• La autoridad señaló que efectivamente la gratuidad en los establecimientos con copago más alto se irá dando de forma gradual, pero dijo que esperan que el 90% de los establecimientos ya esté cubierto en un par de años.
    La autoridad señaló que efectivamente la gratuidad en los establecimientos con copago más alto se irá dando de forma gradual, pero dijo que esperan que el 90% de los establecimientos ya esté cubierto en un par de años.
  • Quiroga aseguró que confían en lograr culminar con la tramitación en el Congreso de esta normativa este año.
    Quiroga aseguró que confían en lograr culminar con la tramitación en el Congreso de esta normativa este año.
Crédito fotografía: 
Andre Cantillanes
La autoridad se refirió a los cuestionamientos que ha despertado la reforma educacional pero hizo un llamado a que el debate sea “un poco más fino” pues a su juicio muchas veces “se hacen caricaturas que nunca están bien que se hagan de ningún lado”

Agitadas, por decir lo menos, están las aguas en el ministerio de Educación y cómo no si están llevando adelante cambios trascendentales a raíz de la reforma educacional, proyecto considerado clave dentro de la administración de la Presidenta Michelle Bachelet.

Y estas profundas transformaciones ya se están haciendo sentir en la región. Hace algunos días el seremi de esta cartera, Pedro Esparza, anunció que en el marco de la Ley de Inclusión, el 30 de junio vence el plazo para que los establecimientos particulares subvencionados comuniquen la decisión a sus apoderados de si se convertirán en personas jurídicas sin fines de lucro o si pasarán a ser particulares pagados. El hecho es que al 31 de diciembre de este año todos deberán tener definida su situación.

Por otra parte, el próximo año la región de Coquimbo será una de las 4 del país en las que se comenzará a implementar la selección aleatoria de los colegios para los cursos de prekinder, kínder, primero básico, séptimo básico y primero medio, donde los apoderados deberán hacer una postulación vía web para poder acceder a algún recinto escolar.

Y esta semana la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, llegó hasta la zona para anunciar una iniciativa de adelantamiento del proceso de desmunicipalización de los colegios, cuyo proyecto de ley aún se discute en el Congreso, pero que esperan llevar a cabo en los próximos años. Coquimbo y Andacollo serán los pioneros en la zona y con los que se comenzará a trabajar para allanar el camino.

Pero esta reforma no ha estado exenta de críticas durante su discusión, no solamente de los sostenedores de los establecimientos, sino que desde los apoderados y de personalidades de la política. Quiroga hace frente a estos dichos señalando que efectivamente se trata de un proceso complejo, pero indica que no entiende los cuestionamientos toda vez que se ha logrado avanzar desde la educación preescolar hasta la educación superior implementando, por ejemplo, un mayor número de salas cunas y jardines infantiles, CFT, universidades estatales y la gratuidad de la educación para miles de familias.

Por ello, asegura, no concibe que exista quienes quieren cambiar este proyecto y señala que confía en que en el Congreso se pueda lograr este año la aprobación de esta reforma que a su juicio cambiará la cara y mejorará la calidad de la educación. De todo lo que ha sido este proceso, con sus altos y bajos, conversa la subsecretaria.

-¿Siente que fue caótico el traspaso que se ha dado en el marco de la ley de inclusión, porque la gente en principio pensó que iba a quedar fuera, que iba a ser muy complicado encontrar colegio?

“En términos generales esto ha ido transcurriendo de manera bastante ordenada, los establecimientos se han ido sumando, se han ido traspasando, tanto a gratuidad como a ser sin fines de lucro. Obviamente hay muchas inquietudes por parte de los sostenedores, que obviamente son parte de nuestra preocupación y es por eso que hemos sostenido reuniones prácticamente con todos ellos, hemos desplegado a lo largo de todo el país oficinas especiales de atención”.

-Pero ¿Usted esperaba que todos los colegios se transformaran en sin fines de lucro, de manera de  vincularse con lo que quería el gobierno?

“Varios de ellos lo han hecho, efectivamente todavía tenemos que trabajar más intensamente en algunos territorios. Yo diría que en el sur en general esto va avanzando de manera bastante ordenada. En el norte tenemos algunas ciudades, que no son de esta región, en donde estamos intensificando el trabajo, porque son regiones que además genuinamente tienen ciertas particularidades que tenemos que obviamente abordar. Eso hoy día está funcionando bien, pero obviamente es algo que el ministerio monitorea de manera permanente”.

-Usted advierte una cierta soberbia en los colegios de decirle a sus apoderados o a través de avisos en los diarios “usted vea lo que va a hacer, porque nosotros el otro año vamos a cobrar”…

“Yo creo que efectivamente hay algunas situaciones que se han dado de esa naturaleza, pero la verdad es que en el grueso del país esa no ha sido la realidad. Yo diría que los equipos y yo en lo personal, hemos estado en reuniones con los sostenedores y la verdad es que ellos genuinamente tienen inquietudes, que probablemente cualquiera de nosotros las tendría estando en su posición. Nuestra labor obviamente es despejarlas, dar seguridades respecto al proceso, pero en general hay mucho compromiso también, o sea, efectivamente quizás este proceso tiene una complejidad, porque hay que hacer muchas cosas para lograr avanzar en la dirección que la reforma apunta, pero también hay muchas ganas de querer sumarse y está muy dimensionado el hecho de que el país tiene que dar el paso de lograr constituir a la educación como un derecho”.

-Ahora, subsecretaria, pero con una mano en el corazón ¿Usted cree que si esos apoderados optan por quedarse en ese colegio particular su educación va a ser mucho mejor que si se va a uno que tiene que pagar menos o va a ser gratis?

“Hay un tema cultural ahí muy de fondo. La gente efectivamente piensa que por el hecho de que sea gratis a veces es de menor calidad y la verdad es que eso no es así. De hecho la evidencia lo muestra”.

-¿Eso puede ser un chantaje de los colegios particulares, de decirle si usted se queda acá va a tener una mejor educación?

“Obviamente es el tipo de relato que no queremos que se masifique. Nosotros creemos que aquí tenemos establecimientos gratuitos que son tremendamente buenos, a veces en las regiones los que marcan los primeros lugares no necesariamente son los establecimientos más caros, pero también sabemos que hay un trabajo y un proceso que tenemos que desarrollar como ministerio de Educación que es un proceso cultural”.

-¿En qué sentido?

“O sea, hoy día hay muchos elementos que forman parte de nuestro paisaje de fondo. Por ejemplo, por mucho tiempo en nuestro país y yo todavía creo que mucha gente lo sigue creyendo, parece obvio que un niño con 4 años de edad se le pregunte el nivel socioeconómico de la familia o lo hacen ver cómo se comporta en una sala de clases para ver si merece o no entrar a un establecimiento, se le hace pruebas o test. La gente está acostumbrada a eso, pero eso no es normal, es parte de nuestro paisaje pero no es normal, es decirle a un niño de 4 años si merece o no entrar en un establecimiento. Otro elemento también muy arraigado es esta idea de que porque es gratis es sinónimo de malo y no es así”

-Pero fíjese que si uno es ingenuo y se guía solamente por el tema de recursos, lo más seguro bajo esta ingenuidad es que estos colegios particulares se van a quedar sin matrícula, porque la gente va a preferir la gratuidad…

“En nuestra estimación el país efectivamente no tiene un nivel socioeconómico tal como para que las familias puedan sostener lo que significa el costo de un establecimiento particular pagado que no recibe subvención del Estado. Hoy el Estado entrega del orden de los 100 mil pesos por estudiante a cada establecimiento y sin son vulnerables eso puede variar entre 80 mil y 130 mil pesos por estudiante. Ese es el aporte del Estado, de verdad que no son 40 mil pesos, estamos hablando de más de 100 mil pesos”.

-Que ahora van a dejar de percibir los que serán particulares pagados…

“Efectivamente y de aquí al 2019 los recursos se van a incrementar también del orden de un 20%, por lo tanto, no es menor la cantidad de recursos con los cuales los establecimientos financiados por el Estado van a empezar a contar y esos recursos obviamente van a ir directo a mejorar la calidad de la educación”.

-¿Siente que fue un error creer que si la gente seguía en estos colegios que iban a pasar a particulares pagados el cambio iba a ser gradual, que era lo que la gente entendió en principio, que no iba a ser de inmediato?

“Efectivamente hay algunos establecimientos que han comenzado con ese proceso y nosotros estamos conversando con ellos. Creo que muchos de ellos a veces hacen un análisis económico desde el punto de vista local, piensan que van a ser capaces de sostenerlo, pero hay ciudades que no resisten más de 4 o 5 establecimientos particulares pagados y, por lo tanto, justamente a lo que los estamos invitando es a mirar un poco más allá de su propia realidad, porque obviamente las familias se mueven, los aumentos que podría implicar son enormes”.

-¿Hay algunos que se han arrepentido?

“Nos ha pasado que muchos sostenedores, porque la ley efectivamente tiene sus complejidades, en el sentido que tiene mucha información, que se han adelantado a la decisión sin haber hecho adecuadamente los análisis internos. Cuando nosotros nos hemos sentado con ellos muchos se han arrepentido de haber anunciado los cambios y se han echado para atrás con la decisión, porque justamente se dan cuenta que la ley sí cubre lo que ellos quieren financiar. Pero eso es parte del proceso que nosotros estamos desarrollando. Ahora, efectivamente y probablemente va a haber gente que ese análisis le puede dar un poco lo mismo y que su tema más bien es hacer un punto de discusión. Nosotros creemos que aquí lo importante es que hay que hacer prevalecer el bienestar de la familia y de los niños”.

 

SE AGOTAN LOS TIEMPOS

-Usted habla de los tiempos, pero al gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet también se le está acabando. ¿Cree que finalmente van a lograr sacar el proyecto este año?

 “Como Ejecutivo obviamente estamos con toda la energía para sacar adelante los compromisos de la Presidenta que aún están en el Congreso, que son principalmente la desmunicipalización y el proyecto de ley de educación superior. Nosotros creemos y estamos trabajando en eso, que eso va a ocurrir este año, sumado al fortalecimiento de las universidades estatales”.

¿Le tiene temor a los planteamientos de los candidatos presidenciales, fundamentalmente de Sebastián Piñera, que dice que una de las primeras cosas que hará si llega a La Moneda es modificar estos cambios que ustedes están impulsando?

“Respecto al tema de los candidatos, bueno, creo que primero es súper bienvenido que todos pongan claramente, de manera transparente sus posturas frente a la ciudadanía, son ellos los que finalmente tienen que tomar una decisión y  mientras más informada sea mejor. A nosotros nos parece que la reforma es enorme, va de educación parvularia a educación superior  y cuando alguien dice que está en contra de la reforma yo pregunto en qué está en desacuerdo ¿En que hayan 100 nuevas salas cunas en Coquimbo, con 2.300 niños nuevos?, ¿Contra el CFT estatal que va a entrar en funcionamiento el 2018? ¿En que tenemos 4.700 estudiantes con gratuidad el año pasado y más 3.400 en lo que va de este año? Cuando alguien me dice que está en contra, yo de verdad invito a que la gente también se haga la pregunta ¿de qué está en contra?

-¿Es una campaña del terror a su juicio?

“Creo que efectivamente se hacen caricaturas que nunca están bien que se hagan de ningún lado. La reforma son más de 100 medidas que se han empujado, la ministra además nos ha mandatado su implementación que hoy día está beneficiando directamente a la gente y creo que hay que ser más responsables con ese tipo de aseveraciones. Cuando alguien dice, bueno no quiero seguir avanzando en gratuidad, después se reculó, y manifestó que al parecer sí se va a resguardar al menos lo que hoy día existe”.

“Bueno, yo le quiero decir a la gente que el sexto decil, que es el paso que ahora viene, son personas que en promedio por hogar están del orden de los 200 mil pesos, entonces, que alguien me diga cómo una familia con dos hijos en la educación superior va a financiar eso. Me pueden decir está bien, existen becas, pero resulta que uno aumenta las becas y de la misma manera aumentan los aranceles, entonces el copago de las familias y el nivel de endeudamiento sigue siendo igual. Yo me alegro que el debate se dé de frente, transparente, pero también obviamente el llamado al debate en la reflexión que se un poco más fino, porque esto de decir que uno está en contra de la reforma ¿bueno, qué no le gusta? ¿El CFT, la universidad estatal?

-Pero también hay fuego amigo, porque se dice que el PC golpeó la mesa y exigió el tema del CAE…

“Eso es algo que el Ejecutivo comprometió ya hace muchos meses atrás, así que en ese sentido la ministra ya lo había dicho antes, no hubo diferencias entre lo que planteó el día martes, que fue el día de la sesión, donde se dio la situación del rechazo en la comisión versus lo que ocurrió posteriormente en la sala, así es que en ese sentido los compromisos del Ejecutivo han sido siempre claros y estamos trabajando fuerte en el Congreso para que todos aquellos puedan materializarse. Ese es un trabajo co gestionado en el fondo del Ejecutivo con los parlamentarios y hoy la verdad es que yo creo que lo que ocurrió el día lunes con la votación es tremendamente importante porque gana Chile. Hay que quedarse con eso, el hecho de poder poner como ley permanente la gratuidad, que no quede solamente en ley de presupuesto, es lo valorable”.

-Pero ¿Teme que se le acabe el tiempo y no lo logren concretar?

“Nosotros tenemos un cronograma de trabajo que lo tenemos que concordar con el congreso, pero confiamos en que finalmente la gente va a ganar con aquello”.

 

 GRATUIDAD O NO GRATUIDAD
-Representantes de la FIDE regional publicaron un aviso en este medio señalando que la gratuidad que se promete no es tal y da un ejemplo de un caso de colegio con copago alto que llevaría muchos años llegar a ser sin costo. ¿Qué le responde?
“El proyecto de ley plantea que el avance en gratuidad es gradual. A nivel nacional el copago promedio es del orden de los 12 mil o 13 mil pesos. ¿La ley cómo funciona? a medida que el Estado aumenta los recursos entonces se va reduciendo el copago de los apoderados en igual magnitud y no solamente en igual magnitud, porque muchas veces estos colegios pagan algunos estudiantes, no todos, y el Estado cuando aumenta los recursos lo hace por todos los estudiantes”.
-Se va a llegar a eso…
“A medida que nosotros vayamos cubriendo esa diferencia, prácticamente el grueso de los establecimientos va a quedar cubierto. Pero solamente del orden de 500 establecimientos del país son de copago más alto y efectivamente nos vamos a demorar más tiempo en que ellos se incorporen. No olvidemos que si un establecimiento tiene del orden de 80 mil pesos de copago, si hoy el estado está entregando 100 mil 0 130 mil por estudiante, eso significa aumentar en 80 mil esos recursos y obviamente eso es algo que, responsablemente lo digo, no va a ocurrir en el corto plazo, eso lo tenemos que ir avanzando gradualmente, porque el avance es en la medida que podemos sostenerlo para siempre”.
¿Pero afectará a la gran mayoría a su juicio entonces?
“Yo prefiero mirar el vaso medio lleno y en ese sentido se dará en el grueso de los establecimientos, dado que el copago promedio es de 13 mil pesos, prácticamente el 90% de los establecimientos gratuitos va a estar en un par de años más en esta situación y el resto de los establecimientos, en vez de pagar 80 mil, van a estar pagando mucho menos”.

 

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X