Crédito fotografía: 
Cedida
Son más de 10 locales que se instalaron de forma ilegal y a quienes se les notificó de la expulsión de los terrenos hace varios meses. Los pescadores de la Caleta señalan que causan disturbios y se han transformado en un foco de delincuencia.

Violentos momentos se vivieron esta mañana en una manifestación realizada por un grupo de vendedores ambulantes que se instalaron en la Caleta de Coquimbo, quienes  evitaban una fiscalización coordinada por el municipio de Coquimbo y en la que también participaron otros organismos carabineros y la autoridad marítima.  De esta manera exigen no se desalojados del lugar, en el que están instalados de forma ilegal, causando la molestia de los gremios de pescadores y comerciantes que trabajan en la caleta porteña.

Según señalan los pescadores, el lugar se ha transformado en un foco de delincuencia y además con grandes riesgos para la salud, debido a que muchos de los productos que se comercializan en estos puestos no cumplen con las normas sanitarias.

Ya en junio del 2017, el presidente de la Corporación  Bahía Coquimbo, Luis Godoy solicitó al concejo municipal porteño el apoyo para desalojar este terreno y explicaba que existe un sindicato en el lugar que cuenta con todos los permisos,  y que llegó tras el terremoto y posterior tsunami de septiembre de 2015, de forma provisoria. Sin embargo durante el último tiempo se instalaron gran cantidad de puestos ilegales  “generándose un foco de drogadicción, alcoholismo y delincuencia que se hace presente fuera de nuestro recinto y hemos perdido cantidad de herramientas que nos han sustraído del interior de la caleta y  lo principal es que hemos perdido el comercio, porque el público no nos visita como hace tres años atrás, por el temor de entrar a la caleta donde es un antro de vicio y no refleja lo que nosotros tenemos dentro de nuestro puerto, que quedó hermosa tras los arreglos”.

Tras la solicitud del dirigente se formó una mesa de trabajo liderada por el alcalde Marcelo Pereira junto a Servicio de Impuestos Internos, autoridad Marítima, Sernapesca y otros organismos para poder regularizar la situación y después de un tiempo, se les notificó al grupo de comerciantes ilegales del desalojo.

Hoy tras las manifestaciones que generaron el temor en turistas y habitantes de la comuna, Elías Marambio, también dirigente de la caleta de Coquimbo señala que se requiere urgente que sean desalojados, ya que están instalados en un lugar no habilitado para comercializar productos del mar  y ya no es sólo una demanda de los pescadores establecidos en la caleta, sino que de toda la comunidad.

“Esto es un problema social, no es solo de la caleta. Nuestros clientes y turistas merecen respeto, el lugar no presenta las  condiciones adecuadas, no hay cadena de frío, no hay congeladores. No queremos que se diga más que los pescadores de la caleta de Coquimbo se apuñalaron, venden drogas, porque no es en nuestra caleta, eso pasa en las puertas y tenemos que mejorar nuestra imagen y ya es labor de la autoridad. Ya no queremos que estén acá”

Tras las manifestaciones se convocó a una reunión a las cuatro de la tarde de hoy para buscar una solución a esta problemática.5201

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X