• La fachada de la casa ubicad en calle Urmeneta número 43 terminó en el suelo.
  • Un muro lateral de una propiedad emplazada en la esquinas de Ignacio Carrera Pinto con Errázuriz cayó al suelo.
  • Marcelino Rojas, tesorero de la Junta de Vecinos, junto a una casa afectada por el deterioro del tiempo.
Crédito fotografía: 
Jenny Castillo
Dirigentes y vecinos cuestionan que Plan de Revitalización del lugar aún no sea ejecutado, mientras las viviendas se caen frente a sus ojos.  

“Ahí está el patrimonio que nadie protegió: en el suelo” dice Rosa Ormazabal y apunta a una casa ubicada en calle Urmeneta número 43, en el corazón de la Zona Típica del sector de Guayacán, en la comuna de Coquimbo, cuya fachada cayó con el reciente sismo.

Al igual que la mayoría de los residentes de este barrio, considerado histórico y patrimonial, la mujer está decepcionada de la labor que han cumplido las autoridades en torno a la protección del lugar. “El Consejo de Monumentos Nacionales ha puesto más obstáculos que facilidades para el resguardo de las viviendas consideradas patrimoniales”, apunta.

Rosa Ormazabal recuerda lo acontecido con la Casona de la Señora Nuty, ampliamente reconocida por los lugareños, la que sufrió serios daños con el terremoto del 16 de septiembre del 2015 y con, el transcurso de los meses, finalmente “se vino abajo casi sola. Fue un triste final”.

La vecina cuenta que el pasado sábado con el sismo de 6,7 en la escala de Richter subió a la terraza de su casa. Desde allí se protegió del movimiento y se convirtió en testigo privilegiada de cómo la fachada de su vecino se precipitaba al suelo

“Hubo un gran estruendo, mucho ruido, y después se produjo una gran polvareda que inundó toda la calle (...) vi unos vecinos que venían caminando, pero se detuvieron justo a tiempo antes de que el muro se viniese abajo. Allí quedó el patrimonio, convertido en solo escombros”, relató

En la casa vive Marcos Muñoz y su familia, quienes han tenido la intención de hacer reparaciones pero chocan con la burocracia del Consejo de Monumentos Nacional, en una situación similar a la que se presenta en el casco histórico de la ciudad de La Serena. En ambos lugares, se requiere de una autorización para realizar cualquier modificación estructural o arquitectónica

El grupo familiar ya no vive en la casa, sino que con el terremoto del 16S debió desalojar la propiedad y comenzar una nueva vida en una mediagua que levantaron en el patio.

Fiesta interrumpida

A las 22.30 horas del sábado, una gran cantidad de personas estaba en la plaza de armas de Guayacán a la espera del inicio de una tradicional fiesta religiosa en honor a la Virgen.  Durante todo el año, la imagen religiosa permanece en la histórica capilla para que durante un fin de semana al año salir del lugar para encabezar las celebraciones, que cuenta con la entusiasta participación de la comunidad católica y los bailes chinos, provenientes desde distintas comunas de la región

El día sábado estaban a escasos segundos de iniciar una gran fogata en honor a la Virgen, cuando sobrevino el violento movimiento de la tierra.

Marcelino Rojas, tesorero de la Junta de Vecinos José Tomás Urmeneta de Guayacán, indica que “en ese momento hubo un gran caos, las mujeres comenzaron a gritar y las personas a correr con dirección a sus casas (...) había además, una gran cantidad de vendedores ambulantes, algunos de ellos  con sus cocinas prendidas listos para vender sus productos”

En Guayacán, como en otros de la comuna-puerto, se interrumpió el suministro eléctrico, el que retornó alrededor de las 3 de la madrugada del domingo. Pese al sismo y la oscuridad reinante, la vecindad insistió en que los festejos religiosos continuarán durante esa agitada noche. Al día siguiente, el domingo, se efectuó la procesión procesión. Esta vez, la Virgen transitó en medio de algunas casas que presentaban serios daños estructurales.

Cansados de esperar

Un amplio sector de calles del sector de Guayacán fue declarado Zona Típica en el año 2005. Allí se ubica la iglesia,  declarada Monumentos Nacional en la categoría de Monumento histórico en el año 1997, y la casa de la Administración del Establecimiento de Guayacán en 1990.

En la página web del Consejo de Monumentos Nacionales se destaca el valor arquitectónico del sitio. “La materialidad de las construcciones es en churqui y barro con estuco en tierra, aunque también hay construcciones en adobe sentado, los muros de cierro de terreno son de piedra (pirca) y también en adobe”, dice el texto, en el cual se resalta el valor històrico del lugar ligado al auge minero del norte y al apogeo del ferrocarril, como medio de transporte.

Marcelino Rojas, tesorero de la Junta de Vecinos José Tomás Urmeneta de Guayacán, explica que se han reunido en reiteradas oportunidades con las autoridades pero que no obtienen una respuesta concreta. “Hemos sostenido encuentros en la gobernación, la municipalidad y el Minvu”, detalla molesto.

Juan Valdivia, vocero de la vecinos, advierte que las autoridades comunales “realizaron males gestiones” que gatilló que “teniendo todos los recursos” el llamado programa de revitalización del pueblo que contaba con fondos del Banco interamericano de Desarrollo, BID, haya emigrado a otras comunas del país. “Se farrearon la oportunidad”, dice categórico.

Recorrido entre escombros 

Un equipo de El Día recorrió ayer el pueblo de Guayacán y pudo constatar los daños de algunas propiedades con el reciente movimiento telúrico. Por ejemplo, un muro de la casa ubicada en la calle Varas Número 17 cayó al suelo, situación que fue aprovechada durante el fin de semana por desconocidos quienes ingresaron a la propiedad para robar las pertenencias de sus moradores.

Asimismo, en una vivienda que se emplaza en la esquina de las calles Ignacio Carrera Pinto con Errázuriz, una gran muralla de adobe cedió dejando el patio a la vista de los transeúntes. Allí, justamente, vive Juan Valdivia, quien se ha dedicado a recopilar la historia del pueblo y se ha convertido en vocero de los residentes.

“Yo mantenía una pirca considerada histórica porque fue levantada con piedras que trajeron de La Pampilla, pero ésta no dio más y se vino abajo”, señaló el afectado.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X