Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde el Municipio de Coquimbo señalaron que la posibilidad de realizar este evento depende fundamentalmente de la situación de la pandemia. En tanto, concejales entregaron opiniones diferentes sobre la suerte de esta fiesta popular.

Comienza julio y en estas fechas, en años anteriores a la pandemia, ya se discutía en diversos medios la licitación de la tradicional Fiesta de la Pampilla en Coquimbo, la que es considerada por muchos entendidos como la más grande del país.

Sin embargo, este mega evento no se efectúa en la comuna puerto desde 2019, y al año siguiente resultó imposible debido a la compleja situación de la pandemia. Además de no haberse iniciado el proceso de vacunación propiamente tal, la comuna de Coquimbo estaba en fase de cuarentena.

Actualmente, ante el avance de la conurbación a Fase 3, más una disminución en los casos y una inoculación en marcha se intensifica el debate de si es prudente la realización de la Pampilla en esta temporada.

Hay voces que consideran que debiera suspenderse de plano, incluso si las condiciones sanitarias fueran apropiadas. Otros consideran que el factor económico tampoco debiera descuidarse, considerando la crisis financiera del Municipio de Coquimbo, pero sin olvidar que esta instancia es lo que por años se ha señalado desde la casa edilicia como una “inversión social”.

 

Puntos a tener en cuenta

El concejal de Convergencia Social, Ignacio Plaza, en diálogo con diario El Día, señaló que “creo que la Pampilla debe realizarse. En la medida que ha avanzado el proceso de vacunación, creo que es bueno analizar la posibilidad. Sabemos que la Pampilla genera números negativos para la Municipalidad, pero por contraparte genera muy buenas ventas para los comerciantes que aprovechan esos días de Fiestas Patrias. Son locatarios de la zona, de la comuna. Hay que apuntar a la reactivación económica, y creo que la Pampilla es uno de los espacios. Esto, siempre y cuando se cumplan las medidas sanitarias, además que el porcentaje de vacunación sea importante”, subrayó la autoridad.

Sin embargo, el concejal admitió que “aprobar esta licitación en medio del Concejo Comunal no será nada de fácil. Creo, según mi punto de vista, que el impacto social es muy importante”, enfatizó.

 

Hay que esperar

El concejal de la UDI, Mario Burlé, señaló a El Día que hay factores que deben revisarse. “Me parece que es demasiado prematuro analizar la realización de la Pampilla de acuerdo a las condiciones sanitarias. En el mejor de los casos estaremos en Fase 3, en que se mantiene un aforo por metro cuadrado, y por lo tanto, claramente la Pampilla no lo cumpliría. Dudo, por lo demás, que podamos llegar a una Fase 4 en lo inmediato, sobre todo en medio de la variante Delta o una tercera dosis”, afirmó el exintendente.

 A su vez, Burlé comentó que “la Municipalidad no está en condiciones económicas de hacer una Pampilla, a lo menos en la forma tradicional que se realizaba, con grandes artistas. Quizás se podría considerar la posibilidad de artistas locales, pero aún así es una instancia que demanda gastos. Tampoco debemos olvidar la instalación de personas que acampan con antelación y habría que ofrecerles un mínimo de servicios básicos, son puntos que tampoco deben dejarse de lado, con una gran cantidad de feriados. Sé que se trata de una fiesta tradicional, pero yo este año pasaría”, argumentó.

 

La realidad financiera

Por contraparte, el concejal del Partido Comunista, Camilo Ruiz, considera que deben analizarse varias aristas.

“Si pensamos en las características de esta pandemia y por cuanto tiempo más podría prolongarse, claramente uno debe pensar en la forma de adecuarse a esas condiciones. En base a eso, pensamos que Coquimbo debe mostrarse como alternativa de una ciudad preparada para la pandemia y recibir turistas para todo tipo de eventos”.

Pero, cuando la autoridad pone en la balanza la realidad financiera del Municipio, aseguró que “en vistas de que no sabe cuánto puede durar esta pandemia, nuestra postura es que este año no se realice la Pampilla. Estamos muy encima en materia de licitaciones y es bueno que se redestinen esos recursos a otros ítems de carácter social, subvenciones impagas, aportes en salud y educación que no se han realizado. De todas formas, creo que debemos prepararnos para reactivar la comuna, pensando sobre todo en la temporada estival. Es un desafío para la comuna”, concluyó.

 

“Se está evaluando”

En relación a esta materia, desde el Municipio de Coquimbo señalaron que “la situación de la Pampilla se encuentra en un proceso de evaluación permanente, debido fundamentalmente a la situación sanitaria que afecta al país, la región y la comuna”. El alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri, subrayó que “si bien hemos pasado a fase 3, lo que significa que no existe cuarentena los fines de semana, aún no hemos superado la pandemia de Covid-19. En Coquimbo, hemos asumido el desafío de mejorar las cifras de vacunación y de esa forma disminuir los graves síntomas que acarrea este virus en la población, junto con disminuir la letalidad”. En ese sentido, el edil insistió que “no se trata de una decisión que podamos tomar en este instante, hay que realizar una serie de evaluaciones que pasan directamente por la crisis sanitaria que aún vivimos. Antes de cualquier celebración, debemos pensar en proteger la vida de nuestros vecinos y vecinas. Ellos esperan que seamos responsables”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X