• Dentro de la explanada de la Caleta de Tongoy buscan instalar los 14 carros del sindicato Esfuerzo Unido, sin embargo desde la administración responden que es imposible ya que es una zona de trabajo de la pesca artesanal y está prohibida la comercialización.
  • La nueva Caleta de Tongoy se inauguró en agosto del año 2017 y contó con una inversión de más de 9 mil millones de pesos
  • En el recinto se ubican varios puestos de comercialización de productos del mar, cuyos locatarios señalan que realizaron gestiones anticipadas para ser incorporados.
  • Pablo ávalos administrador Caleta Pesquera de Tongoy: “Acá hay un tema legal y de requerimientos que nos impiden dar autorización para que estos carros se instalen en la caleta”
  • Elizabeth Almonacid, Priscila Haros y Elsa Álvarez sólo quieren trabajar. "Necesitamos tener un lugar para poder trabajar en el verano, porque es el momento donde juntamos dinero, pero se nos cierran las puertas", señala Elsa Álvarez.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Las integrantes de la agrupación señalan que tras la inauguración del nuevo recinto, no fueron consideradas para comercializar sus productos en el lugar, especialmente en el verano. Poseen 14 carros que cumplen todas las normativas para la venta de mariscos, pero no se les permite el ingreso al lugar. La administración de la caleta responde que es imposible responder ala solicitud, debido a que las áreas están definidas y y ya entregadas.

Preocupados ante la posibilidad de no conseguir un espacio para trabajar se encuentran los miembros del Sindicato de Pescadores y Comerciantes Esfuerzo Unido de Tongoy, debido a que no fueron considerados para instalar sus carros de venta al interior de la nueva caleta pesquera del balneario, inaugurada en agosto de este año con una inversión de más de $9 mil millones y que beneficia a más de 900 pescadores artesanales.

El sindicato que se formó hace cinco años y cuenta con toda su documentación al día, está integrada por 30 personas quienes extraen productos del mar en la Bahia de Tongoy y que comercializaban en sus carros ubicados en la anterior explanada junto a otras cuatro agrupaciones.

Sin embargo, fueron desalojados cuando se iniciaron las obras de la nueva infraestructura, pero no se les informó que debían recibir un documento para poder reinstalarse cuando la construcción terminara. Incluso el sindicato, en desconocimiento que no serían reubicadas, postuló  a un proyecto FOSIS por el que obtuvieron 10 millones de pesos que les permitió la compra de 14 carros, que cumplen todas las normas para la comercialización de mariscos  y que deseaban instalar en el nuevo recinto.

Elsa Álvarez integrante de la agrupación señala que mientras esperaban por el término de las obras de la nueva Caleta de Tongoy, con sus propios medios solicitaron una concesión a la autoridad marítima para construir una explanada a un costado de la Playa Grande. Cada socio canceló 500 mil pesos para materiales y pudieron comercializar sus productos durante el verano del 2017.

Es que en la temporada estival en que generan los recursos que les permitirán sobrevivir el resto del año. Sin embargo como la “concesión marítima dura sólo dos meses, debimos ceder esta explanada a la Junta de Vecinos del lugar y quedamos sin nada, esperando que el muelle se inaugurara. Cuando se entregó la caleta, no nos tomaron en consideración para dejar un lugar en que pudiéramos instalar nuestros nuevos carros”, agrega Elsa

Cuando la Dirección de Obras Portuarias entregó la caleta pesquera a los pescadores se formó un consejo administrativo, quienes no consideraron la incorporación del sindicato en algún sector  y, a pesar que la agrupación cuenta con el apoyo del propio alcalde Marcelo Pereira, el diputado Daniel Núñez y también del presidente de la Asociación Gremial de Buzos y Pescadores Independientes de Tongoy, Leonardo Carvajal,  que conforma este consejo, no han tenido respuesta favorable, explica Elsa.

“Nos cierran las puertas por todos lados. Acá somos 14 familias y la mayoría somos mujeres que trabajamos en los carros tratando de conseguir recursos para mantener a nuestros hijos, comprar útiles en marzo y mantenernos en los meses malos. Ahora ya estamos a punto de inaugurar la temporada de verano y no tenemos donde instalarnos estamos muy mal, no tenemos dinero”, agrega, Priscila Haros, quien también integra el Sindicato Esfuerzo unido de Tongoy.

Las mujeres exigen que la administración de la Caleta les dé una respuesta ante la necesidad de trabajar. “Somos de Tongoy, llevamos trabajando muchos años ahí y ahora no nos dejan. Este es un tema social y no nos responden cuál es el motivo del por qué no nos dejan entrar”.

UN TEMA DE SEGURIDAD

Ante el reclamo de las mujeres que integran este Sindicato de Tongoy, Diario El Día se dirigió hasta la nueva caleta del popular balneario de Coquimbo. En el lugar, el administrador del recinto desde hace dos semanas, Pablo Ávalos González explica en primer lugar la orgánica de la caleta.

Señala que el Consejo Administrativo están compuesto por cuatro directores titulares y cuatro reemplazantes, que representan a las agrupaciones gremiales y buzos artesanales  de Tongoy  y una Cooperativa Acuícola (El único sindicato no incluido es Esfuerzo Unido de Tongoy). El consejo administrativo designa un directorio para la operatividad del muelle, que está compuesto por el presidente Luis Alvarez Cortés, el vicepresidente Leonardo Carvajal, el secretario Juan Torrejón y Victor Véliz como director; este directorio designa un administrador, en este caso el propio Pablo Ávalos, que está encargado  de ejecutar la visión y misión de toda la agrupación.

Respecto a la solicitud del sindicato, señala que en el consejo existen estatutos y una reglamentación específicos y explícitos para el uso de este muelle y caleta, lo que se puede o no hacer y el destino de uso de las diversas áreas.

“Revisando la solicitud del sindicato esfuerzo Unido de Tongoy se verifican las normativa y está prohibido ese tipo de actividades al interior de la caleta y este reglamento es fiscalizado por la Armada  y por el servicio Nacional de Pesca”, explica Ávalos

De esta manera, la caleta de Tongoy presenta tres áreas, una de turismo que permite el paseo de los visitantes, otra de comercialización de productos desde restaurantes hasta marisquerías y pescaderías y por último, el área de trabajos que es la explanada de mayor tamaño. Este último sector es el que el sindicato solicita poder instalar sus carros, pero “es algo que no se puede hacer, porque está prohibido realizar comercio ambulante, ventas y paseo de turistas, porque  ahí solo se realizan  labores de la pesca artesanal, funciona la  grúa , vehículos y otros por lo cual es un área peligrosa”, agrega el administrador.

Respecto al área de marisquería Pablo Avalos señala que está designada a  pescadores y expescadores y está 100% entregada a los locatarios, por lo cual es imposible que sean incorporados. Al visitar el lugar de comercialización de productos se puede ver un grupo de carros vendiendo mariscos y sus locatarios señalan que están al tanto de las demandas del sindicato esfuerzo Unido de Tongoy, pero que la situación se debe a que “nosotros estuvimos atentos y pedimos mucho tiempo antes que nos incluyeran y nos agregaron en el diseño”, agrega uno de los pescadores.

Para Pablo Ávalos la desinformación puede ser una de las causas que la agrupación quedara fuera, ya que cuando se inició el proyecto hubo muchas reuniones con las diversas agrupaciones, pero asistían cinco o seis personas.  Entiende que es un tema social y que conoce la precaria situación de las familias, pero “es imposible que podamos instalarlos acá, porque es un área de trabajo y esta prohibido. La figura  más abierta para generar una solución es que puedan solicitar apoyo a  la autoridad marítima o el municipio para instalarse en el paseo turístico o donde estaban instalados  anteriormente, para no dejar a la deriva a estas familias”.

14 carros buscan instalar dentro de la nueva caleta de Tongoy, las muejres del Sindicato de Pescadores y Comerciantes Esfuerzo Unido.

Agrega que si alguna autoridad quiere insistir en que se instalen en este recinto, a través de oficios, ellos deben hacerse responsables de cualquier situación o accidente que pueda producirse al interior del lugar por la presencia de los carros en el mismo espacio donde se desarrollan las labore de pesca.

Los miembros del sindicato continuarán solicitando apoyo para poder trabajar este verano y critican la tardía respuesta del consejo administrativo, ya que las postulaciones para concesiones en la Autoridad Marítima están cerradas y ya perciben que este será un triste verano.

NECESIDAD DE TRABAJAR

Las mujeres que integran el sindicato  de Pescadores y Comerciantes Esfuerzo Unido de Tongoy  señalan que desde marzo han presentado diversos problemas, porque no tienen un lugar para trabajar.

Elsa Álvarez explica que durante este tiempo, como no tienen un espacio para procesar los productos, deben hacerlo en sus casas “Y esto genera líquidos , desechos, olores y moscas. Todo esto molesta claramente a nuestros vecinos y nos vemos perjudicados, pero ya no sabemos que más hacer”,

Por su parte Elizabeth Almonacid señala que los carros que ellos lograron conseguir cumplen las normas para marisquería, por lo cual no pueden ser utilizados con otro producto, Por otra parte son los meses de enero y febrero los que generan “los dineros para poder pasar el invierno, comprar alimentos, uniformes a nuestros hijos y otras cosas, por lo que necesitamos encontrar una solución y poder trabajar”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X