Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El alcalde Manouchehri presentó el “plan de austeridad” con el que busca paliar en parte la grave crisis financiera en el municipio. La idea incluye cambiar a los ediles de oficina, acotar el uso de vehículos y dejar de pagar asesores. Este último punto no fue apoyado por el Concejo.

El alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri, sufrió el primer revés en su política de ajuste económico para sacar al municipio de la pésima condición económica en la que se encuentra, con una deuda del orden de los 30 mil millones de pesos.

En el marco de esta búsqueda soluciones, durante la primera sesión -en formato virtual- del Concejo Municipal que se realizó ayer, el edil propuso al cuerpo colegiado un “plan de austeridad”, que contemplaba  una disminución de los beneficios con que cuentan los concejales en la actualidad, y un pequeño paquete de medidas que le permitirían ahorrar algunos recursos en beneficio comunal.

Sin embargo, se encontró con la oposición de la mayoría de los concejales, que rechazaron las medidas de ajustes y que les quitaban algunas garantías, siendo la más resistida de todas, la eliminación de los asesores o asistentes con que cuentan los ediles y que reciben sueldos de entre 500 y 700 mil pesos.

Manouchehri propuso trasladar a los concejales a las dependencias del estadio Francisco Sánchez Rumoroso y las actuales oficinas que tienen, que son del municipio, utilizarlas para otros departamentos, como el de Prensa y Relaciones Públicas, por los cuales se pagan cerca de 18 millones de pesos anuales en arriendo.

Además, ofreció dotarlos de “personal administrativo como una secretaria, un auxiliar y del apoyo jurídico mediante un abogado o abogada. Vale recordar que en personal administrativo el concejo anterior gastaba 83 millones de pesos aproximadamente”, dijo el jefe comunal.

El alcalde argumentó que esta medida “nos va a permitir que mostremos una imagen de austeridad entre todos. Por mi parte, estoy comprometido a eso y eliminé todos los privilegios que existían de la administración anterior, más de cuatro o cinco vehículos que tenía en torno a la plana mayor, que significaba casi un millón de pesos por vehículo”, dijo.

Sin embargo, los concejales rechazaron por mayoría la propuesta de Manouchehri.

El concejal Ignacio Plaza pidió reconsiderar la medida, porque “son necesarios los asesores. Los concejales tienen sus trabajos. Con esta medida vamos a tener que ser los concejales los que tendremos que dedicarnos a leer estos insumos (documentos). Soy el único que no tiene ningún favor político ni personas trabajando dentro del municipio”, sostuvo. Posteriormente, votó rechazo.

En tanto, el concejal Pablo Galleguillos, en su intervención sostuvo que “ese apoyo administrativo es fundamental y tengo otro trabajo que necesita tiempo. Creo que podríamos darle una vuelta más al tema”. También posteriormente votó en contra de las medidas propuestas.

El concejal Mario Burlé acotó que si bien son necesarios los asistentes o asesores, “estoy dispuesto, en un primer momento, a que no los tengamos. Y que más adelante los tuviéramos de nuevo. A lo mejor, dentro de los funcionarios contratados se puede asignar y no significaría más gastos para el municipio”, dijo. En la misma línea, votó a favor de la propuesta.

Freddy Bonilla, por su parte, argumentó que “los 10 trabajamos, porque el presupuesto no es suficiente para mantener una familia. El mínimo de medios que debemos tener los concejales es un asistente que supla las necesidades, alguien que lleve la agenda o el territorio. Podemos rebajar en otros aspectos, pero tener un asistente. Lo interesante es poder buscar la figura para tenerlo”, acotó, rechazando la moción del edil.

Otro que votó en contra fue Guido Hernández, quien sostuvo que “el concejal es un buen puente con la comunidad y también un puente con autoridades de gobierno y todo eso tiene que tener un soporte básico de comunicación y esto va a hacer más compleja la situación. Hay que revisar esta medida, reconsiderarla”.

Cabe señalar además que en medio del concejo se experimentaron problemas de conexión que impidieron a algunos concejales escuchar la propuesta completa. El Concejo acordó estudiar y discutir el plan para votarla en una nueva sesión.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X