• Las apoderadas acusaron que el Mineduc atenta contra la Ley de Inclusión Escolar, ya que sus hijos no cuentan con las mismas oportunidades que todos para sacar adelante sus estudios.
  • Las apoderadas acusaron que el Mineduc atenta contra la Ley de Inclusión Escolar, ya que sus hijos no cuentan con las mismas oportunidades que todos para sacar adelante sus estudios.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Hasta las oficinas de diario El Día llegaron apoderadas de niños ciegos y con baja visión, además de la presidenta de la agrupación “Acaluces”, denunciando que este año el ministerio de Educación no mandó a hacer libros especiales que cubran toda la demanda de la población, además, señalaron que la falta de dicho material va en dirección contraria a la de la Ley de Inclusión Escolar y que “recién” se dieron cuenta de esta situación que se había repetido de manera sistemática años anteriores. Desde el otro lado, la seremia de Educación se pronunció y admitió el problema, no obstante, desde el organismo manifestaron que la responsabilidad es del Gobierno anterior.

Con un sentimiento de frustración, desilusión y de discriminación por parte del Ministerio de Educación (Mineduc) llegaron apoderadas y madres de niños ciegos a las oficinas del diario, acusando que no les llegaron los textos escolares correspondientes a este año, perjudicando la educación de sus pequeños y cuestionando la Ley de Inclusión Escolar.

Carmen Gloria Tapia, madre de un niño ciego que cursa cuarto básico y presidenta de Acaluces La Serena, agrupación de niños y niñas, familiares, amigos y profesionales con y para la discapacidad visual, dijo que le comunicaron en abril de este año, que el Mineduc no entregó los libros porque hubo modificaciones en las unidades curriculares, es decir, porque cambiaron el formato de los textos, “y ya vamos en más de la mitad del segundo semestre y aún no nos entregan ninguna solución”.

“Ya vamos en más de la mitad del segundo semestre y aún no nos entregan ninguna solución”. –Carmen Gloria Tapia, presidenta de Acaluces La Serena.

Alonso, niño ciego que cursa quinto básico, ha tenido muchas dificultades para estudiar porque no puede hacer las tareas en clases sin que le dicten, “por lo que no puede ser autónomo en su colegio porque los libros que usan son en tinta, es decir, los convencionales”, consignó Giselle Muñoz, su madre.

La madre además señaló que los profesores de Alonso han tenido que adaptarse, ya que ninguno sabe braille y deben hacerle la mayoría de las pruebas oralmente. 

NO ES LA PRIMERA VEZ

Giselle Muñoz añade que esta situación pasa año a año, salvo que ahora se dieron cuenta.

Consuelo Martínez, madre de Emilia, niña no vidente que cursa tercero básico, señala que antes no se había dado cuenta de que los libros llegaban tarde, ya que su hija iba en un colegio inclusivo y tenían mucho material para personas ciegas, “pero ahora que integré a Emilia a uno tradicional, me he percatado que no tiene las herramientas suficientes para poder estudiar y hacer las tareas”.

“Ahora que integré a Emilia a uno (colegio) tradicional, me he percatado que no tiene las herramientas suficientes para poder estudiar y hacer las tareas”. –Consuelo Martínez, apoderada y madre de niña no vidente.

La presidenta de Acaluces enfatizó que esta situación constituye una vulneración a la Ley de Inclusión Escolar, ya que esta debe entregar las condiciones para que los niños y niñas, jóvenes y adultos que asisten a colegios que reciben subvención del Estado puedan recibir una educación de calidad “y aquí no se está cumpliendo”.

Tapia señaló que la situación la ha acusado con el Departamento de Educación de la Seremía y le han dado como respuesta que le pueden entregar textos de años anteriores, sino, el actual a tinta. Cosa que no le sorprendió, ya que según manifestó, la mayoría de los libros que está acostumbrada a ver son de años previos al 2014.

No obstante, dice que le dijeron que no se preocupe, ya que las gestiones para obtener la edición 2019 ya está en trámite. 

Luis Tello, seremi de Educación, señaló que el Gobierno anterior no consideró los tiempos suficientes para realizar la confección de los textos, “los cuales se demoran hasta un año”.

“Cabe señalar que el gobierno anterior no consideró los plazos necesarios para realizar los proceso de confección de estos textos”. –Luis Tello, seremi de Educación.

Explicó además que los libros son elaborados a partir de los ejemplares tradicionales que se entregan a todos los alumnos de colegios públicos y particulares subvencionados, y que actualmente ya se cuenta con la firma del convenio que concretará la entrega de libros en 2019.

Por último, Tello detalló que para el próximo se cubrirá completamente a los niños que requieran los textos en braille, “lo que es un buena noticia ya que hasta el año pasado no se cubría a todos”, y que además, para el 2019 se entregarán materiales para la enseñanza de estudiantes con discapacidad auditiva.

NO ES UN HECHO AISLADO

Carmen Gloria agregó que esta situación no solo es parte de un problema regional, sino que también nacional.  Señala que la agrupación tiene socios que han emigrado a distintas regiones, principalmente Iquique y Punta Arenas, “y desde allá me han aseverado que tampoco les han llegado los correspondientes textos escolares”.

La presidenta de la agrupación agregó que también ha tenido un contacto sostenido con profesores de colegios para ciegos ubicados en Santiago “y me han dicho lo mismo, los textos tampoco están disponibles”.

EL OBJETIVO ES GENERAR UN PRECEDENTE

Con un sentimiento de frustración que se le notaba a distancia, la presidenta señaló que presentará un recurso de protección en contra del Ministerio de Educación por no entregar los libros y por no hacerse cargo de este problema.

Para Giselle Muñoz, es importante que esta situación se haga visible para que la gente sepa que “el mismo Ministerio no está cumpliendo con la Ley de Inclusión, aquí hay alguien que no está haciendo su pega y debe ser sancionada”. 

“El mismo Ministerio no está cumpliendo con la Ley de Inclusión, aquí hay alguien que no está haciendo su pega y debe ser sancionada”. -Giselle Muñoz, apoderada y madre de niño no vidente.

Por último, Claudia Gómez, también madre de un niño ciego, agregó que el recurso de protección que presentarán el lunes es para marcar un precedente para que esta situación no vuelva a ocurrir, ya que asume que los textos ya no llegaron y si es que llegasen a estar disponibles este año, no servirá de casi nada porque ya perdieron la educación de todos los meses anteriores.

“Nuestro objetivo es que nuestros niños tengan una educación de calidad y que vayan a la par con sus compañeros que sí pueden ver”. -Claudia Gómez, apoderada y madre de niño no vidente.

“Nuestro objetivo es que nuestros niños tengan una educación de calidad y que vayan a la par con sus compañeros que sí pueden ver”, puntualizó. 6401i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X