Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
La semana pasada se dio a conocer el informe de la ONU sobre la crisis climática y sus consecuencias en los próximos 10 años. Documento que estima que si las temperaturas globales aumentan 2 ºC, el nivel de los océanos subirá cerca de medio metro en el siglo XXI.

Un aumento del nivel del mar y mayor frecuencia de marejadas son parte de las consecuencias que el cambio climático podría desencadenar en las playas, así lo señala el informe dado a conocer el pasado lunes 9 de agosto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, el más importante divulgado desde 2014.

En el documento se señala que el nivel global de los océanos ha aumentado unos 20 cm desde 1900, y el ratio de crecimiento se ha casi triplicado en la última década.

De esta manera, si las temperaturas globales aumentan 2 ºC, el nivel de los océanos subirá cerca de medio metro en este siglo. Y seguirá aumentando hasta casi dos metros para 2300, el doble de lo que el IPCC vaticinaba en 2019. Por lo mismo, los científicos no pueden descartar un aumento del nivel de las aguas de hasta dos metros para 2100.

 

Impacto en la costa

Carolina Vega, bióloga marina y Coordinadora local del Proyecto GEF Humedales Costeros en la Región de Coquimbo, explica que “se prevé que aumente el nivel del mar principalmente por el derretimiento de los hielos y glaciales, lo que impacta al ciclo hidrológico. Como consecuencia, se incrementarán las temperaturas agudizando la aridez y la desertificación. Además, van a disminuir la cantidad de lluvias, pero cuando existan van a ser eventos extremos como aluviones”.

En este punto, agrega que también habría un aumento de la erosión costera, por múltiples factores. “Esto va a derivar en que disminuyan las playas, por los eventos extremos, por las inundaciones y eso es sumamente complejo, porque hemos modificado las cuencas. Lo anterior, disminuye la posibilidad de que llegue sedimento o el aporte de sedimento de las cuencas hacia las zonas costeras. Es algo que podemos ver incluso en la Avenida del Mar, cuando las marejadas llegan más cerca de la ciudad, que no se veía antes”.

 

Estrategias

El Doctor Carlos Gaymer, académico de la Universidad Católica del Norte (UCN) y científico asociado al CEAZA, indicó que junto al aumento de la temperatura hay una mayor frecuencia e intensidad de grandes fenómenos tipo marejadas, que ocurren en el océano y afectan a la costa, lo que significa que hay zonas donde el mar le ha ganado terreno al continente.

Para reducir su impacto, el profesional comenta que es necesario crear Áreas Marinas Protegidas (AMPs), que son grandes  captadoras de CO2 atmosférico.

“Protegen la costa, a sus comunidades de las tormentas, y a las especies que migran. Son los mejores amortiguadores frente a la amenaza del cambio climático”, aseguró.

En tanto, la doctora Práxedes Muñoz, oceanógrafa de la UCN, hizo un llamado a tomar conciencia sobre nuestras acciones.

“Debemos pensar cual es nuestro rol como país en este tema. Somos un país pequeño, pero grandes consumidores. Es hora de que nos eduquemos en estas temáticas, que entendamos cual es nuestro rol como ciudadanos y qué podemos hacer para reducir las emisiones”, expresó.

En la misma línea, Julio Vásquez, Doctor en Ciencias en Ecología, resaltó que somos un país que vive de la explotación y exportación de los recursos naturales, por lo que una mejor estrategia es aumentar su valor agregado y consecuentemente disminuir las emisiones de contaminación. “Debemos generar Políticas Públicas que nos permitan a nivel país, disminuir las emisiones y mejorar nuestros ecosistemas”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X