Crédito fotografía: 
El Día
Volvieron las críticas a la policía por el desprolijo trabajo que habrían realizado durante el largo tiempo que permaneció desaparecida, señalando que si dos menores no encuentran los restos, nunca la hubiesen encontrado.

Un gran número de personas junto a sus familiares, llegaron hasta el Cementerio Municipal de La Serena para despedir los restos de María José Zambra Cortés, la joven madre de 30 años de edad que había desaparecido hace un mes y medio, cuyo cuerpo fue encontrado descuartizado bajo el Puente El Libertador en La Serena.

Se trató de una emotiva despedida donde sus familiares le dieron el último adiós, juramentándose que harían todo lo posible para que se diera con él o los responsables que le dieron muerte de una forma tan cruel.

El viaje de despedida comenzó en Coquimbo, ya que los restos habían sido trasladados a ese centro asistencial, por lo que iniciaron la caravana de regreso a La Serena para sepultarla en el Cementerio Municipal, no sin antes realizar una vuelta por la población en la que vivía junto a sus hijos y sus padres en La Antena.

Durante las exequias la familia nuevamente apuntó sus críticas a la policía indicando que no hicieron un buen trabajo de investigación y “si no hubiese sido por unos niños que encontraron el cuerpo ellos nunca la hubiesen encontrado”, señalaron.

Por eso, mencionaron que no se quedarán tranquilos hasta que se dé con los responsables de tan brutal muerte que le dieron a María José Zambra y exigieron que la policía haga un trabajo serio.

“No queremos que esperen a que nosotros busquemos a los responsables como pasó cuando María estaba desaparecida y tuvimos que buscarla por todas partes”, afirmaron.

El dolor

Durante el funeral, se vivieron momentos de dolor e impotencia por lo ocurrido y en cuanto llegaron los restos de María José al cementerio su madre Judith Cortés Rojas, rompió en un llanto desconsolado y se aferró a sus hijas y parientes.

La escena fue conmovedora durante todo el proceso de entierro y se lamentaron de que no les permitieran velarla, sino que solo les dejaron llevarla directo al cementerio, argumentándoles que  los restos ya estaban en un avanzado estado de descomposición.

Fue un cúmulo de emociones e impotencia que se manifestaron en el camposanto y a viva voz sus más cercanos se comprometieron a cuidar de sus hijos y a no abandonarlos nunca, puesto que dejó dos pequeños, uno de siete y otro de once años que permanecen a cargo de una de las hermanas de María José.

Justicia, nada más

Los familiares de la víctima, en los últimos días han insistido en que no buscan ningún tipo de venganza, sino que se haga justicia nada más, por lo que esperan que se encuentre a quien la asesinó y se conozca toda la verdad.

Consultados si tienen alguna teoría de lo que pudo haber ocurrido o si alguien que la víctima conociera tendría participación, señalaron que ignoraban completamente qué pudo haber ocurrido,  ya que por lo que ellos saben, María José no tenía enemigos y que, por lo demás, era una persona que salía poco, por eso están contrariados y no entienden en qué momento alguien pudo haberla atacado o secuestrado.

Las vecinas

Algunas vecinas consultadas, coincidieron con lo planteado por la familia, indicando que era una persona tranquila, poco conversadora, algo seria y tampoco podían entender la suerte que corrió la joven.

Una de ellas, que solo se identificó como María, señaló que “la veíamos siempre con sus hijos, era bastante casera y cuando trabajaba lo hacía de temporera igual que su mamá”.

También señalan que la afectó mucho el hecho de que se le muriera una hija como a los ocho meses de haber nacido, que eso la hizo sufrir mucho y que desde entonces se había comportado mucho más seria de lo que era.

La hermana menor

La hermana menor de María José, Maricel Zambra Cortés, la recuerda con emoción y señala que si bien “era un poco enojona, pero a la vez amorosa y le gustaba ver todo limpio en la casa. No podía ver la cocina sucia, se enojaba cuando uno hacía huevos fritos y saltaba el aceite, decía ‘no me manches la cocina’, eso no le gustaba”.

Agrega que esta situación tan terrible que han debido enfrentar los ha dejado muy mal, “porque no solamente la mataron, sino que la descuartizaron, no pensaron si ella tenía hijos o familia, fue una maldad lo que hicieron, no pensaron en nada más, no tuvieron corazón con ella. Estamos muy  mal como familia, esperamos que se haga justicia, que encuentren a él o los que la mataron, porque no se sabe nada”.

Sus otras hermanas recuerdan que  siempre estaba preocupada de sus dos hijos y que la tuvieron cerca y no encuentran explicación a lo que le ocurrió.

Desaparecida

Según los antecedentes entregados por la familia, la última vez que vieron a María José fue el día 29 de agosto, oportunidad en que fue a dejar a sus dos hijos al colegio, tal como lo hacía todos los días. Desde entonces se le perdió la pista y no volvieron a saber nada de ella, hasta que 50 días después aparecieron sus restos bajo el Puente El Libertador.

Durante todo ese tiempo la buscaron incansablemente, pero todo esfuerzo por encontrarla con vida fue en vano.

Sus hermanas creen que pudo haber estado secuestrada durante algunas semanas, porque manejan algunos antecedentes de que sus restos cuando fueron encontrados no tenían una larga data de muerte.

También consideran extraño que nadie haya visto nada si es que fueron a tirar los restos de su hermana al lugar donde fueron encontrados, ya que ese es un lugar de gran tránsito vehicular y peatonal.

Vínculo con las compañías

Aunque María José Zambra vivía con sus hijos y sus padres en el sector de La Antena, sí tenía un vínculo con el sector poblacional de Las Compañías, cercano al lugar en donde fueron encontrados sus restos, ya que hacía poco tiempo le habían entregado su casa precisamente en Las Compañías y se preparaba para trasladarse a ese lugar.

Su hermana Leidy Zambra, señaló que de hecho, estaba arreglando lo mejor posible su nuevo hogar para pronto cambiarse de casa.

Indicó que estaba muy entusiasmada y que quería que estuviera en las mejores condiciones para habitarla. Sin embargo, esto no ocurriría, luego del triste destino que tuvo.

Investigación continúa

So bien la Policía de Investigaciones no se ha referido al caso, la investigación continúa adelante y los oficiales de la PDI no habrían descartado ninguna hipótesis y trabajarían en silencio, pero en varias aristas con el objeto de poder dar con el paradero de los responsables del crimen.

Desde que aparecieron los restos abandonados bajo el Puente El Libertador, el jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, Cristián Lobos Lara, sostuvo que en el crimen había participación de terceros.

Por eso, los policías que llevan adelante la investigación trabajarían para dar con quienes participaron en este crimen.

Por otra parte, los resultados de la autopsia revelarían las causas de la muerte, la fecha en que dejó de existir y si habría sido abusada sexualmente, entre otros antecedentes que son vitales para la investigación que lleva adelante la policía.

Los parientes de María José, han señalado que solo están en conocimiento que la investigación continúa, pero señalaron que la policía no les ha informado en qué trámite se encuentra la investigación, pero solo esperan que todo lo que haga la policía les permita encontrar a los culpables.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X