Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La comuna puerto registra un 60% de cobertura a su población total, mientras que la inoculación con dos dosis al grupo objetivo (80 años y más) alcanza el 76%. Epidemióloga insta a estudiar las razones e implementar acciones para motivar y generar confianza en la población.

Un dispar avance en el proceso de vacunación se ha registrado en las comunas de la Región de Coquimbo. Mientras algunas ya han logrado inocular a más de 80% de sus habitantes con las dos dosis contra el coronavirus, otras como Coquimbo están lejos de lograr esa meta.

La comuna puerto alcanza un 59,6% de cobertura a su población total, tasa que a nivel regional llega al 67,8%, con cuatro comunas que ya han logrado el alcance establecido para la esperada “inmunidad de rebaño”.

Es más, al analizar los datos de Ministerio de Salud (Minsal), se observa que el grupo etario entre los 80 años y más, anota apenas un 76,1% de cobertura, por debajo incluso de edades menores. Asimismo, dentro de los grupos que ya completaron su inoculación, según el calendario de Minsal, el rango entre los 40 y 49 años es el que tiene un menor avance (64,3%). (Ver recuadro).

El escenario preocupa a expertos y a las autoridades comunales, ya que la situación no ha mejorado, aun con la implementación del Plan Coquimbo por parte de la autoridad sanitaria, que tiene el refuerzo de la inoculación como uno de sus ejes principales.

 

Estudiar los factores

Para la doctora en Salud Pública y académica de la Universidad de La Serena, Paola Salas, el lento avance y la imposibilidad de cubrir a la totalidad de la población objetivo en Coquimbo es una “señal compleja” para el proceso de inoculación en la región.

La epidemióloga explica que la evidencia científica muestra una serie de factores que pueden estar propiciando una menor cobertura, a los cuales la autoridad debiera atender y propiciar así una vacunación más amplia.

“Uno de ellos es la disminución en el acceso físico o geográfico. Por ejemplo, al considerar el sector más alejado de los centros de salud, hay gente que no acude solamente porque no están cerca”, indica.

Pero además, señala, “puede ser que haya un acceso cultural disminuido. La gente puede pensar, por algunos factores culturales, que la vacunación no le va a traer tantos beneficios e ir a exponerse a un consultorio les da miedo por la posibilidad de contagiarse”, sostiene.

Ahora, “esto se solucionaría con lo que habían propuesto (las autoridades) con el Plan Coquimbo, de salir de los centros de salud e ir a vacunar a los lugares más lejanos a la gente, en los barrios y las juntas de vecinos”, agrega.

Entonces ¿Si no es este factor, qué sucede en la comuna puerto? La doctora Salas indica que “si no ha funcionado, es porque el problema ya no está en el acceso, sino en factores psicosociales”.

En este punto la especialista apunta a la “infodemia”, o la divulgación de noticias falsas y publicaciones en redes sociales que confunden a la población, algo que, a su juicio, “está haciendo mucho daño al proceso de vacunación”.

“Ha habido información falsa que confunde a la gente o que hace que duden de la efectividad de las vacunas. Hay gente que piensa que si se vacunan les van a poner un chip o un imán, por ejemplo. Toda esa información que se fue generando, que es la ‘infodemia’, está siendo un problema más grande que la pandemia en estos momentos, porque nos está jugando en contra en el proceso de vacunación”, señala.

Pero además existe otra variable, que es el nivel económico de la población. “La gente no le da prioridad a la vacunación sobre el trabajo. Se tiene que ahondar en una estrategia sobre todo para la población joven. Y aquí entra también el trabajo informal, que es más complicado, porque hay una mayor dispersión de la población a vacunar”, indica.

La doctora afirma que la “multiplicidad de factores” que podrían incidir en una menor vacunación debe ser analizada por las autoridades locales.

En la misma línea, la doctora sugiere buscar las herramientas, como encuestas u otro mecanismo, que permita identificar los motivos de porqué la población no se está vacunando, para así generar estrategias focalizadas que permitan mejorar este escenario.

 

Alcalde atento

El alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri, reconoce que “efectivamente tenemos un problema que hemos detectado en la vacunación en primera y segunda dosis en el contexto de la pandemia”. La autoridad, que asumió el trabajo a la cabeza de la administración comunal este martes, dijo que “ya coordinamos una reunión en el Departamento de Salud y tenemos el compromiso de avanzar en el proceso de inoculación”.

“Tenemos especial preocupación por los datos entregados por el Comité de Crisis regional, que señala que el grupo etario entre los 30 y los 47 años  concentra la mayor población de no vacunados”, agregó Manouchehri.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X