• A las 16:39 se hizo de noche en La Serena por 2 minutos y 15 segundos.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
No solo el día se hizo noche, también hubo un impacto perceptible sobre nuestro planeta y sus habitantes

Maravilloso. No hay palabras que describan la emoción vivida la tarde del martes en la Región de Coquimbo, donde llegaron cerca de 300 mil turistas para ser testigos de la magia del universo. 

A las 16:39 horas, el día se hizo de noche por dos minutos y 15 segundos, momento en el que reinó un silencio sobrecogedor. Varios fenómenos se hicieron presente sobre la tierra y si bien, el más percibido fue la oscuridad, existen otros dignos de mencionar. 

Baja temperatura

Es sabido que cuando la luna tapa al sol, bloquea la luz solar y cambian las condiciones meteorológicas, humedad relativa y presión. Este fenómeno fue percibido por todos los habitantes y visitantes a la zona, quienes sintieron las bajas temperaturas al momento de observar el eclipse. 

Al respecto, el meteorólogo regional Cristóbal Julia, explicó que "la temperatura desciende porque la tierra pierde aporte radiativo del sol", ya que la luna se interpone entre ambos. 

En la misma línea, desde la NASA argumentan que el descenso equivale a la diferencia de temperatura que existe entre el día y la noche en esa época del año para ese lugar.

El viento cambia de dirección

Según reveló un estudio de la Universidad de Reading, en Reino Unido, como resultado del cambio de temperatura, el aire caliente deja de elevarse desde el suelo y provoca un cambio en la velocidad y la dirección del viento.

Este fenómeno se conoce como "viento del eclipse". Los investigadores, que analizaron un eclipse parcial en Reino Unido en 2015, indicaron que el cambio en el viento es provocado por las variaciones en la "capa fronteriza", que es la zona de aire que separa los vientos altos de aquellos más cerca del suelo.

El efecto dura sólo unos minutos durante el eclipse y luego el viento vuelve a soplar como antes, cuando el sol era visible en el cielo.

Cambio de comportamiento en los animales

Mientras los humanos disfrutaban del fenómeno natural, los perros y aves se desorientaron. Y es que la mayoría de los organismos vivos tienen un reloj biológico sincronizado con el ritmo del sol, que el día de ayer sufrió una alteración.

Durante el período de oscuridad, por más breve que sea, los animales entienden que es de noche y actúan en consecuencia.

Las aves diurnas comienzan a chillar y a dispersarse en busca del nido o se agrupan y permanecen en silencio, mientras que las nocturnas inician su actividad. De hecho hay algunas arañas que desarman sus redes.

Las mascotas como gatos o perros probablemente no sientan el efecto de la sombra de la Luna, ya que como el evento es muy breve, la oscuridad no causa más que un momento de confusión para los animales domésticos.

El efecto gravitacional

Un observador en la Tierra está bajo la influencia gravitatoria de la Tierra, la Luna y el Sol.

Si tomamos en cuenta que el día del eclipse la Tierra estará a 151.4 millones de kilómetros del Sol y la Luna estará ubicada a 364.649 kilómetros de la superficie de la Tierra, y calculamos en base a la ley de Newton la fuerza que ejercen los tres (Sol, Luna y Tierra) sobre una persona de 80 kilos, veremos que en ese momento pesará unos 48 gramos menos.

Pero si miramos el efecto gravitacional que se produce porque la Luna y el Sol están ubicados en el mismo lado de la Tierra, cuando hay Luna nueva, el efecto es aún más dramático, dice la NASA.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X