• Un 70% de avance presentan las obras del edificio consistorial de Coquimbo. Se espera que la obra gruesa y muro cortina finalicen a fines del año 2018 y el edificio sea entregado en marzo de 2020.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Para finalizar los trabajos se solicitará $4.700 millones suplementarios al Gobierno Regional. El Municipio de Coquimbo deberá cancelar a la empresa Sacyr, a cargo de la obra, $2.900 millones como acuerdo extrajudicial tras las reclamaciones de la empresa por diferentes conceptos.

Un 70% de avance presentan las obras del edificio consistorial de Coquimbo. Proyecto financiado por el Gobierno Regional y el municipio de Coquimbo, que este miércoles obtuvo la aprobación del Concejo Municipal  de dos acuerdos que permitirán continuar los trabajos, sin contratiempos, entregando el edificio a la comuna en marzo del año 2020. 

Fue el primer punto de la tabla de la sesión de concejo. Claudio Telias, secretario de Planificación de Coquimbo y Claudio García, asesor jurídico de la Municipalidad porteña explicaron los detalles de estos acuerdos que necesitaban de la votación del cuerpo colegiado.

UN SOLO CONTRATO

El primero de los acuerdos  consistía en una modificación del contrato para establecer nuevamente lo establecido en el convenio mandato con el Gobierno Regional, que indicaba que una sola empresa debía hacerse cargo del proyecto. Cabe recordar que cuando el alcalde Marcelo Pereira asumió su cargo en diciembre del año 2016, uno de los principales problemas que debió resolver fue la construcción del edificio consistorial, por la deuda que se mantenía con la empresa Sacyr S.A. que llevó a la paralización de los trabajos por varios meses.

$800 millones al año gasta el Municipio de Coquimbo en arriendo de dependencias para su direcciones y departamentos

Así, en septiembre del año 2017 para reanudar los trabajos, se estableció un acuerdo que dividió el contrato en dos etapas, obra gruesa y muro cortina que estaría  a cargo de Sacyr y la segunda etapa de terminaciones que, en los meses siguientes, se definiría su ejecutor, aunque corría con ventaja la concesionaria española. Sin embargo, esta división de contrato fue observada por el Gobierno Regional, convirtiéndose en una de las causas de la suspensión de entrega de recursos comprometidos al municipio como ente técnico para continuar la obras.

Telias explica que con esta modificación se subsana lo objetado por el GORE y vuelve todo a su origen, pero tras un estudio de cálculo se estableció que para las terminaciones se necesitan $4.756 millones que, en reunión con la comisión de Régimen Interno del Consejo Regional en mayo de este año, se comprometió la aprobación de este suplemento cuando se presente al Gobierno Regional por parte del Municipio y que debe ser aprobado por el CORE.

El alcalde Marcelo Pereira manifiesta que existe una política del Consejo Regional de apoyar la construcción  y finalización de edificios consistoriales en todas las comunas de la Región de Coquimbo, lo que entrega garantías que no existirán problemas en la aprobación de estos recursos.“Esta  es una obra tanto municipal como del Gobierno Regional. Es una premisa de tres o cuatro años que todas las  comunas tengan su edificio consistorial y nuestro objetivo es convertir este edificio en un centro cívico”. 

Para el edil es vital  ir avanzando para que este edificio sea entregado rápidamente para uso de la comunidad de Coquimbo, considerando el gasto que realiza el municipio en arriendo de dependencias para el funcionamiento de sus diversas direcciones y departamentos, muchos de ellos en malas condiciones.

“Por fin tenemos un Edificio Consistorial que va por buena senda y así lo hemos comprobado con el gran avance que ha experimentado su construcción en los últimos meses. Nosotros ya no estamos en una comuna de 100 mil habitantes como el año 90, sino que tenemos 233 mil habitantes y debemos tener un edifico consistorial que nos permita atender a nuestra comunidad como corresponde”, añade el jefe comunal.

ACUERDO EXTRAJUDICIAL CON SACYR

De esta manera, el edificio consistorial de Coquimbo tendría un costo superior a los 23 mil millones de pesos. A ello se debe sumar también el pago de $2.975  millones a Sacyr. Esto, según explica el Secplan Claudio Telias,  serán cancelados con los recursos que se obtengan del leaseback que está tramitando por primera vez el Municipio de Coquimbo y que busca conseguir más de siete mil millones para el pago de deudas.

“Esto es un acuerdo extrajudicial respecto a unas reclamaciones que realizó la empresa cuando se realizó, en 2014, la entrega de terrenos en forma retrasada y también hubo mayores gastos en modificar proyectos de ingeniería. Temas netamente técnicos y un informe de un tercero indicó que ellos tenían razón y habían deficiencias por parte del municipio al entregar esa información”, explica Telias quien agrega que con el fin de no judicializar esta situación se llegó a una transacción entre las partes y así resguardar el buen término de la obra por parte del municipio y el Gobierno Regional.

A pesar que en  septiembre del año pasado, cuando se llegó aun acuerdo con Sacyr para reanudar los trabajos, se descartaba el pago de multas o mayor gasto del municipio en esta obra, estos $2.975 millones dicen lo contrario.

El alcalde Pereira prefiere no llamarlo multa, sino más bien de un acuerdo entre las partes. “Nuestro abogados y los profesionales de Sacyr, convinieron que era la mejor solución para dejar un monto pagable y que nuestras arcas municipales pudieran solventar el gasto”, explicó el edil.

Los acuerdos fueron aprobados por todos los concejales presentes, debido a la necesidad de apurar los tiempos para concluir la obra, ante los cuestionamientos de la ciudadanía respecto al proyecto.

Pese a la aprobación, los integrantes del concejo municipal manifestaron su desconfianza a la empresa española, especialmente por su postura ante la construcción del edificio, paralizando la obra por meses durante el año 2017 y “su vocación de lucro y no por la comunidad”, como señaló el concejal Alejandro Campusano en la sesión.

A esto se sumaron los cuestionamientos de Guido Hernández y Fernando Viveros,  ejemplificando con proyectos ejecutados por Sacyr en otras ciudades de Chile.

Sin embargo, tal como lo planteó la concejala Rosetta Paris, el principal enemigo de la obra es el tiempo, por lo cual era necesario que el concejo, pese a sus  reparos, aprobara estos acuerdos y permitiera que el proyecto avance según los nuevos tiempos establecidos.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X