• El recinto religioso ícono de Coquimbo habría sido el escenario de las acciones que hoy se investigarán por parte del Ministerio Público.
  • Los documentos a los que tuvo acceso diario El Día dan cuenta de la presentación de la denuncia en la Fiscalía y del informe que Canihuante recibió como respuesta por parte de Contraloría.
  • Los documentos a los que tuvo acceso diario El Día dan cuenta de la presentación de la denuncia en la Fiscalía y del informe que Canihuante recibió como respuesta por parte de Contraloría.
  • El alcalde Marcelo Pereira presentó la denuncia en la PDI junto al asesor jurídico del municipio.
  • ZONA DE DEBATE 1: Mauricio Gálvez, Coordinador de Proyectos y Secretario Ejecutivo de la Cruz del Tercer Milenio: “Sentimos que era nuestro deber salvaguardar la integridad del menor que podría estar viéndose afectado por este problema, fue su madre la que me informó de lo que estaba pasando, y ante esa situación a nosotros no nos quedó otra alternativa que hacer algo al respecto a la situación, que es bastante grave”.
  • ZONA DE DEBATE 2: Marcelo Pereira, alcalde de Coquimbo: Tomaremos contacto con el fiscal de turno para que de esta manera el municipio se haga parte de la denuncia hecha ante el Ministerio Público (…) Se solicita que se nombre un fiscal para que lleve a cabo el sumario correspondiente y dentro de la autonomía que posee el persecutor, pueda tomar las medidas que corresponda”.
  • ZONA DE DEBATE 3: Pedro Velásquez, diputado y exalcalde de Coquimbo: “Lamento que en la Cruz del Tercer Milenio se estén generando situaciones similares a las que se están generando en la catedral de Santiago, porque es un lugar consagrado para la fe. Y respecto a Nelson Canihuante no mantengo ningún tipo de contacto con él, por ende no lo tendría como protegido”.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La mañana del viernes se presentaron los antecedentes ante la Fiscalía de Coquimbo en contra del funcionario municipal administrador del monumento religioso, Nelson Canihuante, quien habría enviado fotografías y consumido drogas con un joven de 16 años quien trabajó en la Cruz durante el verano. El alcalde Marcelo Pereira adhirió a la denuncia. Mientras tanto, el acusado insiste en su inocencia y asegura que se trata de un montaje político por parte del Secretario Ejecutivo de la Fundación (Cruz del Tercer Milenio) Mauricio Gálvez (quien trabaja a honorarios para el municipio), luego que la Contraloría determinara que no puede ejercer el cargo de Coordinador del icónico recinto, debido a que no es funcionario de planta de la casa edilicia.

Una verdadera bomba explotó en el municipio de Coquimbo. La mañana de este viernes, por encargo del Presidente de la Fundación Cruz del Tercer Milenio, Jaime Pozo Cisternas, se presentó una denuncia contra el jefe del Departamento de Administración y Finanzas de la Cruz, Nelson Canihuante, funcionario de la casa edilicia, por posible acoso y corrupción de un menor.

Según se consigna en el documento presentado ante el Ministerio Público, que también fue remitido al alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, la acción legal se ejecuta “en cumplimiento del Artículo 75, Letra B del Código Procesal Penal, la ley 20.000, y el interés superior de la víctima”.

Materia de Investigación

De acuerdo a los antecedentes a los que tuvo acceso diario El Día, los hechos que llevaron a la Fundación a tomar estas medidas ocurrieron durante el verano, cuando las actividades turísticas, como exhibición de fotografías y venta de souvenirs en la Cruz se intensifican, por lo que es común contratar a menores de edad para que apoyen en la labor de venta y atención a público. 

Bajo este contexto, fue que un adolescente de 16 años llegó a desempeñarse al monumento religioso, teniendo como jefe directo a Nelson Canihuante Muñoz.

A pocos días de haber iniciado su labor, el menor “habría presentado alteraciones de carácter, debiendo ser contenido por personal del recinto”, se lee en la denuncia. Y tras estos hechos, el joven decidió abandonar abruptamente sus labores.

Leer también: Investigan presunto acoso sexual de funcionario municipal a menor de 16 años en Coquimbo: 



La madre alerta la situación

Al principio los motivos por los que el joven desertó del trabajo no estaban claros, pero fue la madre de este la que habría dado los primeros indicios de lo que estaba sucediendo, Sin embargo, no realizó ninguna denuncia ya que ella es funcionaria de la Cruz, y habría tenido miedo a perder su trabajo si ejercía acciones contra Canihuante. Pero finalmente decidió hablar sobre el tema con los directivos de la Fundación, ya que  los hechos ocurridos durante el verano hicieron que el menor entrara en una profunda crisis psicológica que lo llevó a intentar quitarse la vida hace algunos días.

En el documento presentado en la Fiscalía por el Coordinador de Proyectos y Secretario Ejecutivo de la Cruz del Tercer Milenio, Mauricio Gálvez, por instrucción de Jaime Pozo, se detalla que, “la madre del  menor manifestó su preocupación ya que su jefe directo, Nelson Canihuante estaba siguiendo a su hijo por redes sociales, lo había sacado en su vehículo particular a fumar marihuana, le había dado dinero y le mandaba mensajes con aparente connotación sexual, no haciendo la denuncia por miedo a perder su empleo, ya que ella es el único sustento de su familia”.

Hechos ratificados por testigos y sugerencia de ONG

Y durante los días sucesivos, los hechos habrían sido ratificados por otros testigos, que presenciaron “los eventos de agresividad del menor en el recinto” y también cuando hablaba con el denunciado en las afueras del monumento religioso.

Con estos relatos en mano, desde la Fundación Cruz del Tercer Milenio decidieron consultar a Claudia Guerrero, presidenta de la ONG No Más Abuso Infantil si presentar o no acciones legales, y la respuestas que recibieron, según se detalla en el escrito presentado a Fiscalía fue que, “podría ser catalogado como delito de acoso o corrupción de menores”.  Tras recibir esta retroalimentación el Presidente de la Fundación, Jaime Pozo, decidió actuar.

El intento de suicidio

Otro de los hechos que gatilló la denuncia, fue el intento de suicidio del joven, del que se da cuenta en un informe del Servicio de Urgencia de un recinto médico de la ciudad puerto (no se especifica si se trata del hospital u otro), donde se señala, con fecha 13 de marzo que “el paciente presenta lesión autoinfringida de baja letalidad”.

Posterior a ello, la madre del menor solicita vacaciones para estar con su hijo y la acompaña de una declaración jurada donde especifica que el menor, “sin haberlo solicitado, recibió el ofrecimiento y aceptó dinero, abordar el vehículo particular, drogas y mensajes de texto por parte de Nelson Canihuante Muñoz, hechos que habrían sido aceptados por el menor, por miedo a la posición del jefe de su madre en el Municipio de Coquimbo”.

“Creo que en honor a la transparencia, el señor Canihunate debe ser alejado de sus funciones temporalmente, porque no es viable que se puedan realizar los sumarios, ni que la fiscalía investigue de la mejor manera posible si él está ahí”, Guido Hernández, concejal por Coquimbo.

Municipio se hace parte en la denuncia

Desde la Fiscalía confirmaron la presentación de la solicitud de que se investiguen los hechos. Y el secretario Ejecutivo de la Cruz, Mauricio Gálvez, quien también trabaja a honorarios en la casa edilicia como Coordinador de Proyectos del recinto, explicó las razones de la acción legal. “Sentimos que era nuestro deber salvaguardar la integridad del menor que podría estar viéndose afectado por este problema, fue su madre la que me informó de lo que estaba pasando, y ante esa situación a nosotros no nos quedó otra alternativa que hacer algo al respecto a la situación, que es bastante grave”, aseveró Gálvez.

Tras recurrir a la Fiscalía, Gálvez, quien además es abogado, estuvo en una reunión de más de dos horas con el alcalde de Coquimbo, donde lo puso en conocimiento en detalle de lo que estaba sucediendo. Luego del encuentro, Marcelo Pereira, emitió una declaración pública en la que informó que interpondría la denuncia ante la Policía de Investigaciones de Chile, “para que se tome contacto con el fiscal de turno y de esta manera el municipio se haga parte de la denuncia hecha ante el Ministerio Público”.

De igual manera, solicitó que “se nombre hoy un fiscal para que lleve a cabo el sumario correspondiente y dentro de la autonomía que posee el persecutor, pueda tomar las medidas que corresponda”, manifestó el edil.

“Se debe apartar de sus funciones”

El concejal Guido Hernández, por su parte, en conocimiento de la situación, hizo el llamado al edil para que se aparte al denunciado de sus funciones en el municipio mientras dure la investigación, para que nada interfiera con las indagatorias. “Creo que en honor a la transparencia, el señor Canihunate debe ser alejado de sus funciones temporalmente, porque no es viable que se puedan realizar los sumarios, ni que la fiscalía investigue de la mejor manera posible si él está ahí. Además que todavía no sabemos si podría implicar algún problema si se llegase a comprobar su responsabilidad”, indicó.

Velásquez descarta que el funcionario haya sido “su protegido”.

Nelson Canihuante tiene una amplia trayectoria desempeñando cargos públicos. Tras administrar las finanzas en el Arzobispado de La Serena en la época del exreligioso hoy investigado por abusos sexuales, Francisco José Cox, fue contratado por el exalcalde de Coquimbo, Pedro Velásquez, como su jefe de Gabinete, y, según afirmaron fuentes vinculadas a la casa edilicia, estaría “amarrado”, ya que en reiteradas oportunidades se le habría querido desvincular, pero no ha sido posible debido a que se trata de un funcionario de planta y protegido por Velásquez, quien hoy es diputado por la Región de Coquimbo.

Consultado al respecto, Velásquez se mostró sorprendido por la noticia, lamentando lo sucedido, pero aseguró que en la actualidad nada tenía que ver con Canihuante, y que no lo veía hace más de cinco años, pese a que admitió en el pasado mantuvieron una relación muy estrecha que lo llevó incluso a ser padrino de uno de sus hijos y contratarlo en la casa edilicia. “Lamento que en la Cruz del Tercer Milenio se estén generando situaciones similares a las que se están generando en la catedral de Santiago, porque es un lugar consagrado para la fe. Y respecto a Nelson Canihuante no mantengo ningún tipo de contacto con él, por ende no lo tendría como protegido”, sostuvo, agregando que, “hay que investigar y la justicia tiene que actuar”.

“Está claro que aquí hay temas de venganza. Mauricio está molesto porque la Contraloría falló a mi favor en relación a que lo sacaran de la Cruz, yo tengo estos informes. Soy totalmente inocente de lo que se dice. Nunca he trabajado con menores de 16 años ni mucho menos mandado mensajes ni fumar marihuana. No estoy a cargo de ningún menor en la cruz”, Nelson Canihuante, administrador de la Cruz del Tercer Milenio.

Habla el denunciado: “Aquí hay una venganza política”.  

Lo sorprendimos con la noticia. A eso de las 15:00 horas de este viernes nos contactamos con Nelson Canihuante, Jefe de Administración de Finanzas de la Cruz del Tercer Milenio, todavía no sabía nada de lo que estaba pasando  ya que, al ser una investigación desformalizada, no necesariamente debe ser notificado.

Negó rotundamente las acusaciones y manifestó que todo se trataría de un “montaje político” para perjudicarlo. ¿Las razones? Canihuante presentó un reclamo ante la Contraloría General de la República luego que desde la casa edilicia se nombrara como Coordinador de la Cruz a quien hoy lo está denunciando, Mauricio Gálvez, lo que lo situaría con una jefatura que no correspondía, según dice Canihuante, ya que Gálvez ni siquiera es funcionario de planta.

El 27 de febrero del 2019, Canihunate recibió respuesta e interpretó que la Contraloría le dio el favor, ya que, según se consigna en el documento al cual tuvo acceso este medio, Gálvez no podría asumir ese rol que estaría por sobre el administrador (cargo de Canihuante). “Está claro que aquí hay temas de venganza. Porque Mauricio está molesto porque la Contraloría falló a mi favor en relación a que lo sacaran de la Cruz, yo tengo estos informes. Soy totalmente inocente de lo que se dice. Nunca he trabajado con menores de 16 años ni mucho menos mandado mensajes ni fumar marihuana. No estoy a cargo de ningún menor en la cruz”, sostuvo Canihuante.

Respecto a estos dichos, Mauricio Gálvez precisó que “no tenían asidero”, ya que la Contraloría no había dictaminado su salida de la Cruz, sino que era el alcalde el que debía definir la situación. “Por lo demás, mi cargo con el de Nelson no son incompatibles, son diferentes”, expresó.

Lo cierto es que ahora será la Fiscalía la que deberá determinar si las presuntas acciones cometidas por Canihuante tienen características de delitos y si finalmente es formalizado. Por lo pronto, sólo queda esperar, ya que no existe un plazo determinado para que el Ministerio Público actúe. 

Denuncia por delitos y denuncias por hechos que podrían revestir delitos

Teniendo todos los antecedentes, ¿por qué se realizó la denuncia por hechos que podrían revestir delitos, y no por los delitos? Según explica el abogado Carlos Galleguillos, esto se da para que sea la Fiscalía quien determine, ya que es el ente persecutor el que mejor conoce si hay o no acciones ilícitas. Y además, en este caso hay una obligación por ley que atañe a los funcionarios de la Cruz, que deben denunciar inmediatamente hechos que puedan implicar algún delito. “Si no lo hacen ellos están incumpliendo la Ley y tienen que hacerlo de inmediato, por eso, por esta premura que existe es que se presentan los hechos primero, para que se haga la calificación jurídica, y no inmediatamente una querella”, precisó Galleguillos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X