• La caseta instala entre calle O’Higgins y Cienfuegos, en la denominada “Isla”, sólo abre hasta las 17:30 horas de lunes a jueves y hasta las 16:30 los viernes, y es atendida por una asistente social.
  • La estructura emplazada en frente del edificio de la Primera Comisaría, nunca se ha utilizado y desde Carabineros quieren que la saquen del lugar.
  • ZONA DE DEBATE 1: Gino Méndez, comisario Primera Comisaría: “Esto es un proyecto municipal (…) El municipio tiene a sus funcionarios de seguridad ciudadana, que, tal como se hace en otras comunas del país, podrían hacerse cargo de las casetas. Desconozco por qué no lo hacen”.
  • ZONA DE DEBATE 2: Roberto Jacob, alcalde de La Serena: “Nada podemos hacer si no hay presencia policial en la caseta, porque el inspector solo difícilmente va a poder repeler a los delincuentes”
  • ZONA DE DEBATE 3: “Es una pérdida de plata, algo inútil para la ciudadanía. Ahí tendría que haber alguien con poder, con fuerza, no una lolita como la mayoría de las veces, y sólo hasta las cinco de la tarde”, Alba Rodríguez, comerciante del centro.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
A más de un año de su implementación en la Zona Típica de La Serena, la infraestructura no está funcionando como se anunció -las 24 horas y con un policía o un funcionario de seguridad ciudadana-. Sólo una de ellas opera de lunes a jueves hasta las 17:30 horas (el viernes hasta las 16:30), y la otra “nunca la han abierto”. Desde la casa edilicia acusan poca colaboración de los policías, mientras que en la institución aseguran que el municipio debiese poder trabajar con su propio personal.

Alba Rodríguez Ramírez, lleva más de 30 años viviendo y manteniendo su local en calle  Cienfuegos, en pleno centro de La Serena. Ha sido testigo de cómo, a lo largo del tiempo, los actos delictivos se han ido incrementando, pese a todas las medidas que se han tomado. Lo que más le molesta hoy es lo que se implementó hace poco más de un año, las casetas de seguridad, una de ellas, justo en frente de su negocio, en la denominada “Isla” entre Cienfuegos y O’Higgins, ya que asegura, nunca han funcionado. “Es una pérdida de plata, algo inútil para la ciudadanía. Ahí tendría que haber alguien con poder, con fuerza, no una lolita como la mayoría de las veces, y sólo hasta las cinco de la tarde”, expresa la vecina.

Está enojada, ya que insiste en que hace tan sólo unos días, a eso de la medianoche, un grupo de sujetos andaba arriba del techo de su morada y “por suerte” no le entraron a robar, gracias a que activó una alarma. “Pero eso no debería pasar en un lugar donde tienes al frente una caseta de seguridad ciudadana que lo que debiese hacer es protegerte”, indica la señora Alba.

En la misma línea, Raquel Álvarez, otra vecina y locataria del sector, cree que es una falta de respeto, que las autoridades hayan prometido una cosa en su momento, y que no hayan cumplido. “Esa caseta, no brinda protección ni seguridad. Es lo mismo que un quiosco de turismo. Sólo para eso sirve”, asegura Raquel.

La génesis del descontento

Pero, ¿a qué viene tanto descontento? Todo comenzó en junio del 2017 cuando desde el municipio de La Serena se anunció que se instalarían cinco casetas de seguridad en el Casco Histórico de la ciudad. Esto, por el aumento de los hechos delictivos. Esta nueva infraestructura urbana, sería financiada con fondos de la subsecretaría de prevención del delito, que entregó a la casa edilicia la suma de mil millones de pesos para invertir en seguridad.

No fue hasta el 2018 cuando las casetas se hicieron realidad, con polémica incluida, ya que no fueron cinco, sino dos, y una de ellas al frente de la Primera Comisaría de La Serena, algo que fue catalogado como “insólito”, ya que a todas luces, en ese sector la presencia policial era suficiente. Sin embargo, en ese entonces, el edil Roberto Jacob indicó que se optó por ese lugar debido a que el Consejo de Monumentos Nacionales no dejó que se instalara donde ellos pretendían, en la Plaza San Francisco, en calle Balmaceda.

De igual forma, se instalaron, con la función de entregar seguridad a las personas, funcionando las 24 horas del día de manera permanente, sobre todo en las noches, y con un funcionario de seguridad ciudadana o de carabineros en el lugar en caso de cualquier eventualidad. "Trataremos de que trabajen en turnos de noche, que es lo más importante", indicaba Roberto Jacob en abril del año pasado.

Poco y nada de lo prometido

Sin embargo, a más de un año de su implementación, poco y nada de lo que se prometió se ha cumplido, y, según admiten desde el propio municipio, la caseta que está ubicada al frente de la Primera Comisaría, prácticamente no la abren, y la de “la isla” entre Cienfuegos y O’Higgins, funciona algunas horas al día, de lunes a viernes, “prácticamente como un centro de información turística”, que cierra a las cinco de la tarde, justo cuando comienzan a ocurrir los delitos e incivilidades.

“Nosotros mismos nos damos cuenta que, en un sector problemático como este, el horario en que abre la caseta no es el adecuado”, Carla Salvatierra, funcionaria municipal.

Quienes atienden la caseta, son profesionales que trabajan para el municipio, pero que nada tienen que ver con la seguridad. Así lo informa una de las “gestoras” que trabaja en uno de estos recintos, Carla Salvatierra, Asistente Social de profesión. Señala que la instrucción que tienen ellos es “facilitarle a la comunidad la solución de las problemáticas que se están presentando”.

El horario es bastante flexible. Según Carla, los días de semana abren pasadas las nueve de la mañana hasta las 13:00 horas, luego regresan a las 15:00 para cerrar a las 17:30, hasta el jueves, ya que el viernes, la atención termina a las 16:30 horas. Todo esto, muy lejos de lo prometido en su minuto para brindar seguridad y protección a los vecinos. “Nosotros mismos nos damos cuenta que, en un sector problemático como este, el horario en que abre la caseta no es el adecuado. Porque esto debería estar funcionando en las noches, y los fines de semana, y no atendido por un asistente social o psicólogo, sino por un Carabinero o por alguien de Seguridad Ciudadana”, enfatiza.

El mea culpa de Seguridad Ciudadana

El encargado de seguridad municipal Gonzalo Arceu, admite que las casetas no están operando como se dijo en su minuto, con un funcionario de manera permanente, y las 24 horas del día, sino que en un horario limitado y dejando de operar a las 17:30 horas precisamente cuando comienzan a cometerse los delitos y las incivilidades. El problema, según Arceu, tiene que ver con que los funcionarios del municipio, no contarían con las herramientas suficientes para repeler, o para contrarrestar ciertos episodios acontecidos en el centro de la ciudad, por ende, debiese ser Carabineros quienes tomen el control de las casetas cuando cae la noche y el peligro es más inminente, particularmente en la estructura instalada en la denominada “isla” en calle O’Higgins con Cienfuegos. “Este tema lo hemos hablado con Carabineros, porque nosotros consideramos que son ellos los que debiesen hacerse cargo de las casetas en la noche y los fines de semana, cuando existe mayor peligro”, asegura Arceu, quien precisa que la institución policial estaría topando en el tema de la dotación.

Respecto a la otra caseta, según fuentes al interior del municipio, su operatividad estaría delegada exclusivamente a Carabineros.

Capitán Méndez no acusa recibo.

Consultado, el Comisario de la Primera Comisaría de La Serena, el Capitán Gino Méndez, no acusa recibo. Asegura que al menos con él, nadie del municipio ha conversado para que ellos se hagan cargo, ni colaboren con ninguna de las dos casetas. “Esto es un proyecto municipal con fondos del Gobierno, y no es que nosotros no tengamos dotación, es que nosotros tenemos nuestros propios planes y el municipio tiene a sus funcionarios de seguridad ciudadana, que, tal como se hace en otras comunas del país, podrían hacerse cargo de las casetas. Desconozco por qué no lo hacen”, refirió el jefe policial.

2 son las casetas de Seguridad que están emplazadas actualmente en el Casco Histórico de La Serena.

En relación a la otra estructura que está frente a sus inmediaciones, asegura que nunca ha existido una solicitud oficial para que Carabineros se haga cargo de ella. “La municipalidad la instaló ahí y desde que yo llegué nunca le han dado uso. Y la verdad es que creo que deberían retirarla porque al lado de la Comisaría es poca la eficiencia que podría tener”, expresó.

Edil promete soluciones

El alcalde de La Serena Roberto Jacob, reconoce que las casteas no han funcionado como se dijo en un principio, pero precisa que no se puede decir que no estén operativas. “Desde luego que el ideal sería que estuvieran las 24 horas, pero para eso tenemos que tener personal, y eso hay que evaluarlo”, indicó.

Respecto a la que está al lado de Carabineros, contrario a lo que dice Méndez, insiste en que habían hablado con ellos (Carabineros) para que se hicieran cargo, “pero si definitivamente no la usan, vamos a tener que trasladarla a un lugar donde sea más operativa”, expresó. Eso sí, clarifica lo expresado por Gino Méndez, ya que, asegura Jacob, “fueron ellos mismos (Carabineros) los que pidieron esa caseta en el lugar. Pero seguramente como han cambiado los mandos estiman que ya no es necesario”.

El capitán Gino Méndez manifestó que el municipio debería utilizar las casetas con sus propios funcionarios. Sin embargo, Roberto Jacob, insiste en que “nada podemos hacer si no hay presencia policial en la caseta, porque el inspector solo, difícilmente va a poder repeler a los delincuentes”, manifestó. 4601iR

CLAVES

Más casetas

En un principio eran cinco casetas las que se iban a implementar, posteriormente se informó de tres y finalmente se instalaron dos. Una tercera estaría en la Plaza Tenri.

Operatividad limitada

En un principio se comprometió el funcionamiento de las casetas las 24 horas del día y los fines de semana, pero no se ha cumplido.

 

Emplazamiento a Carabineros

Desde el municipio señalan que con los funcionarios municipales no es posible disminuir la delincuencia y darle buen uso a las casetas, pero no habrían tenido colaboración.

 

 

 

Mayores estudios

Según indica el jefe de la Primera Comisaría Gino Méndez, el contar con un carabinero de punto fijo en un lugar implica estudios mayores y decisiones que se toman desde el nivel central, ya que ellos distribuyen necesariamente a su personal en los sectores que se cometen más delitos y no siempre sus análisis coinciden con lo que definen otros organismos como la municipalidad.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X