Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Tendrá un costo superior a los 600 millones de pesos mensuales y solo será por dos meses, mientras se termina el proceso de licitación que está en curso y se supera la emergencia de basura en las calles.

Durante la sesión extraordinaria del concejo municipal de Coquimbo realizada ayer, el cuerpo colegiado votó favorablemente una modificación presupuestaria para permitir la firma de un contrato directo de recolección de residuos domiciliarios (basura) por dos meses. Esto, ante la crítica situación que pasa la comuna por el término del contrato con la empresa Tasui el 30 de junio y por encontrarse en situación de licitación un nuevo acuerdo contractual con la empresa Demarco.

La modificación presupuestaria la propuso el alcalde, Alí Manouchehri, explicando que era necesario para la firma de un contrato directo por dos meses mientras se terminaba el proceso de licitación que se encuentra en curso y al cual se presentó solamente la empresa Demarco.

El problema se presentó luego que se terminó el contrato de retiro de basura a la compañía Tasui a fines de junio y esta no contaba con la solvencia para continuar, y para evitar un problema sanitario mayor con los residuos en las calles, se tomó esta determinación tras consultas a la Contraloría.

De acuerdo a lo explicado por el alcalde Manouchehri, desde el jueves pasado la empresa Demarco está haciendo los retiros en la práctica, pero está reconociendo los recorridos, puesto que esta compañía cubre solo el 35% de la comuna. Lo demás lo cubría Tasui y el propio municipio.

Además, el servicio hasta junio se cobraba por vivienda, mientras que el trato directo que se está ofreciendo cobrará por sector, por lo que si aumenta la densidad poblacional no se cobrará más por el servicio.

 

El cambio

Sin embargo, para asumir el nuevo contrato por dos meses, se debió hacer algunos cambios mediante una modificación presupuestaria, lo que significó que en la práctica se reasignaran recursos del área de la salud y 900 millones de pesos que estaban presupuestados para la fiesta de La Pampilla.

Votaron a favor de la modificación presupuestaria todos los concejales, excepto Felipe Velásquez, con la salvedad hecha por la concejala Sonia Elgueda, quien mencionó que “me preocupa que se toman dineros de salud y tenemos que tener claro cuáles son las necesidades en pandemia. Los usuarios necesitan que la atención primaria tenga los recursos suficientes”.

Asimismo, votaron también a favor de firmar un contrato directo por dos meses para recolección de basura, todos los concejales, excepto Felipe Velásquez quien voto en contra, argumentando que “no cuento con todos los antecedentes necesarios, desconozco el nivel de gasto de ambas cuentas (salud y La Pampilla)”.

Otros concejales hicieron parecer sus posturas, como Pablo Galleguillos, quien sostuvo que “la mayor demanda de los ciudadanos es el retiro de la basura. Hay muchos sectores donde los camiones no ingresan por los caminos malos, hay que ver eso para que lleguen a todos lados”.

En tanto, Freddy Bonilla acotó que “son muy atendibles las inquietudes, lo que nos está ocurriendo es una cuestión administrativa y real, la basura está botada en la calle”, refiriéndose a que hay lugares en donde no se ha podido recolectar los residuos por la emergencia que se vive al no contar con una empresa que los saque, aunque Demarco lleva una semana ampliando sus servicios.

Quien intervino de manera sarcástica en un comienzo fue el concejal Mario Burlé quien dijo que “han ocurrido dos milagros, el primer milagro, aparecieron todos los funcionarios que no llegaban a trabajar y aparece plata que antes no estaba”. Posteriormente indicó que “me surgen muchas dudas, entiendo que el retiro de basura es fundamental porque se nos puede formar un problema sanitario y solo se nos informa modificación presupuestaria”, aunque más adelante se le explicó con claridad el porqué de la modificación y porqué un contrato directo.

Asimismo, una situación que quedó gravitando en el aire fue lo señalado por la funcionaria Wilma Sánchez cuando dijo a los ediles que “esta situación es muy grave, señores concejales, porque en términos generales son 12 mil millones de pesos que se necesitan por lo que le debemos a las empresas de aseo”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X