Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El parlamentario se ha visto involucrado en lamentables controversias durante el último mes y está convencido de que “nada es casualidad”. Asegura que el temor que existe porque su hijo llegue al municipio porteño tiene a “una maquinaria instalada en torno a él”, para denostar su imagen y que esto repercuta en la eventual candidatura de Felipe Velásquez. No se quedará de brazos cruzados y precisa que ya puso en conocimiento de esta “persecución” a las entidades pertinentes y pronto existirán novedades.

El diputado y exalcalde de Coquimbo Pedro Velásquez, ha vivido situaciones complejas en su carrera política, y el último mes ha sido uno de esos en que “la nube negra” vuelve a situarse sobre él. Desde el episodio donde es captado en una discusión con dos mujeres y se viraliza el momento en que, según aseguran ellas, las amenaza, pasando por la muerte de la asesora del hogar que trabajó con él durante años, hasta llegar al evento de la semana pasada donde fue detenido por no portar la documentación necesaria al cruzar una barrera sanitaria, Velásquez no ha dejado de ser cuestionado. 

En entrevista con Diario El Día, hace sus descargos. “Alega inocencia” respecto a las acusaciones en su contra, y enfatiza en que “nada es casualidad”, ya que existiría una maquinaria instalada en torno a él realizando una contracampaña “desde distintos sectores” para que su hijo Felipe Velásquez no llegue al municipio porteño. 

-¿Cómo se siente en lo personal? 

“Había sido un inicio de año bastante positivo. Con mucho trabajo, proyectos importantes para el país y sobre todo para la región como el tema de la Ley de la Jibia. Y en la comisión de Hacienda también con harta intensidad”. 

-Pero vino una especie de nube negra el último mes, al parecer. ¿Todo empezó con el video en donde se ve usted amenazando a dos mujeres? 

“Ese es un hecho lamentable porque nosotros íbamos junto a mi equipo, todo bien, pero al llegar a un servicentro a comprar unas bebidas, me topé con estas dos señoras, pero no me dijeron nada a mí, sólo escuché que murmuraron algo entre ellas, pero no le di importancia, y me subí al auto. Mis asesoras todavía estaban en el negocio, y cuando volvieron al vehículo noté que algo pasaba”. 

-¿Qué pasaba? 

“Bueno, lo que me cuentan mis asesoras es que las habían insultado luego de que yo salí, y que me habían insultado a mí a viva voz diciendo: ‘Miren ahí va ese ladrón sinvergüenza que se robó Coquimbo entero’, y una serie de epítetos. Claramente, ellas, las mujeres que estaban insultando, estaban provocando a mis asesoras porque las vieron conmigo. Mi equipo aun así no reaccionó hasta que estas personas se pusieron al lado de mis amigas, y no las dejaban salir del local. Ahí mi abogada les dice si les pueden dar permiso para pasar y una de las mujeres contesta agresivamente: ‘Claro, cómo no se les va a dar permiso a esta gente que es cómplice de este señor’. Entonces ahí, sí mi asesora le contesta diciéndole que se deje de hablar estupideces, lo que provocó que las señoras empezaran a hacer un verdadero escándalo gritando. Mientras mi equipo no dijo nada más, salieron tranquilas y entraron al auto conmigo. Ahí yo me enteré de todo”. 

Una mala reacción

-¿Y qué lo llevó a tener la reacción que se ve en el vídeo? 

“Son muchas cosas. Cuando me contaron yo les dije que por qué tiene que ser en contra de ellas, por qué no me lo dicen a mí, entonces yo lo que hago es bajarme del auto. Y una de las mujeres se da vuelta y me da la espalda. Yo les toco la ventana, y hacen como que no escuchan. Insistí hasta que me respondieron, y yo les pedí amablemente si podían bajar el vidrio, siempre en un tono suave”. 

-¿Cuándo subió de tono la conversación? 

“Cuando ellas continuaron insultando. Yo les dije que por qué habían tratado así a mi abogada, y a mi jefa de gabinete y les pedí por favor que si tenían algo que decir en mi contra me lo dijeran a mí en ese momento, no a ellas que no tienen nada que ver. Te juro que yo no estaba exaltado todavía, pero las invité a que aclaráramos el tema. Reaccionaron mal y ahí comenzó el intercambio, y yo termino diciendo aquello del ‘combo en el hocico’”. 

-¿Admite que esa frase fue desafortunada y violenta? De inmediato las agrupaciones feministas y en general lo condenaron… 

“Sí, lo que dije fue claramente una exageración, un desahogo, yo no le voy a ir a pegar a una mujer. Ahora, respecto a lo que dijeron agrupaciones feministas, que yo las respeto mucho pero en este caso están erradas porque ellas están mirando sólo por estas mujeres que iniciaron una agresión, y no dicen nada para defender a mis dos compañeras que fueron las agredidas”.  

-¿Se dio cuenta que lo grababan? 

“Sí claro, y les dije que siguieran grabando nomás, ahí sí estaba molesto. Me molestó mucho, primero porque agredieron a personas que yo quiero, y segundo porque no puedo aceptar, con todo lo que yo he pasado, se me trate de ladrón cuando no se dan ni siquiera la mínima deferencia de saber bien cómo yo salí del municipio, y por qué me condenaron”. 

Enrostrando el pasado

-Pero todos conocen, más o menos, la historia…

“Claro, pero en términos muy generales. No recuerdan que esto fue un complot entre Evelyn Matthei, con gente ligada a la Concertación, que lo que hicieron fue sacarme de un cargo por secretaría, en un juicio donde cambiaron a un juez, otro tenía problemas psicológicos. Entonces, habiendo vivido todo eso, no puedo permitir que me traten de esa manera”. 

-Volviendo el episodio del video, ¿qué motivaciones cree que tuvieron estas mujeres? 

“Bueno, yo creo que está más que claro que en el caso mío hay una contracampaña que viene desde distintos frentes, y el miedo de estos grupos es tremendo para anularme. De hecho, yo ya he puesto en antecedente en algunos organismos pertinentes de que incluso partidos de extrema izquierda están tratando de enlodarme ofreciéndole dinero a personas para que hagan denuncias contra mí”. 

-¿Se refiere al Partido Comunista, al Frente Amplio…?

“Mira no me voy a referir a eso por ahora. Lo que te puedo decir es que tengo una persona que trabaja conmigo que me informa por correo que supuestamente alguien le dijo que hablara mal de mí en la prensa, por plata, diciendo falsedades. Esto yo lo conversé con el diputado Daniel Núñez y él me dijo que esto no era posible que alguien ligado a él al menos estuviera haciendo eso. Pero resulta que la persona involucrada vive al frente de dónde está ubicada la consulta popular del concejal por Coquimbo el doctor Viveros”. 

-Entonces, ¿se deduce que la contracampaña viene desde el PC, particularmente de gente vinculada al concejal Viveros? 

“No lo sé, pero lo que me señalan a mí es que el tema aquí es mi hijo Felipe Velásquez”. 

-¿Por su posible postulación a la alcaldía de Coquimbo? 

“Voy a dejar que el tiempo hable por sí solo. Pero en todas estas cosas hay una planificación, en el caso de estas mujeres que me grabaron, tienen que haber tenido antecedentes de lo que a mí me podía hacer reaccionar así. No sé si alguien las mandó, pero hay muchas cosas que coinciden”. 

-En concreto, ¿usted cree que los ataques hacia usted son por temor a las opciones políticas que pueda tener su hijo? 

“Definitivamente es así. Aquí hay un sector que yo no sé por qué tiene miedo de enfrentar lo que pase en futuras elecciones, nadie sabe lo que va a pasar de aquí a cuando sea la elección a la alcaldía. Entonces, no entiendo por qué ese juego sucio, y por qué tanto temor”. 

-¿Ese temor es sólo de la izquierda? En otras oportunidades usted ha dicho que lo han atacado por lo mismo desde otros sectores… 

“Bueno, hay cosas que están a la vista. Se han hecho una cantidad de acciones con denuncias en la PDI, por ejemplo, en el caso Canihuante, donde lo acusan de abuso falsamente orquestado por gente de derecha, donde también se ataca a Nelson Canihuante, pero se enfatiza en que es mi ex asesor, el ex asesor de Pedro Velásquez. Así es muy difícil, cuando la derecha y la izquierda te hacen esta contracampaña es difícil que no te afecte”. 

Dolorosa pérdida

-Mientras pasaba todo esto se vino el tema del fallecimiento de su nana. ¿Cómo le afectó aquello? 

“Fue algo muy triste, porque todavía estaba con este tema de la discusión con estas señoras, pero tratábamos de sobrellevarlo. El día sábado habíamos compartido con ella un ratito, con la nanita Margot como yo le decía, porque había estado de cumpleaños el día miércoles, pero el domingo amaneció mal, muy mal. Tenía enfermedades crónicas ella, y ese día se quedó acostada con el compromiso de que íbamos a ir a primera hora el lunes al médico, pero lamentablemente se nos fue antes”. 

-¿Cómo se percataron? 

“Estábamos en una reunión de trabajo, y en la noche una de las personas que trabaja conmigo, fue a verla, pero no la encontró en la habitación. Ahí empezamos a buscarla y la encontramos tirada en el baño, ya que había sufrido un infarto. Fue terrible, pero bueno, lo importante en ese momento era ella, despedirla, y apoyar a su familia”. 

Otra vez en la controversia

-Cuándo lo detienen por trasladarse sin salvoconducto esta semana, ¿pensó que ya era mucha la ‘mala suerte’? 

“Es que uno no puede pensar eso cuando estás ayudando a alguien. Yo en ese momento estaba llevando a mi asesora a Hijuelas, por una urgencia personal que ella tenía. Pero sacamos todos los permisos respectivos, los imprimimos, y de hecho en el primer control que nos hicieron los carabineros les mostramos los documentos y nos dijeron que estaba todo bien. Llegamos a Hijuelas, y cuando nos devolvimos, nos controlan nuevamente, nos piden los antecedentes, los mostramos, y al principio pensábamos que estaba todo bien hasta que llegó una funcionaria del Servicio de Salud que nos dice que nos faltaba el pasaporte sanitario”. 

-¿Y eso no se lo pidieron en el otro control? 

“No, nada. Tengo los documentos que así lo acreditan, pero esta señorita nos dice que hay que cumplir los protocolos, etc…. Nosotros entendimos, y asumimos que podíamos haber estado cometiendo un error, todo involuntario y le manifestamos a esta persona que nos haríamos responsables, pero sí le hicimos saber que antes nos habían controlado y nos habían dejado pasar sin ningún inconveniente. Ahí ella hace un gesto y dice que cómo podían haber tantas diferencias de criterio”. 

-¿Lo detuvieron? 

“Nos llevaron a un cuartel policial, y quedamos en libertad, y siendo objeto de sumario donde tengo 10 días para hacer mis descargos. Ahora, el procedimiento que se hizo a mí me dejó con muchas dudas. Yo en su minuto acepté mi error, pero ahora he ido cambiando de opinión, y creo que cumplimos la normativa. Así me lo hizo saber a través de un documento el secretario de la cámara de diputados”. 

-¿Entonces va a apelar? 

“Sí, porque creo que fue injusto, anómalo. Quiero aclarar que yo nunca hice alusión a mi calidad de diputado, ni que tenía que tener un trato distinto por eso, pero me he informado posteriormente y el sólo hecho de tener domicilio en Valparaíso donde está la cámara de diputados, yo no requería tener un conducto para ingresar”. 

-¿Cree que utilizaron esta situación para atacarlo? 

“Bueno, se hizo un espectáculo innecesario. Estuvieron mucho rato los Carabineros, los funcionarios reunidos, llegó hasta el Fiscal Regional creo a dar declaraciones. Y no pasó ni un minuto desde que salí del retén y me estaban llamando los medios por el tema. Después habló el Gobernador entregando información errada, y eso circula en las redes sociales, y me vuelven a denostar sin tener todos los antecedentes. A mí siempre me queda la duda cuando me pasan y pasan cosas”. 

-Usted señala que hay gente que le hace daño intencionalmente, ¿qué acción tomará? 

“Ya tendrán noticias, pero no me puedo dejar denostar. Quieren destruir la imagen de mi hijo y la única forma que han encontrado de hacerlo es destruyendo la mía. Pero estas personas van a enfrentar los tribunales, se están haciendo las acciones que no voy a comentar ahora. Todo a su tiempo”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día