Crédito fotografía: 
Cedida
Serían cerca de 70 profesionales y algunos testimonios de docentes señalan que los han dejado prácticamente en la calle, mientras que otros dicen que ha sido sorpresivo y duro ser despedidos mientras estaban de vacaciones. Dirigentes del gremio recurrieron a la Contraloría.

Serían cerca de 70 profesores de la comuna de Coquimbo los que habrían sido desvinculados por el Servicio Local de Educación (Puerto Cordillera) mientras se encuentran de vacaciones, hecho que los ha golpeado duramente y en varios casos señalan que se trataría de despidos injustificados y no apegados a las normas. 

Varias docentes que han sido desvinculadas informándoles a sus domicilios por medio de una carta certificada sostienen que les ha afectado mucho y que ha sido tremendamente sorpresivo lo que están viviendo, mientras que dirigentes del Colegio de Profesores señalan que recurrieron a la Contraloría por lo ocurrido, luego que hace más de un mes que intentan reunirse con la directora ejecutiva del Servicio Local de Educación, Ana Victoria Ahumada, y no se les ha recibido.

El presidente comunal del gremio, Tomás Alvarado, reconoce que son cerca de 70 los docentes despedidos e indica que les han entregado todo el apoyo frente a este despido masivo.

“Estos 70 maestros han sido despedidos vulnerando algunos derechos que han tenido hasta el momento y que han sido producto de las conquistas que hemos logrado. Algunos están a contrata, pero la mayoría son titulares”.

El dirigente indica que la Ley 20.176, que le otorgaba titularidad a los profesores que tenían dos años seguido de antigüedad a contrata o tres alternados y otra norma posterior le dio titularidad a profesores que tenían extensiones  en sus contratos, porque “tenían la vergonzosa actitud de tenerlos con dos contratos, uno por trabajar  como  titular y otro  de extensión horaria, hasta completar las 44 horas, sin condición de titularidad”, lo que se zanjó con una norma de octubre del año pasado.

Lamentó  que muchos de los docentes desvinculados tenían excelentes evaluaciones, por lo que dijo no se entendía tal decisión. “Se argumentó que había una escasa matrícula, la que se proyecta a partir del mes de diciembre del año pasado y nosotros hemos visto, por experiencia, que en el mes de marzo y abril de cada año, las matrículas comienzan a conformarse como corresponde. Por lo tanto, creo que fue una proyección y una toma de medida bastante apresurada que perjudica a los profesores que, además, se encuentran de vacaciones, quedando con una complicada situación laboral para el año en curso, lo que ha sido bastante indigno para los profesores, porque son 70 hogares que quedan sin ingreso su jefe o jefa de hogar”.

A la Contraloría

Tomás Alvarado dijo que claramente se estaban vulnerando los derechos de los docentes, por lo que  no solo recurrirán al Tribunal Laboral, sino que ya han acudido a la Contraloría, con el objeto de que esta entidad se manifieste respecto de esta situación que ellos consideran no sería ajustada a las normas.

Sorpresa para los profesores

Los profesores y profesoras han señalado que fueron sorprendidos recibiendo cartas despido mientras están de vacaciones, ya que no solo algunos han quedado en estado de shock, sino que se les hace complicadísimo reubicarse en otro empleo.

Alexandra Pacha Robles es  profesora diferencial de la Escuela Manuel de Salas y señala que lleva 7 años en el servicio público de los cuales 5 en la escuela antes mencionada y con buena evaluación docente, pero en el mes de enero recibió una carta donde la desvinculan de parte de su carga horaria.

“Desde el momento en que me notificaron hasta ahora para mí ha sido un martirio. Siento que todos estos años di lo mejor de mí en la educación pública y en esta escuela. No entiendo cómo hacen las plantas docentes, ni cuál es la jerarquización de las plantas, porque soy profesora titular, con un compromiso a mil con los niños, que tengo el respaldo de padres y apoderados y he sido bien evaluada”. La docente dice sentirse devastada, pasada a llevar.

Docente en la Parte Alta

Nathalia Collado Véliz es profesora de estado en biología y ciencias naturales, realizaba sus funciones profesionales en la Escuela Juan Pablo II de la Parte Alta en los últimos tres años, de los 10 que tiene de carrera.

Desde el año 2015 que es profesora titular y señala que el despido “me dejó muy mal, muy choqueada. Este último mes de vacaciones que debería estar disfrutando ha sido un caos, no he descansado nada. Me he acercado a Puerto Cordillera sin resultados”.

Plantea que ella junto a otras docentes está siendo asesorada por el abogado del Colegio de Profesores, Abdón Julio,  con quien presentaron un recurso de ilegalidad en la Contraloría Regional por vulneración de derechos.

Según su percepción “están sacando a profesores que es injusto que los saquen. En mi caso en primera instancia a mí me pusieron a disposición y lo que correspondía legalmente era que a mí me reubicaran en otra escuela con la misma cantidad de horas. Me acerqué a hablar a Puerto Cordillera y me dijeron que ellos me iban a reubicar, que me quedara tranquila y el día 30 de enero  me llega una carta certificada donde se me informa que me van a sacar de la escuela por una baja de matrícula y que, además, me van a desvincular del servicio público, también por una baja de matrícula, y que se me va a indemnizar mis años de servicio”.

Nathalia Collado dice que esto la perjudica enormemente, ya que tiene un hijo pequeño que ahora entra a pre kínder y que los gastos son grandes y que ni siquiera sabe si va a tener sueldo en marzo.

A esto se suma que con su pareja están en un proceso de adquirir la casa propia, viviendas que las entregan en mayo y tienen que presentar documentación, ya que pagan el 10%, por lo que ahora no sabe qué hacer frente a la situación que enfrenta.

Docente jefa de hogar

Claudia Carrasco Iturra, profesora general básica de la Escuela Manuel de Salas, también desvinculada. 

Es jefa de hogar, con una pequeña de cuatro años y a cargo de sus dos padres de 80 y 85 años, por lo que el despido afecta profundamente su vida familiar.

“Esto me tiene devastada y súper acongojada, porque necesito trabajar para poder mantener el hogar. Hace dos semanas y media mi papá sufrió un accidente vascular transitorio, por lo cual tuve que hacerle muchos exámenes caros, así que lo único que pido al Servicio Local Puerto Cordillera es mi reintegración en una escuela de la comuna de Coquimbo”.

Aviso de sorpresa

Karina Araya es educadora diferencial y al igual que al resto fue despedida sin previo aviso y en medio de sus vacaciones.

“Me llegó de sorpresa una notificación y a la mitad de un verano, cuando no tienes ninguna posibilidad de buscar trabajo es frustrante, más aún sin que nadie te haya avisado nada, aun teniendo calidad de titular”, sostiene esta profesora que trabaja en Guanaqueros.

Aunque intentamos obtener la versión de Puerto Cordillera sobre los motivos de estos despidos, esto no fue posible, tampoco se ha emitido una declaración sobre estos hechos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día