ya fue, ya se hizo y ya pasó. Esto queda resuelto a través del dictamen de la Contraloría, que se actuó conforme a derecho, por tanto, de aquí para adelante lo que hacemos nosotros es llamar a continuar trabajando unidos. Estamos en un propósito muy importante de avanzar en todos los proyectos de la región. Yo diría que lo fundamental es que los consejeros siempre hemos estado trabajando muy unidos, cada uno con sus distintas responsabilidades en las comisiones”.

Referente al requerimiento que hizo el consejero Marco Antonio Sulantay al ente contralor, dijo que era legítimo cuando hay dudas y que hay una instancia que era la Contraloría para aclararlas. “Las dudas ya han sido despejadas y el llamado mío como presidenta es que esto ya está zanjado y que continuemos en una sola línea unidos todos, de manera transversal como lo hemos hecho hasta ahora por los propósitos de la región”.

“Me siento muy cómoda, porque independiente de las situaciones que son muy válidas, nosotros somos una composición política diversa y eso no quita que sigamos trabajando de una manera cordial”. Adriana Peñafiel, presidenta del CORE.

Al señalarle que se ha zanjado legalmente, pero que había un conglomerado político detrás, al que ella pertenece y si se han cerrado todas las puertas para un diálogo y cambiar la presidencia del CORE, Peñafiel indicó que “hasta el momento no ha habido ninguna conversación nueva. Por lo tanto, lo que se cierra es el acuerdo que ya finalizó y esto es el término de eso”.

Trabajando muy cómoda

Al indicarle si se sentía cómoda trabajando en las circunstancias que se han dado, dijo que “por supuesto que me siento muy cómoda, porque independiente de las situaciones que son muy válidas, nosotros somos una composición política diversa y eso no quita que sigamos trabajando de una manera cordial y de manera responsable como se ha seguido haciendo durante todo este tiempo mientras salía el fallo de la Contraloría”.

Sobre el apoyo de los consejeros de oposición frente a su renuncia al cargo, porque así se interpretó cuando se abstuvieron, la consejera sostuvo que ellos se abstuvieron en un derecho legítimo que tienen, pero que entendía que era un gesto político, lo valoraba y lo agradecía, pero “eso significa que nosotros hemos trabajado con todas las representaciones políticas del Consejo Regional”.

De la misma forma descartó un quiebre entre Renovación Nacional y la UDI al interior del CORE, indicando que “nunca lo ha habido”.

Interrogada sobre la actitud profesional de la secretaria ejecutiva, Valeria Cerda, cuando en el momento de la votación no titubeó en señalar que no había quórum y se rechazaba su renuncia como presidenta del Consejo Regional, lo que era ratificado ahora por el ente contralor, Peñafiel subrayó que “eso significa que el trabajo profesional estuvo bien hecho y por eso es muy importante cuando uno trabaja en un consejo o en una institución como es esta, tener una buena asesoría jurídica”.

Otras consideraciones

El pronunciamiento de la Contraloría contiene varias consideraciones, como por ejemplo, señala que “resulta eventualmente cuestionable que en la referida votación haya intervenido con su voto favorable la propia presidenta del Consejo, cuya renuncia se sometía a la voluntad del referido cuerpo colegiado, pues el inciso segundo del artículo 35 de la anotada Ley N°19.175 establece que ningún consejero podrá tomar parte en la discusión y votación de asuntos en que él o sus parientes, hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, estén interesados, salvo que se trate de nombramientos o designaciones que correspondan a los propios consejeros, lo que deberá ser considerado en las sucesivas votaciones de dicho órgano colegiado”.

Lo que no dice la Contraloría en su dictamen, es que el mismo artículo 35 señala que “si algún consejero regional implicado concurriere igualmente a la discusión y a la votación, será sancionado con multas de entre 50 y 300 Unidades Tributarias Mensuales, según establezca el Tribunal Electoral Competente. El producto de dicha multa será de beneficio del Gobierno Regional. Si el mismo consejero regional incurriere por segunda vez en la misma situación, la infracción constituirá causal de cesación en el cargo…”

Respeto a la decisión

El consejero regional, Marco Antonio Sulantay, quien recurrió a la Contraloría para aclarar las dudas que le quedaron tras la votación del 14 de mayo cuando se rechazó la renuncia de Adriana Peñafiel, dijo que respetaba la respuesta, pero aclaró que él hizo una consulta a la entidad contralora sobre la forma de votación que se hizo.

Dijo que la Contraloría “ interpreta las normas cuando hay dudas, como en este caso. Interpreta que la mayoría de los consejeros en ejercicio es un sinónimo de mayoría absoluta. Asimila la frase que dice mayoría de consejeros en ejercicio como mayoría absoluta. Esa es su interpretación, evidentemente que yo respeto a la Contraloría, pero desde ese punto de vista tengo que tomar en cuenta eso, aceptar como corresponde esa respuesta”.

Añade que siempre es bueno hacer este tipo de consultas, porque “van mejorando el actuar de cada uno de nosotros. En el mismo pronunciamiento nos informa que no podemos votar materias que nos atañen a nosotros mismos con algún tipo de interés. Esto también sirve para conocer otros aspectos en el diario quehacer como consejeros”.

“Esto no se trata de una odiosidad personal y siempre lo plantee como una consulta técnica. Hacer otras cosas, insistir, buscarle el detalle ya sería una odiosidad”. Marco Antonio Sulantay, consejero regional.

Consultado si apelará a alguna instancia, Sulantay mencionó que no, porque “esto no se trata de una odiosidad personal y siempre lo plantee como una consulta técnica. Hacer otras cosas, insistir, buscarle el detalle ya sería una odiosidad y no tengo ninguna animadversidad personal con la señorita Adriana Peñafiel, ni tampoco con el partido al que ella representa ni con los socios de coalición”.

Consultado si los partidos de la coalición a la que pertenecen deberían volver a conversar el tema de la alternancia en la presidencia del CORE, Sulantay no quiso referirse, indicando que ese era un tema de colectividades. Pero sí fue claro al señalar que él pensaba que las autoridades y quienes estaban involucrados en cargos no deberían pertenecer a directivas de partidos, “porque en estos tipos de temas que están en la palestra una autoridad se puede transformar en juez y parte”.

Aclaración de duda

El consejero regional Jaime Herrera, califico como importante que se haya aclarado la duda que tenía el también consejero Marco Antonio Sulantay, sobre el desarrollo de la votación donde se rechazó la renuncia de la presidenta del CORE.

Recordó que había un acuerdo de bancada para ir alternando la presidencia del Consejo Regional por eso cumpliendo este acuerdo, Adriana Peñafiel presentó la renuncia, pero en la votación no se dio la mayoría del 50 más uno y no se aceptó esta renuncia.

Sobre lo consultado por Sulantay a la Contraloría y la respuesta de ésta, Jaime Herrera indicó que “no significa en ningún caso un rompimiento ni tampoco que dejemos de estar unidos como bancada para seguir buscando el desarrollo”.

Añadió que han tenido una actitud de diálogo con los consejeros de oposición y que “la presidenta ha tenido una conducción política y técnica del Consejo Regional que ha sido la adecuada y justamente por eso no se dio el quórum necesario para aceptarle la renuncia, porque la mayor parte de los consejeros de oposición votaron por no aceptar su renuncia. Fuimos nosotros los que teníamos que cumplir un compromiso político, la gente de Chile Vamos aceptando la renuncia de la presidenta, salvo la consejera Paola Cortés que no lo dio (el voto)”.

Quien también se refirió a la situación fue Marcelo Castagneto, el que mencionó que “nunca en una votación de esta naturaleza se había dado un empate sin alcanzar el 50 más uno, pero que lo ocurrido sirva de lección para otras situaciones de esta naturaleza” y celebró que se zanjaran las dudas.

Reconoció que en un comienzo no todos entendían lo ocurrido, pero que posteriormente “nos convencimos que se había actuado en derecho y que la secretaria ejecutiva había cumplido con lo que establece la ley, ratificado con un dictamen que es categórico”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X