• POr más de diez días se realiza una puesta en marcha de este equipo en Las tacas, que incluye capacitación para quienes manipularán el ROV y su brazo robótico
  • Hasta mil metros de profundidad alcanza este robot, que permitirá ampliar el rango de investigación subacuática en Chile que llega sólo hasta los 200 metros.
  • Con dos cámaras de alta resolución en la parte frontal y trasera entrega imágenes que hasta ahora no se conocían del fondo marino.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El vehículo operado remotamente, adquirido por la facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Católica del Norte, permite obtener imágenes submarinas de alta resolución y posee un brazo para toma de muestras. Este nuevo instrumento permite a la casa de estudios realizar colaboraciones con investigadores de prestigio internacional.

Un moderno robot para investigar las profundidades del océano presentó la Universidad Católica del Norte (UCN). El Vehículo Operado Remotamente (ROV por su sigla en inglés) puede bajar hasta mil metros de profundidad y puede enviar imágenes y vídeos con su cámara de alta definición, además de poseer un brazo operacional multifuncional que permite realizar toma de muestra del fondo oceánico.

El robot MK III, único en Chile, tuvo un costo de $240 millones  y fue adjudicado a través del Fondo de Equipamiento Científico y Tecnológico, Fondequip, de CONICYT. Su operación ha requerido más de diez días de puesta en marcha en el muelle de Las Tacas  y capacitación, por parte de los representantes del fabricante del vehículo a dos pilotos que estarán a cargo de la manipulación del ROV. Luego de este periodo podrá realizar investigaciones en el océano.

Ariadna Mecho, investigadora  del Departamento de Biología Marina y a cargo del proyecto explica que este vehículo es único en la costa sudamericana del pacífico y permitirá mejorar la investigación considerando que en Chile existen mínimos estudios más allá de los 200 metros de profundidad. Por otra parte, sí existe un pequeño robot que llega hasta los 600 metros, pero no posee un brazo robótico y un sistema de posicionamiento que permite conocer su ubicación específica.

“Esto nos ayudara no sólo a ver la parte de las especies sino que también si hay rocas o ver si hay zonas con más impacto pesquero. Se puede utilizar para arqueología o recuperación de patrimonio histórico como es el caso del Itata. Además de hacer colaboraciones  y esas cosas e incluso se pueden hacer colaboraciones con la Armada y  PDI en caso de emergencia si se hunde un barco, se cae un avión o helicóptero con este ROV se puede colaborar con ellos”.

Carlos Cortés biólogo marino, que estuvo a cargo de la búsqueda del Vapor Itata,  ahora es el encargado del ROV, señala que “literalmente se nos abre un mundo de profundidades,  porque  puede llegar hasta mil metros y rescatar objetos  y en el tema  de arqueología subacuática que es un tema bastante personal “,

Esto porque de superar su puesta en marcha, Cortés, espera poder avanzar en un proyecto en el 2019 que permita bajar hasta el Itata y recuperar objetos patrimoniales del barco para instalar un museo que recuerde el hundimiento de este navío frente a las costas de La Higuera en  el año1922.

LA UCN SALE AL MUNDO

Entre las principales características del ROV MK III de Mariscope Comander,  se encuentran dos cámaras de alta resolución GoPro, dos focos de alto rendimiento LED para las cámaras y dos externos para aumentar la iluminación del campo visible, consolas de mando, un brazo manipulador hidráulico de cuatro funciones, punteros láser, equipo de posicionamiento  acústico submarino que permite referenciarlo con GPS y un  sonar compacto de alta frecuencia.

Javier Sellanes profesor titular del Departamento de Biología Marina de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN señala que este nuevo equipo  permitirá realizar distintos tipos de investigaciones y permite tomar muestras en zonas a las que antes, con metodologías  de arrastre eran imposibles como montes submarinos y rocas, los fiordos profundos sin afectar el fondo marino.

Además permitirá nuevas investigaciones y ampliar las que ya se realizan, aumentando el rango de estudio del borde costero a otras zonas más profundas. “Se ha trabajado principalmente  en la zona de los fiordos y en islas oceánicas. Las máximas profundidades que nosotros hemos alcanzado en estas investigaciones  son alrededor de 300 metros,  con registro de especies nuevas para la ciencia que no se conocían para la costa de Chile. Ahora tendremos una franja más profunda  y aún más desconocida de lo que hemos hecho hasta ahora”, señala Sellanes.

Por otra parte, permitirá a la casa de Estudios Superiores mayor visibilidad a nivel internacional, porque se podrán organizar colaboraciones con instituciones de otros lugares del mundo que podrán utilizar el ROV, equipo que no tienen acceso otros países. Por otra parte, se está habilitando una página web oficial en la que los científicos podrán seguir las campañas en marcha y ver imágenes obtenidas por el vehículo.5201i

 

UN FONDO PARA LA INVESTIGACIÓN

A través del Fondo de Equipamiento Científico y Tecnológico, Fondequip, la Facultad de Ciencias del mar de la Universidad Católica del Norte ha conseguido financiamiento para contar con nuevas herramientas y equipos que permiten mejorar sus investigaciones.  

Gracias a ese fondo se han adjudicado un planeador submarino que es capaz de llegar a mil metros de profundidad pero que es usado para investigaciones distintas a las del ROV MK III; microscopios electrónicos de barrido, un espectrómetro de masa y ahora  se postula a financiamiento para obtener un catamarán.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X