• Una nueva oportunidad de surgir, luego de 3 años del terremoto y tsunami del 16 de septiembre de 2015, tiene hoy Baquedano. Los vecinos no pierden las esperanzas de volver a convertirse en un barrio importante para la comuna y recuperar su calidad de vida.
  • Actualmente aún se advierten espacios donde existieron viviendas que fueron demolidas a la espera de nuevos inmuebles.
  • Fue el propio ministro de Vivienda Cristián Monckeberg quien anunció el proceso de demolición de viviendas y la incorporación de Baquedano en e l Programa de Regeneración de Barrios.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El barrio histórico de Coquimbo que se convirtió en la zona cero del 16S, será parte del Programa de Regeneración impulsado por el gobierno de Sebastián Piñera y que incluye a otros cinco barrios de todo Chile. El objetivo es revitalizar el sector en el ámbito urbano, pero también fomentar la economía, el turismo y proteger su patrimonio.

El 16 de septiembre del 2015 es un día que en la Región de Coquimbo quedó marcado para siempre en la historia. A las 19:54 un terremoto grado 8,4 con epicentro en Canela afectó a 14 de las 15 comunas de la Región, dejando miles  de viviendas con daños de diverso tipo.

Entre todas ellas, Coquimbo pasó de la fiesta a la desolación. Mientras las autoridades y la gran mayoría de la población se encontraban en La Pampilla iniciando las celebraciones de Fiestas Patrias, en Baquedano, el movimiento telúrico llegó acompañado con un tren de olas que destruyeron el barrio.

 Fueron días en que los mismos habitantes del sector, apoyados por vecinos de otros barrios comenzaron las labores de limpieza. Casas destruidas, vecinos fallecidos, historias de sobrevivencia se mezclaban en las calles de este histórico barrio que aunque derrotado, no perdía las esperanzas de volver a surgir.

 

“Son 3 años desde la emergencia y recordamos a  fallecidos y acompañamos a   familias que sienten la ausencia de un ser querido y les expreso mi respeto”, Marcelo Pereira, alcalde de Coquimbo

Comenzó también el complejo proceso de reconstrucción, debido a que muchas de las familias decidieron ser relocalizadas y dejar de vivir en una zona de riesgo, la gran mayoría tiene un sentido de pertenencia y deseaba seguir viviendo en el lugar. Así, de un total de 211 familias afectadas, 89 fueron relocalizadas y 122 decidieron permanecer en el barrio restaurando sus viviendas.

Además, se estableció la construcción de un edificio de integración social de 15 pisos, los dos primeros con locales comerciales, que en su primera licitación realizada el segundo semestre del año 2017, no tuvo oferentes.

 

DE LA RECONSTRUCCIÓN A LA REGENERACIÓN

Pese a todo el trabajo que se inició en el sector, con creación de comités especiales y mesas de trabajo que incluían a los vecinos, el municipio, gobierno regional y Minvu, las cosas no avanzaban lo suficiente.

Varias viviendas grado 5 sin construir, familias viviendo en pequeñas habitaciones, porque las otras áreas se encontraban en mal estado y el aumento de la delincuencia generó en los vecinos un malestar que fue creciendo. Se sentían abandonados por las autoridades y la policía y exigían que el barrio surgiera.

La intendenta Lucía Pinto señala que al asumir en marzo de 2018 una de sus primeras misiones fue realizar un seguimiento del proceso, encontrándose con un “trabajo lento y un tanto desordenado por parte del Gobierno saliente. Recibimos una administración que estuvo marcada por pagos dobles en los bonos de enseres. Muchos no recibieron esa ayuda, así como un trabajo lento en la instalación de las viviendas, que era la necesidad más urgente”.

Así se destinó una persona con dedicación exclusiva para atender el tema de reconstrucción y se inició un trabajo coordinado y participativo para dar respuesta a los requerimientos de los afectados.

“En Baquedano, a seis meses de asumir, ya estamos demoliendo e iniciando un plan integral de recuperación con las personas que quieren continuar viviendo allí, porque no basta con reconstruir”. Así explica el seremi de Vivienda y Urbanismo, Hernán Pizarro, Baquedano hoy forma parte del “programa de Regeneración de Barrios”, anunciado recientemente por el Presidente Sebastián Piñera en el que participarán seis barrios de todo Chile (Valparaíso, Antofagasta, Coquimbo, Santiago, El Maule y Los Ríos)

Son barrios históricos y con un componente patrimonial y cultural, en el que se busca no sólo mejorar viviendas y el ámbito urbanístico con nuevos espacios, sino también proteger su historia y potenciar su economía activando el turismo.

“Como región vamos a tomar un problema que tenemos, que es lo lento que avanzó la reconstrucción, específicamente en el sector Baquedano, que hubo muchas dificultades que todavía estamos resolviendo”, explica Pizarro.

De esta manera se firma un convenio con los ministerios de Economía y de las Culturas, las Artes y el Patrimonio para potenciar los diversos ámbitos que el programa incluye. La primera etapa consiste en generar un diagnóstico del lugar, buscando fortalecer los estándares urbanos, comerciales y culturales y revitalizar las zonas deterioradas, crear nuevos espacios y apoyar a las agrupaciones sociales.

El programa se llevará a cabo en 7 manzanas del sector y el SERVIU está licitando 3 consultorías para el desarrollo del estudio y la futura intervención. 

Por otra parte, continúa el proceso de integración social con el proyecto de  la torre de 15 pisos que se encuentra en una manzana completa y que considera una inversión de $6.500 millones. El 30 de agosto pasado fue publicada en el Diario Oficial la licitación para definir la empresa constructora y en marzo del 2019 se espera iniciar la construcción.

“Son hartas cosas que están pasando que van a mejorar este sector, vamos a potenciar las inversiones Muchas de estas cosas no estaban conversando unas con otras, por eso vamos a coordinar las acciones para que todas estén bajo este programa de la regeneración y las políticas y programas tengan sentido”, añade el seremi.

Además se trabaja junto al municipio de Coquimbo y los  vecinos para generar mayor seguridad y entregar una sensación de esperanza en la comunidad.  

El alcalde Marcelo Pereira señala que este plan de revitalización es un trabajo mancomunado con el gobierno para la recuperación definitiva del barrio, que se inicia con el  proyecto habitacional que beneficiará a 170 familias. Por otra parte, desde el municipio se estableció una mesa de trabajo con la ciudadanía para escuchar y definir en conjunto una visión de desarrollo del área; junto con el seguimiento de todos los compromisos pactados.

Respecto al edificio Teletón, se desarrollará un proyecto de Centro Cívico Comunitario. “Sumamos los constantes operativos de limpieza, fumigación y desratización; la instalación de más de 30 luminarias y cámaras de vigilancia que han permitido disminuir los focos de delincuencia. Son muchas las gestiones ejecutadas  y seguiremos trabajando porque cumpliremos nuestro compromiso de fortalecer y recuperar el sector de Baquedano”, añade el edil. Respecto a las viviendas desocupadas,  se invirtieron $35 millones en la demolición del hotel ubicado en Avenida Baquedano y en la actualidad, se invirtieron $188 millones para la destrucción de las viviendas que eran ocupadas de forma ilegal. Hasta esta semana se han derribado 16 viviendas, entregado 8 en comodato y se realizarán 2 nuevas etapas para demoler otras 69 casas.

 

DISMINUYE LA DELINCUENCIA

Una de las mayores preocupaciones de los vecinos y de los locatarios del sector es la seguridad.

Después del tsunami y con el éxodo de varias familias que fueron reubicadas, varías viviendas quedaron vacías, sumando a ellos algunos locales comerciales que quedaron deshabilitados, siendo tomados por personas en situación de calle y también por delincuentes. Estos últimos utilizaron las viviendas para el tráfico de drogas, el centro de operaciones para otros delitos como el robo de viviendas y la prostitución.

Por varios meses los vecinos se quejaban por la falta de seguridad, necesidad de mayor patrullaje policial y herramientas que permitan entregar mayor seguridad en el barrio. Incluso, ellos mismos se exponían para ir a retirar a estos ocupantes ilegales de las viviendas que pertenecían al SERVIU, tras la expropiación.

El coronel Francisco Opazo, prefecto de Coquimbo, explica que se decidió abordar un trabajo con seriedad, potenciando los servicios las 24 horas del día para que cuando exista un hecho policial, Carabineros debe estar en el lugar de la forma más oportuna. “Aparte de eso tenemos una pareja de carabineros en forma constante desde las 8 de la mañana hasta las 20 horas en el sector de Baquedano para aumentar esta sensación de seguridad” Además se ha realizado una serie de rondas extraordinarias, algunas también junto a la PDI que permiten generar mayor conectividad con los vecinos del sector, incrementar la sensación  de seguridad y controlar la criminalidad.

“Con estos cursos de acción o estrategias fomentadas  por Carabineros, hemos podido disminuir en un 8%  la consecución de los delitos, desde el primero de enero del 2018 hasta el 15 de junio de 2018, en comparación al mismo periodo del año pasado. Eso nos habla que estamos controlando el delito. No obstante, seguimos ocupados y preocupados  de seguir aumentando la sensación de seguridad que es lo que quiere  la gente”, añade Opazo.

Respecto a los delitos, Opazo explica que la mayor ocurrencia es el robo en lugar no habitado, especialmente en los locales comerciales de venta de repuestos de vehículos y talleres mecánicos. Estos ocurren especialmente entre las 0:00 y 04:00 AM y de las 8:00 a las 12:00 del día.

Sin embargo, según los propios vecinos, la situación ha ido mejorando con la instalación de luminarias y el inicio de las demoliciones de las viviendas. Es que durante la noche aparecen algunas personas que se sienten aisladas de la sociedad que buscaban un espacio para vivir en estas viviendas abandonadas.

“ Estamos coordinados  para concretar acciones. Darle luminosidad al sector, echar abajo todas estas construcciones que están en desuso, que son focos que inciden en la criminalidad y en aumentar la sensación de inseguridad  de las personas que viven en los alrededores”, concluye Opazo.

 

UN NUEVO RENACER

Los propios vecinos sienten que este es un nuevo renacer de Baquedano. Marcia Saavedra, tesorera del comité Unión Baquedano, indica que estas últimas acciones, tanto desde el municipio de Coquimbo con el mejoramiento de los espacios y la instalación de luminarias, como el aumento del patrullaje y el nuevo Plan Maestro para el sector han permitido disminuir la inseguridad y generar mayor confianza en el futuro.

“Nos sentimos abandonados y estábamos muy preocupados por lo que pasaba. Por 3 años estuvimos luchando para que  nos escucharan y detuvieran lo que estaba ocurriendo con la toma de las viviendas por gente que no era de nuestro sector. Creemos que ahora sí es un nuevo renacer para Baquedano y estamos contentos que todo ha sido muy positivo”.

7.984 familias fueron afectadas por el terremoto y tsunami del 16S

  Betty Santander, presidenta del Comité, señala que desde el primer día de ocurrido el terremoto y tsunami han estado luchando por recuperar su calidad de vida. Admite que  ese día generó un dolor que no podrán olvidar, no sólo por la pérdidas de sus viviendas, sino que también el daño emocional que les generó y del que aún no se recuperan. “Ya se habla de un plan Maestro y estamos contentos. Se ha visto disminuir la delincuencia, especialmente por las demoliciones quitándole   lugares para ocupar por los delincuentes. Hemos tenido mucho dolor, penas y pesadillas y esperamos que esto sea un nuevo comienzo”, añade la vecina. Un nuevo comienzo que también vive del recuerdo. Es que ellos no olvidan ese día y a los vecinos que perdieron la vida. Es por ello que este domingo 16 de septiembre a las 19:00 horas, en lo que es ya una tradición, se realizará el acto conmemorativo en Avenida Baquedano con calle Condell, en el excentro Teletón. Baquedano va a recordar el pasado, pero pensando en resurgir y volver a ser un barrio importante en el desarrollo de la comuna. 5201Ri

 

Avances a nivel regional

El terremoto y posterior tsunami del 16 de septiembre de 2015 dejó un saldo de 11 personas fallecidas, 27.722 damnificados y más de 7 mil viviendas con daños en distinto grado, en 14 de las 15 comunas de la Región de Coquimbo, exceptuando La Higuera.

Según los datos entregados por el Servicio de Vivienda y Urbanismo a cargo del proceso de reconstrucción, a septiembre del presente año, se alcanza un 97,02%, siete puntos más del 90% de marzo de este año, cuando asumieron las nuevas autoridades.

“Cumplimos 3 años de la catástrofe del 16S donde tuvimos muchas pérdidas. Hoy podemos observar que hemos avanzando de forma importante. Hoy tenemos un avance de 97,02% que es una cifra muy buena, pero nos insta a seguir trabajando porque todavía hay casos en ejecución (604) y lo más preocupante es que tenemos algunas viviendas sin iniciar que son 238. Es un avance importante, pero tenemos muchas trabas todavía y temas que resolver”, concluye el seremi de Vivienda y Urbanismo, Hernán Pizarro.”

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X