• Campus de la Universidad de La Serena amanecieron ayer rayados con frases ofensivas hacia las autoridades y estudiantes de ingeniería.
  • Campus de la Universidad de La Serena amanecieron ayer rayados con frases ofensivas hacia las autoridades y estudiantes de ingeniería.
  • No solamente frases que insultaban a diferentes actores de la casa de estudio dañaron el inmueble, sino que también desparramaron pintura negra sobre la fachada.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Ya se cumplieron más de 70 días desde la toma de las dependencias universitarias por parte del movimiento de la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas. Y tras el pronunciamiento del pasado miércoles de entregar la sede Ignacio Domeyko, esta amaneció el día de ayer con pintura negra derramada en su fachada y escritos referidos a “El movimiento no se vende”.

Varios campus de la Universidad de La Serena (ULS) amanecieron llenos de rayados con frases ofensivas hacia las autoridades y estudiantes de ingeniería, además de paredes llenas de pintura, tras el acuerdo que esta semana se firmó para entregar la dependencia de la casa de estudios.

Un equipo de El Día constató la situación al recorrer varias sedes de la ULS, entre ellas el campus Ignacio Domeyko -donde se desarrollan las carreras de ingeniería-  y el Isabel Bongard, donde están la mayoría de pedagogías y estudios de diseño.

El pasado miércoles un grupo de padres de los alumnos de la emblemática casa de estudios, acompañados con el diputado (UDI) Juan Manuel Fuenzalida, se reunieron en la Plaza de Armas de la ciudad para anunciar las posibles medidas judiciales que emprenderán, de manera que la universidad vuelva a sus actividades normales y los estudiantes puedan regresar a clases tras más de 70 días de toma. 

Cabe mencionar que ese mismo miércoles en la noche, los estudiantes de las carreras de Ingeniería firmaron un acuerdo para finalizar la toma y entregar las dependencias del campus donde hacen clases.  Sin embargo, un grupo de manifestantes anunciaron que seguirán con las movilizaciones y que "el paro continuará de manera indefinida".

No se puede dejar de mencionar que el equipo de El Día ha intentado conversar en varias oportunidades con quienes han organizado el movimiento, no osbtante, se han rehusado a hablar en todas estas ocasiones. 

El seremi de Educación, Luis Tello, explicó que la diferencia radica en que una toma establece que ningún funcionario puede ingresar al recinto, mientras que el paro implica que se puede ingresar pero que no se podrá funcionar de manera normal. No obstante, destacó que próximamente los directores de carrera se reunirán para ver posibles soluciones y que “será decisión de ellos si hacen clases”.

FALTA INFORMACIÓN

El diputado Juan Manuel Fuenzalida manifestó que se está desarrollando un “diálogo de sordos”, donde “lamentablemente” el Consejo Académico no tiene un interlocutor válido para negociar y que “vemos que la federación de estudiantes tampoco tiene un rol activo que represente este movimiento, lo que hace muy difícil que se pueda llegar a un acuerdo”.

Señala que esto hace que toda la información sea confusa y que se genere incertidumbre en el alumnado, en los padres, docentes y funcionarios.

“La verdad es que es bastante compleja la situación cuando nadie sabe nada, siendo que la única información que se maneja es que hoy no hay clases y que no hay para cuando volver”, dijo.

El parlamentario explicó además que los rayados en la fachada de la universidad tienen directa relación con lo que se había evidenciado anteriormente, donde alumnos que no estaban a favor de la toma fueran atemorizados por quienes lideran el movimiento.      

“Es bastante compleja la situación cuando nadie sabe nada, siendo que la única información que se maneja es que hoy no hay clases y que no hay para cuando volver”. –Juan Manuel Fuenzalida, diputado UDI.

MEDIDAS LEGALES



De acuerdo a lo precisado por el diputado Fuenzalida en la reunión con los padres, se plantean varias alternativas para presentar recursos ante la justicia. Uno es un recurso de protección para que la universidad vuelva a la normalidad, y el otro es una demanda colectiva o individual de cumplimiento forzado del contrato más la indemnización de prejuicios que corresponde "sea vía lucro cesante por los alumnos que trabajan en el verano o por daño emergente, por aquellos que van a tener que pagar por la extensión del periodo universitario".

En ese contexto enfatizó en que no está en contra del movimiento, pero recalcó que también “se debe respetar el derecho de todos aquellos alumnos que quieren estudiar y de los apoderados que se están sacando la cresta para que sus hijos sean profesionales, por lo tanto, también deben tener voz aquellos que hoy quieren que les respete el servicio por el cual están pagando”.

LA ANGUSTIA SE MANTIENE

No obstante, el hecho que el paro continúe significa que las clases aún no se reanudarán, por lo que la preocupación señalada por una de las madres reunidas con el parlamentario durante la semana seguirá de manifiesto.  

Sofía Yáñez expresó que es un tema que le preocupa bastante, ya que cree que los profesores querrán salir de vacaciones en enero y que pasarán la materia lo más rápido posible “y a los chicos los van a reventar”.

Otro ejemplo es el de otra madre, Evelyn Contreras, quien tiene una hija que estudia pedagogía y considera que es urgente que las clases puedan retomarse, ya que los alumnos que quieren continuar las clases “no es justo que se vean afectados por la situación”.

Cree que el petitorio que ha presentado la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas es válido, pero señala que este tipo de manifestaciones no es la forma para lograr las mejores condiciones que demandan.

Comenta que su hija está perdiendo tiempo y clases y que se quedará sin vacaciones, por lo que se quedará sin descanso y no podrá trabajar en ese período, “entonces esto complica el tema de los estudios pero también a las familias involucradas”.

“Dejamos claro que nuestra movilización sigue en pie con más fuerza que nunca, ya que el protocolo aún no es aceptado, siendo el decano de ingeniería quien menos interés ha mostrado por avanzar en las conversaciones” –Comunicado de la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas.

INGENIERIA SE DEFIENDE

“Se venden ingenierías desde 40 a 65 UF”, fue uno de los escritos que se encontraron en la sede de la ULS que concentra a las carreras de ingeniería. Aludiendo que quienes son parte del recinto son unos vendidos por deponer la toma.

En la relación a esto, diversos estudiantes de la sede -que quisieron mantener sus nombres bajo anonimato por posibles represalias en contra de ellos por parte de la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas- opinaron respecto al hecho.  

Según consignaron, la gran mayoría de los estudiantes nunca apoyó la manifestación que se dio haciendo toma los establecimientos, pero que cerraron las puertas de la sede Ignacio Domeyko únicamente para que las mujeres de la asamblea, o de quienes participan de las constantes manifestaciones, no ingresen a la sede.

“Preferimos tomarla nosotros antes que ellas”, aclararon.

Señalan también que muchas veces estuvieron a favor de lo que demandaban, sin embargo, a medida que fue pasando el tiempo consideraban que las medidas que tomaban eran cada más extremas, por lo que “fue perdiendo el sentido poco a poco”.   

No pudieron dejar de manifestar su preocupación, señalando que gran parte de las personas que han liderado el movimiento desde la sede Isabel Bongard ni si quiera pertenecen a la ULS “y que algunos ni estudian”.

Por último, manifestaron que quieren regresar a clases lo antes posible y que al no contar con una información oficial por parte de la universidad no pueden planificar su año. Además, señalaron que la situación no les permitirá trabajar en temporadas estivales, cosa que algunos necesitan hacer para ayudar a sus familias. 6401i

“Hago un llamado a este movimiento de mujeres autoconvocadas que piden respeto pero que al mismo tiempo son intolerantes, a que respeten a quienes quieren volver a sus clases”. –Luis Tello, seremi de Educación.   

RESPETA PARA QUE TE RESPETEN

El seremi de Educación, Luis Tello, enfatizó en que ha desarrollado un seguimiento completo de la situación que está viviendo la Universidad de La Serena y definió como “lamentable” como amanecieron las dependencias de la casa de estudios de la cual él también fue parte.

“Como seremi condeno este tipo de situaciones como el rayado de muro de inmuebles históricos y hago un llamado a este movimiento de mujeres autoconvocadas que piden respeto pero que al mismo tiempo son intolerantes, a que respeten a quienes quieren volver a sus clases”, sentenció.   

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X