Crédito fotografía: 
El Ovallino
El niño de siete años falleció el martes, presuntamente a manos de su madre. Fiscalía y la PDI realizan diligencias a espera de la autopsia al cuerpo de la víctima para llevar a la imputada ante la justicia. La mujer será formalizada este viernes. En tanto, familiares y vecinos despiden al pequeño.

El Ovallino 

A las cinco en punto de la tarde del miércoles el sol comienza a trazar su ruta hacia el horizonte cuando una camioneta fúnebre seguida de un vehículo familiar salen del Servicio Médico Legal, instalado a un lado del Hospital Provincial de Ovalle, con rumbo a la comuna de Punitaqui.

Al interior de la carroza un ataúd blanco porta el cuerpo del pequeño Marco Antonio Campusano, de solo siete años de edad, quien falleciera la noche del martes por causas que se investigan, pero con marcas y heridas atribuibles a terceras personas. La marcha a su comuna de nacimiento apenas comienza, así como también da sus primeros pasos la investigación que espera esclarecer los hechos que derivaron en tragedia.

El ambiente en la tierra de los molinos es sombrío, algunos establecimientos educacionales, entre ellos el colegio Sali Hochschild -donde estudiaba- instalaron globos blancos y celestes en su frontis en SU homenaje y como una manera de pedir justicia tras una muerte tan repentina.

Así, la caravana se trasladó a una casa de la población la Cancha de Higuerita, donde familiares y vecinos del pequeño le podrían dar su último adiós.

LOS HECHOS CONOCIDOS



Según quedó registrado en el parte policial 118 de la tenencia de Carabineros de Punitaqui, la noche del martes los uniformados recibieron un llamado en el que una mujer, sin identificarse, aunque dando la dirección de su casa, solicitaba ayuda para conseguir una ambulancia para trasladar a su hijo al Cesfam. 

En la llamada pedía la ambulancia urgente y explicaba que tenía en su casa al niño inconsciente, mientras gritaba “al parecer lo maté”, cortando luego la llamada. El personal policial se dirigió al servicio de urgencias del Cesfam para solicitar la ambulancia cuando la mujer llegó a bordo de una camioneta.

En el parte policial se indica que la acompañante desciende del vehículo ingresando con un menor que estaba inconsciente al box de reanimación, siendo atendido por personal médico.

Al bajarse la madre del menor, identificada como J.A.C.T, que era quien conducía el vehículo y en estado de shock según el parte policial, lloraba y decía “lo maté, lo maté, le pegué, se cayó de la cama, lo maté”. En ese instante, una TENS informaba la trágica situación: había fallecido y presentaba múltiples moretones en todo su cuerpo, producto de diversos golpes ocasionados por terceros.

Con esos antecedentes los funcionarios proceden a la detención de la mujer por considerar que había un delito en flagrancia y que se debería iniciar un proceso judicial. Se le leyeron sus derechos y se le informó que estaba siendo detenida por el presunto delito de parricidio.

Informado al respecto, la Fiscalía de Ovalle solicitó la concurrencia de la Policía de Investigaciones, a través de la Brigada de Homicidios para indagar la causa de muerte y determinar la presunta responsabilidad relacionada por el deceso del pequeño.

Durante la noche del martes se trasladaron los investigadores con el jefe de la unidad especializada y los peritos del Laboratorio de Criminalística Regional, para desarrollar las primeras diligencias en el sitio del suceso, el análisis externo del cuerpo, el empadronamiento de testigos y el levantamiento de evidencias, labor que se extendió durante la madrugada de hoy.

“Con el reconocimiento y análisis externo a la víctima, logramos determinar que presenta algunas lesiones que podrían ser atribuibles a terceras personas, no obstante, la causa de muerte será determinada por la necropsia correspondiente del Servicio Médico Legal de Ovalle”, señaló el comisario Claudio Alarcón, jefe de la Brigada de Homicidios La Serena.

Dentro de lo que también se pudo establecer es que el niño de 7 años, ingresó fallecido al Centro de Salud Familiar de Punitaqui, alrededor de las 20:00 horas. 

Aunque en un primer momento se habría indicado que el padre del menor habría ayudado en el traslado hacia el Cesfam, esto fue descartado por la misma familia y por Carabineros, quienes señalaron que al momento del suceso, el padre estaba viajando al norte para incorporarse a la faena minera en la que trabaja. Señalaron que abruptamente tuvo que regresar a Punitaqui para hacerse cargo de la situación, por lo que se descartaría cualquier participación del sujeto en la agresión al niño.

Pasadas las 17.00 horas en el Servicio Médico Legal el cuerpo de Marco Antonio era entregado a la familia paterna para sus exequias. Luego de los análisis forenses que arrojarán resultados sobre las causas específicas de la muerte del pequeño, el menor fue trasladado a Punitaqui donde recibiría su último adiós.

LA AUDIENCIA



Luego de pasar la noche detenida en la Tercera Comisaría de Carabineros de Ovalle, la madre del pequeño fue trasladada hasta la PDI para el inicio del proceso judicial, que arranca con la audiencia de control detención y la formalización de cargos.

A las 11.30 de la mañana de este miércoles se daba inicio al proceso judicial. Allí, las distintas partes expusieron sus primeros argumentos tanto para justificar la detención como para solicitar otra posible medida. 

En la audiencia la defensa de J.A.C.T. alegó ilegalidad de la detención, considerando que no habría inmediatez en el suceso. No obstante, el juez determinó que se ajustó a derecho y que era lo que correspondía, dando la razón a los carabineros actuantes en el proceso.

En tanto, el fiscal jefe de Ovalle, Carlos Jiménez, solicitó ampliación de la detención de la madre, advirtiendo que algunos antecedentes como el informe de autopsia del Servicio Médico Legal y los informes de la Policía de Investigaciones, todavía no estarían listos.

“Existen una serie de diligencias que están pendientes y son fundamentales para poder formalizar la investigación, en este caso el informe de autopsia y también otras diligencias que se están realizando por el personal de la Brigada de Homicidios de la PDI, que en conjunto nos llevaría a recopilar antecedentes para poder formalizar esta investigación”.

En la audiencia de control de la detención, el magistrado Darío Díaz Peña y Lillo accedió a la solicitud del Ministerio Público, fijando para las 11.30 horas del próximo viernes 23, la audiencia de formalización de la investigación.

Una vez concluida la presentación la PDI trasladó a la mujer al Cesfam Fray Jorge, para constatar su estado de salud.

En paralelo, el Juzgado de Familia de Ovalle ordenó que el hijo menor de la imputada, de 5 años de edad, quede al cuidado de su abuela paterna.

Solidaridad local

Administradora Municipal y actual Alcaldesa (s) Karina Aguirre, señaló a El Ovallino la consternación por la trágica noticia que enluta a toda una comuna.

“Estamos muy tristes, lamentamos la muerte de este menor. Hemos colocado a disposición de la familia todo nuestro apoyo logístico para poder estar con ellos y poder apoyarlos en lo que ellos requieran”, señaló Aguirre.

Destacó que han reunido todos los departamentos que corresponden para apoyarlos y llevar a la justicia todo lo que corresponde. 

“Nosotros como municipalidad de Punitaqui no vamos a emitir ningún juicio, serán los entes de los servicios fiscales quienes tienen que esclarecer los hechos ocurridos la tarde de este martes. Por lo tanto como Municipalidad de Punitaqui nos colocamos también en su disposición para poder aportar y esclarecer los hechos que derivaron en este sensible fallecimiento del menor”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X