• En el monumento religioso se han vivido situaciones complejas que han puesto en jaque a la administración.
Crédito fotografía: 
Cedida
Un informe de Contraloría detectó la existencia de horas extras “pagadas pero no acreditadas” al exadministrador del monumento religioso, Nelson Canihuante, y a otro trabajador, pero el abogado del funcionario municipal enfatiza en que si hubo alguna irregularidad, “es un grave error de la casa edilicia”, no de su defendido, quien además es investigado por un supuesto acoso sexual a un menor, por lo que acusa ser víctima de una persecución política que no da tregua.

Un nuevo capítulo de conflictos se escribe en la Cruz del Tercer Milenio. Fue el viernes 15 de marzo cuando explotó la bomba. Por encargo del Presidente de la Fundación (Cruz del Tercer Milenio), Jaime Pozo Cisternas, se presentó una denuncia contra el por entonces jefe del Departamento de Administración y Finanzas de la Cruz, Nelson Canihuante, funcionario de la casa edilicia, por posible acoso y corrupción de un menor. A partir de este momento, el monumento religioso ha sido foco de controversias que no terminan.

La acusación se sigue investigando, tanto por el Ministerio Público como por el municipio porteño a nivel administrativo, y Canihuante se encuentra suspendido de sus funciones mientras todo se esclarece.

Pero esto sólo fue la punta del iceberg. El hecho puso al descubierto una serie de irregularidades en el manejo económico-administrativo del recinto, y una lucha de poderes, precisamente entre Canihuante y otro funcionario, Mauricio Gálvez, quien era coordinador de Proyectos de la Cruz en ese momento, pero que también fue removido del cargo por el alcalde Marcelo Pereira “para darle mayor transparencia a los procesos”.

SUMA Y SIGUE

Héctor Pizarro, funcionario de planta municipal,  fue nombrado como nuevo y único administrador. Con esto, se pensaba que los eventos desafortunados terminarían, pero no fue así. En el contexto de la investigación por el presunto acoso cometido por Canihuante, funcionarios del monumento acusaron “presiones” por parte de sus jefaturas para no declarar en su contra, algo que nunca se corroboró, pero que sembró todo tipo de dudas.

HORAS EXTRAS

Ahora es un informe de Contraloría el que genera el conflicto. Según el documento al que tuvo acceso Diario El Día, tras una investigación efectuada por el ente fiscalizador, según consiga el documento “se logró constatar la existencia de horas extraordinarias pagadas pero no acreditadas a Nelson Canihuante Muñoz”, verificando que existían diferencias en el análisis y los registros de marcaciones mensuales a través del reloj del control biométrico y el pago efectivo de los trabajos extras, lo que se comprobó con sus respectivas liquidaciones de sueldo.

CONTINUARÁN PIDIENDO INFORMES

Fue el concejal por Coquimbo, Guido Hernández el que solicitó la investigación, hace un año. No apuntaba a Nelson Canihuante, sino que a la totalidad de trabajadores que se desempeñaban en la Cruz. “Lo hice porque empatizo con la gente que de verdad trabaja horas extras y no se les paga, y para que quienes se aprovechan de este sistema finalmente sean sancionados como debe ser”, precisó.

Dijo estar indignado con el resultado entregado en el informe, porque además, el involucrado era un funcionario con “bastante poder. No puedo concebir que existan  personas que vulneren los instrumentos de control y abusen con cuestiones tan sensibles como son los recursos, que podrían ir a beneficios sociales, por ejemplo”, precisó Hernández, quien no descartó solicitar informes a otros departamentos municipales. “Entendemos que el alcalde ha hecho esfuerzos para establecer más controles y resguardo de los recursos, pero sabemos que existen personas con la capacidad de vulnerar estos sistemas, por eso voy a continuar solicitando informes a la Contraloría”, manifestó.

MUNICIPIO RESPONDE

El concejal Hernández no le atribuye responsabilidad al municipio en lo ocurrido. Sindica sólo a Canihuante como culpable y, además, a otro funcionario que aparece mencionado en el informe, actual trabajador del monumento religioso, Ariel Del Pino.

De todas formas, desde la casa edilicia porteña ratificaron que tenían conocimiento de la investigación y que eventualmente involucraría a dos funcionarios, y precisaron que lo van a estudiar para ver si dan una respuesta, “porque a veces la Contraloría también se equivoca y uno tiene la posibilidad de contra argumentar”, consignó el administrador municipal Patricio Reyes.

Agregó que deben verificar los datos para ver si hay coincidencia entre las horas trabajadas y las horas pagadas, “y si no es así, tendremos que notificar a los involucrados para que hagan los respectivos reintegros y además de eso, si hay otras responsabilidades, se harán las investigaciones sumarias con las sanciones que correspondan que puede ser amonestación, censura, multa o destitución”, indicó Reyes.

EN LA CRUZ NO SE DAN POR ALUDIDOS

En el documento de Contraloría, si bien aparece el nombre de Ariel del Pino, actual jefe operativo de la Cruz del Tercer Milenio, no se mencionan montos recibidos por horas extraordinarias supuestamente no justificadas. De todas formas, quisimos conocer su opinión al verse involucrado en el asunto, pero manifestó que “a mí nadie me ha notificado de nada, y mientras eso no pase yo sigo con mis actividades normales”, acotó.

El actual administrador de la Cruz, Héctor Pizarro, nombrado por el edil Marcelo Pereira, luego de las diferencias entre Mauricio Gálvez y Nelson Canihuante, tampoco quiso referirse a la situación ya que la vocería oficial corresponde a Patricio Reyes. Igualmente precisó que “acá todo ha estado normal. Estos son problemas que tienen que ver las jefaturas”, expresó.

LA DEFENSA DE CANIHUANTE

Si bien Nelson Canihuante, no se refirió a la situación, sí lo hizo su abogado Fernando Venegas, quien manifestó su molestia por lo que asegura, “es una persecución en contra de mi defendido”.

Venegas, precisa que anterior a este informe, se había realizado otra investigación en la Contraloría, con la misma acusación en la que Canihuante finalmente salió sobreseído. “Es por eso que me extraña que ahora el señor Guido Hernández haga una nueva denuncia, con lo mismo. Aquí, lo que claramente podemos ver es que se está persiguiendo a mi cliente, con una serie de acusaciones infundadas”, expresó.

Esto, según Venegas, porque fue el mismo Hernández quien denunció a Canihuante por el presunto acoso sexual a un menor que hoy tiene al funcionario alejado de sus funciones. “Nosotros por supuesto que estamos estudiando acciones legales contra las personas que han hecho denuncias infundadas dañando la honra de las personas. En este caso hay mala intención, por tanto las personas que han hecho esto tendrán que asumir en su minuto”, sostuvo.

El profesional dejó claro que, de haber un pago  de horas extras “que están demás”, la responsabilidad “y una falta grave” es de la municipalidad y del departamento de Recursos Humanos. “Son ellos los encargados de regular esta situación. Aquí no hay ninguna defraudación, ni dolo respecto de mi representado de recibir un pago más allá de lo que debió ser, si es que fue así”, remarcó.

Con respecto a la  otra causa en que está implicado Nelson Canihuante, el caso de acoso al menor, el abogado precisó que en los próximos días habrá novedades, ya que recibirán el expediente y podrán acreditar la inocencia del funcionario, “y por supuesto responder legalmente a todas las personas que con un ánimo persecutorio han intentado perjudicar a mi representado”, concluyó. 4601iR

Excoordinador de la Cruz manifiesta su sorpresa por los hechos

El excoordinador de proyectos de la Cruz del Tercer Milenio, y quien mantenía una pugna de poder con Nelson Canihuante, Mauricio Gálvez, fue consultado respecto al informe de Contraloría y manifestó que “fue una sorpresa enterarnos de que se estaban efectuando estos pagos”. 

Relata que se enteró de la investigación cuando trabajaba en el monumento, debido a que una noche llegaron funcionarios de Contraloría a preguntarle a él si recibía pago por horas extras. “Yo les dije que no, y me preguntaron por qué, y yo les contesté que nosotros, los que estábamos allí, no sabíamos que eso se hacía. Entonces por eso fue impresionante enterarse de que otros lo hacían”, expresó, agregando que, “yo al menos me quedaba hasta muy tarde por un tema de conciencia y compromiso”. 

Gálvez actualmente se encuentra a la espera de que se le asigne otra ocupación en el municipio, ya que desde que fue removido de la Cruz no ha podido trabajar en su calidad de funcionario a media contrata. Eso sí, asegura, no tiene ninguna intención de volver al monumento. “No es mi intención volver, agradezco al municipio y a la gente,  que en su momento me dio la posibilidad de estar, pero en estos momentos estoy dedicado a otros proyectos”, aseveró. 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital