Caminar tan solo un paso por alguna playa chilena y encontrarse con plásticos, colillas de cigarro y/o vidrios. Lamentablemente, éste es el escenario actual de nuestras playas, según un estudio realizado por la Universidad Católica del Norte en conjunto con escolares de todo el país. Los resultados del reciente muestreo nacional indican que el problema va en aumento.

En el imaginario colectivo, pensar en playas y zonas costeras es sinónimo de diversión y relajo. Sin embargo, existe una realidad paralela cada vez más cotidiana en nuestros litorales: El aumento de basura de origen humano. Este hecho ha motivado a un grupo de biólogos marinos, quienes conforman el Programa Científicos de la Basura de la Universidad Católica del Norte (Coquimbo), a realizar investigaciones científicas sobre el problema. No obstante, no lo hacen solos, sino que trabajan con escolares de todo el país en proyectos de ciencia ciudadana, una nueva modalidad de hacer ciencia con personas no formadas profesionalmente en carreras científicas.

Desde el año 2007, los Científicos de la Basura han trabajado con más de 3.000 escolares y un centenar de profesores, y este año 2016 acaban de realizar el "Tercer Muestreo Nacional de Basura en las Playas", el cual fue financiado por la Embajada de Estados Unidos como parte de las actividades relacionadas con la iniciativa "Nuestro Océano 2015". Por su parte, el Primer y el Segundo Muestreo Nacional fueron realizados en el 2008 y 2012, respectivamente.

"La situación es preocupante. Con la información de las tres campañas de muestreos hemos podido determinar que el problema aumenta aproximadamente en un 20% cada cuatro años, teniendo actualmente en las playas de Chile un promedio de 2,2 unidades de basura por metro cuadrado", señala el Dr. Martín Thiel, líder de la iniciativa. Esto quiere decir que, al caminar por cualquier playa chilena, casi por cada paso que demos podríamos encontrar algún residuo, siendo probablemente plásticos, colillas de cigarro o vidrios.

Dado que estos elementos se asocian directamente con los usuarios de las playas, los científicos han podido concluir que la basura proviene mayoritariamente de fuentes cercanas y estaría ligada a las actividades desarrolladas cerca de las playas estudiadas. Además, hay ciertos sectores del país en los que el problema es aún más grande, particularmente la Región de Antofagasta, que se lleva el desafortunado record de ser el lugar con mayor cantidad de basura, muy por encima del promedio nacional.

Por otra parte, "si proyectamos en el tiempo las cantidades de basura encontradas, podemos pronosticar que el problema aumentará progresivamente hasta cifras alarmantes”, indica el Dr. Thiel. Por tanto, se hace sumamente urgente tomar medidas de concientización y acción con todos los actores de la sociedad para revertir la situación. “Como el problema tiene su origen en las personas, nosotros mismos somos la solución”, aclara el investigador. Si no lo hacemos, nuestras playas pasarán de ser un lugar de gran valor ecológico y de disfrute humano, a convertirse en un mar de basura. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X