Crédito fotografía: 
Cedida
La celebración, que iban a realizar ayer a las 14 horas, estaba programada para unas 40 personas. Tras la llegada de carabineros los novios no aparecieron por el lugar.

Alertada por vecinos, la dueña de unas cabañas turísticas ubicadas en el sector del Hinojal sorprendió a unos arrendatarios preparando ayer un matrimonio para más de 40 personas.

Vanesa Jamet sostiene que un hombre la llamó para arrendar su propiedad durante el fin de semana para una familia.

“El viernes me llaman los vecinos que estaban instalando una carpa y llevando banquetera, cajas y cajas con bebidas alcohólicas, hasta un DJ habían contratado. Todo para realizar un matrimonio fijado para las 14 horas del viernes”, afirma la propietaria. 

Jamet sostiene que si bien ella arrienda la cabaña no lo hace para este tipo de eventos menos en pandemia, ya que las reuniones sociales en residencias particulares son con un máximo 5 personas en total.

“La persona me dijo que venía con su familia. Pero era un matrimonio para 40 personas. Lo más seguro es que me habrían tenido que multar a mí”, sostiene la denunciante.

Vanesa Jamet afirma que ella como técnico en enfermería sabe la situación sanitaria que hoy pasa el país así que no iba permitir una situación de estas características.

“Les pedí sacar todo a la gente de la banquetería, los toldos, sillas y mesas. Llamé a Carabineros para que ellos vieran esta situación y me dijeron que sacara todo afuera de la propiedad”, indica Jamet

La denunciante afirma que quien había arrendado y los novios nunca llegaron al lugar. “Alguien les avisó y sabían que era algo prohibido. Ahora me están llamando y amenazando. Carabineros me dijo que estaba bien lo que hice”, finalizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X