• El camino de acceso libre por el interior del camping de Morrillos es el de menor extensión en comparación a otros sectores.
  • En Las Tacas está permitido el libre acceso al borde costero, pero se deben cumplir con algunas recomendaciones.
  • El seremi de Bienes Nacionales, Marcelo Telias, junto al equipo técnico, visitó este lunes la playa de Temblador.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Diario El Día ingresó como peatón a las playas de Las Tacas, Morrillos y Playa Blanca, las que presentan mayor número de denuncias a nivel regional. En todas se permite el acceso hacia el borde costero, pero sólo como peatón, sin vehículo y cumpliendo algunas condiciones.

Sin dudas ha sido el tema del verano. Hablamos de la nueva Ley presentada por el Gobierno que aplica multas a quienes prohíban el libre acceso a playas de mar, ríos y lagos del país.

Con más de 400 kilómetros de costa y extensos valles, la región de Coquimbo no está ajena a esta realidad, encabezando incluso el ranking a nivel nacional con más denuncias de este tipo, con más de un centenar en el último tiempo, de las cuales la mayoría han sido contra recintos privados cercanos al mar.

Para conocer la verdadera realidad que ocurre en estos balnearios, un equipo de Diario El Día ingresó como peatón a tres de estas playas, para conocer in situ si se cumple o no con la normativa y cuál es el panorama real al que se enfrenta un bañista que quiere hacer uso gratuito del borde costero, tal como lo indica la Ley.

157 denuncias han sido realizadas a nivel regional, liderando el ranking a nivel nacional.

Si bien en todas se permite el acceso gratuito y libre hacia el borde costero, el principal problema y que se torna frecuente, es que los caminos quedan bastante alejados a la costa, lo que dificulta el ingreso por ejemplo de alguna persona adulta mayor o con algún problema de movilidad, ya que no se permite el acceso en vehículo, sólo como peatón.

Las Tacas

Iniciamos nuestro recorrido en el exclusivo completo turístico y residencial Las Tacas, ubicado a unos 15 kilómetros al sur de la comuna de Coquimbo.

El ingreso al recinto cuenta con vigilancia las 24 horas. Es allí donde se toma registro de todas las personas que ingresan al lugar. Al llegar, lo primero que se nos señala es que no se puede ingresar en vehículo a la playa y que éste debe quedar estacionado fuera del recinto privado, ya que sólo se puede hacer acceso al borde costero como peatón, pero con algunas recomendaciones especiales.

En primer lugar, se deja registro del ingreso de cualquier peatón. Se solicita nombre y rut, según se nos señala para llevar un catastro de quien accede al lugar. Luego de eso, se nos explica que no se puede ingresar con mascotas ni alimentos, cumpliendo con esos requerimientos podemos entrar.

El camino habilitado cruza todo el recinto privado, tiene una extensión de cerca de 2 kilómetros los que se deben caminar para llegar a la playa, un lugar limpio, tranquilo y con similares características al balneario de Totoralillo, considerando que comparten la misma bahía.

El lugar es cómodo y recomendable para disfrutar en familia de una tarde tranquila. Pero no cuenta con baños para el público general, ya que al ser un recinto privado, sólo tiene servicios para los residentes, además se deben caminar cerca de 10 a 20 minutos, ya que se prohíbe el ingreso de vehículos al recinto.

Morrillos

Unos kilómetros más adelante, hacia el sur por la ruta 5, se encuentra la playa de Morrillos, lugar que cuenta aproximadamente con 800 metros de borde costero. En dicho lugar, funcionan dos recintos privados, el complejo Las Dunas y el Camping de Morrillos.

Fuimos a este último para acceder como peatones al borde costero. Al llegar al ingreso al recinto privado, ocurre una situación similar a lo ocurrido en Las Tacas. Se nos indica que no se puede ingresar con vehículo si se solicita acceder gratis a la playa, esto sólo se puede hacer como peatón.

A diferencia de lo ocurrido en Las Tacas, el camping de Morrillos ofrece la opción de cancelar $15 mil pesos por el ingreso con vehículo al recinto, según se nos señala, esto incluye acceder además a todos los servicios que allí se ofrecen, como quincho, seguridad, estacionamientos, baños, duchas. Lo que se diferencia de acceder como peatón, ya que sólo se puede hacer uso del borde costero.

El camino para acceder como peatón a Morrillos hacia el borde costero es de cerca de 800 metros y según se nos señaló en el lugar, el ingreso libre de personas es cercano al 10% del total de visitantes al lugar, el cual ha ido aumentando tras esta nueva normativa.

A diferencia de las otras playas que recorrimos, el camino para que ingresen los peatones hacia el borde costero desde Morrillos, es mucho más accesible y corto, pero de igual manera se torna difícil para familias con menores, personas de la tercera edad o con problemas de movilidad.

Playa Blanca

Nuestro tercer destino fue Playa Blanca, balneario ubicado a diferencia de los anteriores, en un sitio más apartado, específicamente entre Tongoy y Guanaqueros. Para acceder a este lugar, se debe tomar un camino interior, haciendo un desvío desde la ruta que une a los ambos balnearios anteriormente mencionados.

El camino interior es de tierra, de muy difícil acceso si no se hace en vehículo. Esta ruta está completamente rodeada de sitios provados, dónde se impide estacionar,  tras cerca de 15 kilómetros,  se llega a un punto donde un portón impide el paso de los vehículos hacia la costa.

En ese lugar, el ingreso para los peatones es libre y gratuito, sin embargo, es casi imposible poder realizarlo ya que son cerca de 3 kilómetros más para llegar al borde costero.  Para quienes quieran acceder con vehículos, se cobra $15 mil pesos el valor de estacionamiento e ingreso al camping Playa Blanca, lugar que cuenta con todo tipo de servicios para quienes accedan.

De los tres lugares que visitamos, el acceso a Playa Blanca es el más dificultoso para los peatones, por su extensión y el estado del camino.

El Temblador

Continuando con las fiscalizaciones que desarrolla la Seremía de Bienes Nacionales en la zona, este lunes la autoridad regional se trasladó hasta la playa El Temblador, ubicada a unos 20 kilómetros al sur de Chungungo, localidad costera de la comuna de La Higuera.

Este lugar, es uno de los más visitados por veraneantes durante la temporada, pero también, ha sido uno de los sitios que registra mayores denuncias por restricciones al libre acceso hacia el borde costero.

Por esta razón, el seremi Marcelo Telias y su equipo llegó al lugar para fiscalizar. Fue allí donde la autoridad se percató como funciona actualmente esta playa y sobre todo el ingreso a este lugar.

En conversación con Diario El Día, Telias detalló el trabajo realizado en dicho lugar y se refirió al panorama actual que existe en este balneario y en el resto de las playas de la zona.

“La playa El Temblador es un lugar muy visitado, por esta razón hemos recibido muchas denuncias y hemos venido a fiscalizar. Efectivamente se cobran $3 mil pesos por el acceso en vehículo al lugar, un valor mínimo en comparación a otros lugares, pero que va relacionado a que este lugar no tiene infraestructura. Se verificó que existiese el libre paso peatonal al borde costero y no se han presentado irregularidades”, indicó.

Región lidera denuncias

Según cifras entregadas por la Seremía de Bienes Nacionales, a nivel local, se han registrado 157 denuncias, principalmente involucrando a ríos y playas como Las Tacas, Morrillos, Playa Blanca, El Temblador, Huentelauquén, todas las cuales han sido fiscalizadas por la autoridad competente.

“Hasta la fecha lideramos las cifras de denuncia a nivel nacional con 157, todas han sido recibidas por nuestro equipo y se ha iniciado la fiscalización en terreno, hasta el momento sin irregularidades", indicó el seremi de Bienes Nacionales, Marcelo Telias.

“Hasta la fecha lideramos las cifras de denuncia a nivel nacional con 157, todas han sido recibidas por nuestro equipo y se ha iniciado la fiscalización en terreno, hasta el momento sin irregularidades. En relación a las playas, todas ellas cuentan con acceso libre peatonal al borde costero y la principal dificultad se registra en que las personas quieren acceder en vehículo, por esta razón se asocia un costo, ya que al ingresar con vehículo se está haciendo uso de infraestructura privada, como estacionamiento, lo que no está fuera de la normativa, señaló.

En relación a las principales complicaciones con las que se encontró un equipo de Diario El Día al visitar estos lugares, como la extensión de los caminos, el seremi indicó que en muchos de estos lugares los propietarios pueden tener algunas excepciones.

"Al momento de fiscalizar, nos hemos dado cuenta de la extensión de muchos de estos caminos, por eso apelamos a la consciencia de los propietarios, ya que muchas personas presentan problemas de movilidad, por esta razón se nos ha indicado en algunos lugares que se hacen algunas excepciones”, puntualizó la autoridad. 

Derechos y deberes

Si bien la nueva normativa se refiere al derecho de los ciudadanos a tener un libre y gratuito acceso a ríos y playas, también a partir de ahora se multa a quienes hagan mal usos de estos lugares, en relación a destruir y dejar basura.

“Así como hemos realizado la fiscalización en cada uno de los lugares que han sido denunciados, también en otros sectores nos hemos encontrado lamentablemente con basurales. Por ello hacemos un llamado a la población a ser responsable, actualmente se está infraccionando a quienes destruyan o dejen basura en ríos o parques con multas de hasta $200 mil, ya que si bien son lugares libres y de acceso gratuitos para peatones, también se deben mantener limpios, ya que nos pertenecen a todos”, finalizó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X