• Aunque la mayoría de los alumnos apoya el movimiento feminista y sus demandas, no están de acuerdo con la toma como medida de presión para lograr sus objetivos
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Los afectados hablaron de las complicaciones que genera el paro de actividades, pues el ritmo de estudio se pierde y se retrasa la oportunidad de los estudiantes de último año de hacer prácticas en verano o de entregar sus tesis de grado a tiempo.

Ya se cumplió más de un mes desde que la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas partió con movilizaciones y diversas tomas en los campus de la Universidad de La Serena (ULS) que obligaron a la paralización de las clases, situación que ha complicado la planificación de los estudiantes, especialmente los de último año.

Esto porque desde dicha casa de estudios informaron a través de un comunicado que con el escenario actual y tras realizar las estimaciones correspondientes, el año académico 2018 se estaría extendiendo hasta mediados del mes de enero de 2019.

LEA TAMBIÉN: Mayoría de las carreras de la ULS se muestra en favor del paro pero no de la toma

Una decisión que argumentaron con una serie de antecedentes, entre los que destaca que para el 16 de mayo, -día en que comenzó la toma- se había realizado 8,5 semanas de actividades docentes, las que por normativa deben ser 16, más dos semanas de exámenes.  Sin embargo, al lunes 18 de junio quedarían por realizar 7,5 semanas de clases del primer semestre, sin considerar exámenes.

ALUMNOS AFECTADOS

Muchos miembros de la comunidad universitaria han expresado que, aunque apoyan la lucha del movimiento feminista a nivel nacional y regional, no están de acuerdo con la toma porque consideran que esta medida no es eficiente para cumplir con los objetivos trazados y cambia la planificación de los alumnos que pronto van a culminar su carrera.

Un estudiante del último año de ingeniería civil industrial que prefirió mantener su identidad en resguardo, indicó que en su caso particular se ve afectado con el paro, ya que tenía planificado culminar con todas las actividades académicas antes de finalizar en 2018.

“Yo por ejemplo hice prácticas antes de lo habitual y ya no tendría problemas en ese punto, pero tengo compañeros que están complicados porque pretendían hacer sus prácticas en verano, y ahora todo se retrasa”, acotó.

Asimismo, un estudiante de ingeniería civil mecánica formuló una opinión similar. “(…) Yo creo que en un principio en la universidad se debió haber hecho algo pero sin toma, buscar otra alternativa de protesta, y no se hizo nada de eso. Entonces yo que estoy haciendo tesis, me veo afectado directamente porque esto retrasa mi titulación y la entrega de mi trabajo, además que pensaba hacer una práctica en enero pero ahora no la voy a poder hacer”.

PADRES PREOCUPADOS

Por su parte Carmen Gloria Gálvez, madre de un estudiante de la ULS, señaló que aunque en su caso la suspensión de clases o la extensión del año académico no afecta el pago de mensualidades, lo que más le preocupa es cómo esto afecta el ritmo y los planes de los alumnos, sobre todo los de primer y último año.

“Efectivamente el pago de la mensualidad continua pero a nosotros no nos perjudica mucho eso, porque mis otros hijos ya pasaron por paros y la mensualidad se paga en año corrido igual. Para mí lo que más inquieta es que los estudiantes pierden el ritmo de estudio, especialmente los que son de primer año, ya que ellos entran con todo el ánimo, comienzan a estudiar y viene un paro, entonces los sacan de su concentración”, sostuvo.

Por otra parte, Gálvez también se refirió a los alumnos de último año, que es el caso de su hijo, porque con la toma retrasan la entrega de la tesis y muchos se quedan sin prácticas, debido a que generalmente se realizan en los meses de verano, pero si se extienden las actividades académicas hasta enero, ya no las podrían comenzar en la fecha prevista.

“Hay otras instancias para lograr los objetivos, porque ya está probado que con paros y movilizaciones jamás se logra nada”, resaltó Carmen Gloria Gálvez.  

Por su parte Henry Oñate, papá de un estudiante de castellano y filosofía, manifestó su molestia por la paralización de la universidad, ya que se retrasan los estudios y las demás actividades para los alumnos.

Además, en su caso, si se ve perjudicado monetariamente. “Ya no podemos cancelar el arancel en el banco porque se retrasó y debemos seguir esperando a que abran la universidad para poder cancelarlo, lo que suma intereses que injustamente debemos pagar”.

Por último, dijo que a muchos el paro afecta la vida familiar, porque algunos “tenemos planes de vacaciones que deben ser modificados si al final pasaran todo a julio y enero en clases”. 

LAS OPINIONES EN REDES SOCIALES 

Tras conocer la modificación del calendario académico de la ULS, un grupo de padres y alumnos se pronunciaron a través de la página de Facebook de El Día y en su mayoría rechazan las tomas, ya que aseguran que por otras vías se podría llegar a acuerdos con las autoridades.

Nelvi Rodríguez señaló que paga mensualmente la carrera de ingeniería de su hijo y le parece lamentable que no tenga clases. 

"No es justo pagar por lo que no se recibe. Si atrasan el pago se termina pagando en enero, cuando deseamos gastar ese dinero en vacaciones porquetrabajamos todo el año. Hay otras vías de llegar a acuerdos, no las tomas, la calidad de la educación se pierde enormemente con esto", relfexionó. 

Por otro lado Jessy Orrego se refirió a la complicación que viven los estudiantes que no son de La Serena y deben pagar arriendo, que por lo general es de marzo a diciembre. "Si se quedan más tiempo en el período estival los precios son por día".

Para Pilar Jorquera es injusto "para las personas que con esfuerzo vienen a estudiar y sus padres pagan con sacrificio pensión y todo lo demás, creo que se puede protestar sin pasar a lllevar los derechos de los demás". 

Igualmente opinó Odette Muñoz, quiern considera que las tomas y las marchas ya perdieron fuerza y no son tomadas muy en cuenta. 

No obstante, hay personas que si apoyan la toma, como Pedro Peter, quien afirmó que sin clases los alumnos pueden estudiar ya adelantar trabajos. "(...) En los programas de estudio de cada ramo sale todo lo que tiene que leer de forma obligatoria como complementaria", agregó. 6101i

SIN FECHA DE FINALIZACIÓN

Hasta el momento, las representantes del movimiento feminista no se han referido al fin de las movilizaciones, por lo que no se tiene fecha precisa para retomar las actividades normales en la universidad. 

Cabe recordar que quienes se manifiestan a favor de la toma de la ULS han declinado referirse a sus demandas con El Día, pese a los reiterados intentos para obtener sus declaraciones. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X