• El responso en honor a Oscar Pereira, fue encabezado por Marcelo Pereira y su madre Lila Peralta
  • Hermanos de Oscar Pereira se trasladaron desde Los Vilos para participar de los actos conmemorativos. En la foto : María Jamett y los hermanos Pereira Tapia, Mercedes, Gabriela, Rosa y Atilio.
Crédito fotografía: 
Rebeca Luengo Pereira
En medio del responso en memoria del “alcalde del pueblo, el actual alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, señaló que no busca ser igual a su padre, sino que continuar una labor que el exedil dejó inconclusa, encaminada al desarrollo de la comuna y enfocada en la gente.

Diversos actos conmemorativos se desarrollaron en Coquimbo en memoria del exalcalde Oscar Pereira tapia, quien falleciera un seis de julio del año 2012 y que aún es recordado en el puerto como el “Alcalde del Pueblo”. Los actos comenzaron con un responso en el Cementerio Municipal de Coquimbo encabezados por su hijo y actual alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira y su madre Lila Peralta junto a familiares, amigos y funcionarios municipales, que recordaron la calidad humana de Pereira Tapia.

En emocionadas palabras, Marcelo Pereira recordó  a quien llamó su mejor amigo con diversas anécdotas que no sólo marcaron su personalidad, sino que incluso, su futuro profesional. “Agradezco la formación que me dio, hay muchas cosas que heredé de él y trato de hacer un camino propio, pero terminando lo que él comenzó”.

Destacó también como aún es querido por mucha gente y recordó los difíciles momentos que  pasó su padre al asumir la alcaldía de Coquimbo en el año 2006, tras la destitución de Pedro Velásquez.

CONTINUAR SU LEGADO. Aclarando de inmediato, que puede tener algunas similitudes en el carácter, pero que no puede ser igual a su padre, porque fue alguien “único y no va a existir ninguna persona como él”, Marcelo Pereira señala que sí continuará algunas obras y un legado que quedó inconcluso con la partida del exedil a causa de un cáncer gástrico.

El edil recuerda que aunque asumió con una gran deuda de arrastre que superaba los 12 mil millones de pesos y que en los primeros años debió solucionar, hubo grandes obras en la gestión de Oscar Pereira, como el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, skateparks, entrega de recursos para agrupaciones sociales, inclusión social y turismo. Todo esto dio frutos y fue reelegido por amplia mayoría en el año 2008. Temas y áreas de desarrollo que ahora, Marcelo quiere replicar en su gestión.

“Diariamente doy lo mejor de mi apoyando a toda mi gente de Coquimbo y espero que se sienta orgulloso de todas las cosas que estamos realizando por la comuna, sobre todo en algunos temas que él dejó inconclusos y que estamos concretando, como la inversión social, la inclusión de personas con discapacidad, potenciar a Coquimbo como una ciudad reconocida a nivel nacional e internacional y grandes proyectos en materia de seguridad que estamos trabajando”, señaló.

FAMILIA Y AMISTAD. Quien también entre lágrimas recordó a Oscar Pereira fue su hermana Rosa, quien se trasladó de Los Vilos a vivir con él en sus últimos dos años de vida. “Vivimos penas y alegrías y sus dolores también. Yo le ayude mucho en la parte emocional, lo acompañaba en su casa y pasábamos los dos solitos y siempre iba  gente a preguntar cómo estaba y como iba evolucionando su enfermedad”.

"No es fácil ser hijo de Oscar Pereira, porque siempre se tiende a comparar, pero no vale la pena comparar. Es único y no existirá ninguna persona como él". Marcelo Pereira, alcalde de Coquimbo

Rosa Pereira se muestra orgullosa que los coquimbanos no olvidan a quien fuera su alcalde desde el año 2006 al 2012, lo que “Demuestra que era un hombre muy querido”. El cuarto de 13 hermanos, Rosa señala que siempre fue “regalón de su mami”, por lo que  se espera que se cumpla la última voluntad  de  Oscar Pereira que fue permanecer en el cementerio de Coquimbo por 20 años y luego, ser trasladado a Los Vilos para “quedar al lado de sus papitos y ojalá Dios quiera se pueda realizar ese sueño que tenía en vida”.

El actual jefe de gabinete y que cumpliera el mismo rol en la gestión de Oscar Pereira, Juan Carlos Rojas, recordó también al exedil en el ámbito humano y laboral. Rojas lo conoció cuando trabajaba en el Departamento de gestión Ambiental del Hospital San Pablo de Coquimbo y Pereira Tapia era paramédico en Urgencias del mismo recinto

“Era un hombre muy bueno y muy sabio.  A lo mejor pueden decir que no tenía la preparación universitaria, pero tenía esa sabiduría que te da la vida. Oscar dejó un legado  que la gente no ha olvidado y que principalmente era su humanidad, cercanía y preocupación hacia su pueblo querido y eso se traduce en que hoy, en todas las casas de Coquimbo, lo recuerdan con cariño”.

    Cariño que se demuestra también, con varias sedes sociales, agrupaciones comunitarias y funcionales, calles y pasajes de la comuna que llevan su nombre. Además de  la Unidad de Endoscopía del Hospital San Pablo de Coquimbo, el Parque Urbano de Tierras Blancas y la residencia Sename que desde el año 2017 administra el Municipio local.5203i

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X