Crédito fotografía: 
Cedida
Las casi 700 familias afectadas exigen justicia y cuentan con el patrocinio del Municipio porteño, que interpuso una demanda en fiscalía contra quienes resulten responsables de esta millonaria estafa.

“Vivimos en un mundo de mentiras, nos llenaron de ilusiones y nos pedían plata hasta que se cansaron y nosotros caímos de inocentes, porque soñábamos con nuestra casa. Yo no sé cómo estoy parada acá, tengo mucha pena, ellos deben pagar, porque nos hicieron un daño gigante”. El relato de Margarita Rojas, describe la frustración que sienten los socios del comité de vivienda “Los Pescadores 16S”, quienes habrían sufrido una millonaria estafa por parte de la tesorera de la agrupación, caso que fue develado por El Día el pasado viernes.

Es que la rabia, tristeza y la angustia de ver como el sueño de toda una vida se derrumba, son los sentimientos que invaden a las casi 700 familias que componen este comité. Personas, en su mayoría adultos mayores y mujeres jefas de hogar, que con mucho esfuerzo reunían cada peso que la directiva les exigía.

La propia Margarita, una de las socias más antiguas de Los Pescadores y cuyo esposo está enfermo, perdió cerca de dos millones de pesos durante los últimos años, por lo que exige justicia.

 

El comité fantasma

Tras varios años con evasivas para conocer el terreno donde se instalarían las viviendas o informándose de suspensiones del proyecto, fue la propia Margarita quien un día se levantó dispuesta a conocer toda la verdad. Se dirigió al Serviu donde recibió la mala noticia, el comité Los Pescadores 16S no estaba registrado, nunca existió para el servicio. 

“No estábamos inscritos, ellos tampoco (la directiva), y menos la Egis (Entidad de Gestión Inmobiliaria Social) que  se supone trabajaba con nosotros, que yo creo que ni existe. Ellos nos decían “ayer nos amanecimos trabajando con la Egis” para hacernos sentir mal y le pasáramos dinero, pero jamás trabajaron. Después se dedicaron a matar gente, que se murió el marido de la tesorera y después el hijo de la encargada de la Egis y nosotros le creíamos”, agrega Margarita.

Tras conocer la verdad, sumando la información que la misma persona ya habría estafado a otras familias en la ciudad de Antofagasta, los afectados comenzaron a realizar gestiones para visualizar su problemática y contar con el apoyo de las autoridades y llevar a la justicia a quienes resulten responsables de la estafa y poder recuperar parte de los dineros perdidos.

Haydee Rivera, es otra de las afectadas de este comité. La mujer entregó más de $200 mil durante 4 años, dinero que consiguió con esfuerzo y realizando actividades como rifas y ahorros. “Hoy tengo mucha rabia y mucha pena porque nos mataron la ilusión de tener nuestra casa.  Detrás de nosotros hay familias, hay adultos mayores, y es mucha rabia y mucha pena al mismo tiempo, porque nos estafaron y nos mintieron en nuestra propia cara”.

Jefa de hogar y con una hija postrada, para Maritza Castro era vital contar con una vivienda para vivir dignamente. Fueron cuatro años de sacrificio para conseguir los dineros de la incorporación, las cuotas y otros gastos que solicitaban de forma extraordinaria.

“Tenemos rabia y una angustia tremenda. Hay mucha gente que ha llamado diciendo que tiene depresión, hemos llorado. Ha sido súper difícil juntar el dinero y tenía la esperanza de tener mi casa, 4 años que nos decían que pronto íbamos a tener una casa y ahora nos encontramos con esto. Esto no tiene perdón”.

Maritza agrega que muchas veces no sabía si podría conseguir el dinero para pagar la cuota que le exigían, pero que hacía todos los esfuerzos, porque era amenazada de ser eliminada del comité si no pagaba.

Por su parte, Margarita siente que no podrá recuperar todo el dinero perdido, pero está trabajando y organizando a las familias para que los responsables del engaño, sean requeridos por la justicia. “Sé que plata no hay, que vayamos a recibir algo es muy difícil y no me hago la idea. Pero quiero que paguen por el daño que nos hicieron, por las que iban a ser mis vecinas quiero que nos ayuden”.

 

Apoyo municipal

Tras varias reuniones con el alcalde Alí Manouchehri, la tarde del martes 11 de enero, se interpuso una denuncia en la Fiscalía de Coquimbo, contra quienes resulten responsables por supuesta estafa a las más de 700 familias del comité de vivienda Los Pescadores 16S. Denuncia realizada en compañía de los concejales Pablo Galleguillos, Mario Burlé, Freddy Bonilla y Abraham Schnaiderman.

De esta manera, el municipio de Coquimbo se hace parte del escrito, pero además acompañará a los afectados con asesoramiento legal y técnico de la Dirección de Desarrollo Comunitario, a través de la Oficina de Vivienda.

El alcalde Alí Manouchehri señaló que de inmediato se definió estar junto a las familias en esta difícil situación, para acompañarlas y entregarles las herramientas necesarias que permitan esclarecer los hechos. “Este es un momento duro y difícil para ellos porque les da un batazo a esas expectativas de acceder a la vivienda. 

Hoy día no se puede jugar con la gente e invitamos a quienes tengan conocimiento de esto, hagan sus denuncias. Queremos esclarecer los hechos y que permita a otras personas informarse para que no caigan en el juego de estos estafadores”, agregó el jefe comunal.

Pablo Galleguillos Carvajal, Director Jurídico de la municipalidad, explicó que con esta denuncia se inicia un proceso penal que busca levantar el secreto bancario y congelar las cuentas para intentar recuperar los montos. “También es una sanción penal respecto de estas personas que han actuado fraudulentamente con estas familias”, enfatizó.

Actualmente, el municipio ha catastrado a 594 personas que habrían sido eventualmente estafadas. Todas ellas han entregado antecedentes respecto a los recursos desembolsados y se espera continuar sumando nuevos casos durante los próximos días.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X