• La biblioteca regional más grande del país fue inaugurada en La Serena a principios de marzo del 2018 con una inversión cercana a los 10 mil millones de pesos. Está ubicada en Juan José Latorre 782, junto a la Casa Las Palmeras.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El 22 de marzo Ximena Sobarzo fue removida temporalmente de sus funciones a petición del fiscal administrativo designado, Rodrigo Iribarren, para no entorpecer la investigación en curso en la que arriesga, incluso, una expulsión -tanto ella como otra jefatura involucrada-. Una de las afectadas entregó su testimonio mientras que Sobarzo, prefirió guardar silencio a la espera de una resolución que debería estar lista la primera semana de junio.

Una compleja situación se vive en la Biblioteca Regional. Según aseguran funcionarios, desde noviembre del año pasado que el ambiente “está tenso”, debido al sumario interno que tendría en un difícil escenario a la Encargada de Servicios Bibliotecarios, Linda Lorca, y a la directora del recinto cultural, Ximena Sobarzo, quien se encuentra suspendida temporalmente del cargo, desde el pasado 22 de marzo, debido a fuertes acusaciones por un supuesto acoso laboral y discriminación.

De acuerdo a fuentes oficiales a las que tuvo acceso diario El Día, quienes acusaron formalmente a sus jefaturas y dieron a conocer los hechos fueron tres personas, una pareja homosexual y una trabajadora de la sección de atención al público, Gloria Muñoz, quien incluso fue despedida, pero se encuentra a la espera de que finalice la investigación para poder continuar prestando servicios para la DIBAM.

“Me empezaron a achacar una serie de cosas, como que atendía mal a los usuarios, que era mal educada, que contestaba mal el teléfono. Cosas que yo evidentemente no hacía”, Gloria Muñoz, extrabajadora de Biblioteca Regional.

Desde el Servicio Nacional del Patrimonio, designaron como fiscal a cargo del proceso administrativo que podría, incluso, terminar con la destitución de la actual directora, al director del Museo Regional, Rodrigo Iribarren, y, para colaborar con las indagatorias, a Fernando Graña, Coordinador de Ciudadanía cultural de la Seremía de las Culturas de la Región de Coquimbo.

Los hechos que llevaron al sumario

Este medio se contactó con Fernando Graña, pero se excusó de no poder entregar antecedentes, ya que se encuentra con prohibición de hablar del tema públicamente, dado que todo está bajo secreto de sumario. Lo mismo hicieron otras jefaturas de la biblioteca y algunos trabajadores, fundamentalmente por “miedo a represalias”. Sin embargo, hubo quienes, manteniendo el resguardo de su identidad accedieron a contar lo que, supuestamente, sucedía en el establecimiento y que dio lugar a la investigación.

2 personas están siendo objeto de un sumario por eventuales malos tratos, una de ellas es la directora de la biblioteca.

Hay coincidencia en que existieron “actos homofóbicos”, no por parte de la directora, sino que por parte de la otra funcionaria de alto rango involucrada en el eventual acoso. Estas acciones habrían  comenzado un día en que uno de los integrantes de la pareja gay, “llegó a trabajar calzando unas botas muy llamativas”, que no gustaron a sus superiores quienes le habrían pedido que se las quitara.

La situación habría sido el inicio de otros eventos incómodos para la pareja, fundamentalmente “para el que era más abierto con su sexualidad” a quien se le sacó del puesto en el que estaba en ese momento, “y se le recriminaba prácticamente por todo lo que hacía”, afirma una fuente.

Habla una de las afectadas

Pese al manto de silencio que ha rondado estos hechos, lo que ha llevado a que sólo sean conocidos ahora, pese a venir arrastrándose desde finales del año pasado, quien sí estuvo dispuesta a narrar su experiencia es precisamente una de las afectadas, Gloria Muñoz, desvinculada de sus funciones, según dice “injustificadamente”, lo que la llevó a realizar los respectivos reclamos que fueron claves para el inicio del sumario.

Muñoz se desempeñó como administrativa de atención al público desde marzo del 2018, cuando fue inaugurada la biblioteca, hasta su despido en el mes de diciembre, simplemente, según dice, por no caerle bien a su jefatura. “Me empezaron a achacar una serie de cosas, como que atendía mal a los usuarios, que era mal educada, que contestaba mal el teléfono. Cosas que yo evidentemente no hacía, porque era la funcionaria que tenía más felicitaciones dentro de la biblioteca”, relata.

Cuando la notificaron de su desvinculación siguió los conductos regulares. Al ser funcionarios públicos, no pueden hacer la denuncia a la inspección del trabajo, por lo que su asociación gremial debía hacer la reclamación ante Contraloría, pero aún no tiene respuesta.

La génesis de las denuncias de acoso

Según Gloria Muñoz, fue ella quien primero develó los supuestos malos tratos al interior de la Biblioteca Regional, los que no sólo habrían afectado a la pareja y a ella, sino que a otros trabajadores, que tuvieron que pedir licencia médica por estrés, o simplemente decidieron renunciar por las supuestas acciones de Sobarzo y otras jefaturas. “Cuando yo fui desvinculada, envié un correo electrónico contando lo que yo había sufrido, a la gente de Patrimonio, al Seremi, y a la misma Ministra. Ahí yo mencioné que no era sólo yo, sino que había otros compañeros que incluso sufrían discriminación sexual. Después de eso, fui llamada a una reunión con el Seremi de Cultura, Francisco Varas y él me dijo que me quedara tranquila, que esto se iba a investigar”, cuenta la trabajadora, quien agrega que luego de esto, se inició el sumario directamente, sin previa investigación sumaria, dada la gravedad de la situación.

Seremi admite situación

El Seremi de las Culturas, las artes y el patrimonio de la Región de Coquimbo, Francisco Varas, reconoció las situaciones “complejas” que se están viviendo en la Biblioteca Regional, y precisó que apenas tomaron conocimiento, dieron aviso al nivel central, a la dirección del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, desde donde instruyeron el sumario administrativo inmediatamente. “Los funcionarios manifestaron situaciones en relación al trato que había hacia ellos, y los antecedentes están siendo revisados por el fiscal que se ha designado”, consignó Varas.

“En ningún caso se ha hablado de aquello (discriminación homofóbica) pero, insisto. Hay un fiscal que está investigando y hay que respetar el secreto de sumario también. Pero quiero recalcar que aquí se han seguido los conductos regulares”,  Francisco Varas, Seremi de las Culturas Región de Coquimbo.

Respecto a una discriminación por temas de índole sexual, el seremi dice no tener conocimiento de que esto sea parte de la investigación. “En ningún caso se ha hablado de aquello, pero, insisto. Hay un fiscal que está investigando y hay que respetar el secreto de sumario también. Pero quiero recalcar que aquí se han seguido los conductos regulares tras recibir las denuncias que puede hacer cualquier persona en el ejercicio de sus derechos”, expresó la autoridad.

Respecto al plazo de la investigación, admitió que el fiscal designado, Rodrigo Iribarren, pidió una prórroga, ya que faltaban antecedentes para poder resolver y terminar los informes, pero que esto debería estar cerrado a más tardar la primera semana de junio.

Directora guarda silencio

Contactada por este medio, la hoy suspendida directora de la Biblioteca Regional, Ximena Sobarzo, explicó que no se podía referir a estos eventos a través de la prensa, ya que no estaba autorizada por el servicio. “Ningún funcionario público puede hacer declaraciones a la prensa, sin que esto sea validado por el propio servicio (…) Yo, como estoy suspendida, prefiero esperar la autorización”, consignó, sin entregar mayores antecedentes.

Cabe señalar que Sobarzo tuvo denuncias similares cuando trabajó en las Bibliotecas de la Universidad de Santiago, por maltrato y hostigamiento en contra de funcionarios, pero en su minuto se realizó una investigación y nunca recibió ninguna sanción. De hecho, se condenó a otra persona por acusarla. En el caso actual, Ximena Sobarzo tampoco ha sido objeto de alguna sanción, ya que, tal como señaló el seremi de las Culturas, Francisco Varas, la respuesta al sumario se conocerá sólo a comienzos de junio. 

La controversia inicial 

Esta no es la primera vez que existe una polémica relacionada con el recinto inaugurado el 5 de marzo del 2018 en La Serena, específicamente en Juan José Latorre, junto a la Casa Las Palmeras (Avenida Francisco de Aguirre) donde viviera la poetisa chilena Gabriela Mistral. En el mes de junio del año pasado, un grupo de postulantes para trabajar en la Biblioteca Regional, acusó que no se contrató a la gente más capacitada que ganó los concursos, sino que primaron cercanías políticas y centralismo, por lo que incluso hubo quienes pidieron que se repitiera el proceso. En ese momento la directora del recinto, Ximena Sobarzo, quien también fue designada pese a no obtener el máximo puntaje en la evaluación, aseguró que todo se llevó a cabo dentro del marco legal y que existieron más criterios para los nombramientos.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X