• El senador Alejandro Guillier fue el invitado especial al diálogo por la descentralización en que participaron los exintendentes Cluadio Ibáñez y Ricardo Cifuentes, el diputado Daniel Núñez y el alcalde de La Serena, Roberto Jacob
  • “Nos hemos dado cuenta que en este gobierno, a los que manejan las platas no les gusta la descentralización”. Alejandro Guillier Álvarez, senador por Antofagasta y excandidato presidencial de la Nueva Mayoría.
  • “Las regiones deben empoderarse y la oposición debe generar un equipo técnico para que presente propuestas al Gobierno Regional”. Daniel Núñez Arancibia, diputado del Partido Comunista.
  • “No tiene sentido que los servicios en Santiago tomen decisiones sobre en qué invertir los recursos en las regiones”. Ricardo Cifuentes Lillo, exintendente y exsubsecretario de Desarrollo Regional.
  • “Se necesita mayor poder de decisión financiera, que hoy no existe y que es fundamental para hablar de descentralización”. Claudio Ibáñez González, exintendente regional.
Crédito fotografía: 
El Día
Temáticas esenciales como el pago de impuestos regionales y territoriales por parte de las empresas que operan en las regiones, o entregar mayor poder de decisión a los gobiernos regionales para decidir en qué priorizar los recursos y cómo administrarlos, fueron algunas de las propuestas y conclusiones del encuentro que sostuvieron personeros de la exNueva Mayoría.

Avanzar en un traspaso de competencias efectivo y que vaya de la mano con recursos que permitan tomar decisiones a nivel regional, sin la excesiva dependencia del Estado a nivel central, es uno de los principales retos que se presentan para las regiones de nuestro país.

Justamente, este es uno de los principales temas analizados en el seminario “Los desafíos de la regionalización y descentralización”, convocado por el diputado Daniel Núñez, los ex intendentes Claudio Ibáñez y Ricardo Cifuentes –este último, además, exsubsecretario de Desarrollo Regional- y el alcalde de La Serena, Roberto Jacob, actividad realizada este lunes 10 en La Serena y que contó con el senador por Antofagasta y excandidato presidencial de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier como invitado especial.

El hecho que sean actores de la actual oposición quienes convoquen y estén llevando adelante esta agenda pro-descentralización no es al azar, pues la idea es profundizar en los avances generados durante el gobierno de Michelle Bachelet, en el que se presentó la Ley de Traspaso de Competencias y se generó la elección popular de gobernadores regionales, que deben implementarse en este período.

En este sentido, ya hay instancias de diálogo con el gobierno de Sebastián Piñera y Chile Vamos, pues es compartido entre la oposición que no puede ser sólo una temática que esté centrada en la exNueva Mayoría, sino que se debe debatir a nivel transversal.

Por esta razón, también, tanto en la Cámara como el Senado existen Comisiones de Descentralización, integradas por parlamentarios de todo el espectro político, desde el Frente Amplio hasta Chile Vamos.

TRASPASO DE COMPETENCIAS

Los ex intendentes Claudio Ibáñez y Ricardo Cifuentes coinciden en que dotar de mayor poder de decisión a los gobiernos regionales y de recursos que permitan financiar proyectos en las necesidades que se detecten en la propia región, serán dos de los pilares de la descentralización efectiva.

Ibáñez explica que el traspaso de competencias es una necesidad fundamental para poder potenciar los gobiernos regionales y descentralizar Chile.

“Chile es uno de los países más centralizados del mundo, donde se le da poco espacio al desarrollo territorial y al desarrollo de las regiones.  Esto implica cambiar hacia gobiernos regionales mucho más autónomos, no sólo desde la elección del Gobernador Regional. Se requiere muchos más cambios, a nivel electoral, en la responsabilidad política, en las decisiones fiscales y financieras”.

En este sentido, para Ibáñez, las decisiones en temas como la seguridad, las obras públicas, el desarrollo económico o las políticas de vivienda y salud, deben estar radicadas en las regiones, pero al mismo tiempo, a éstas se les debe dotar de más recursos.

Este proceso debe incluir, entre otros aspectos, que “muchas de las cosas que hoy hacen las seremías pasen a depender directamente del Gobierno Regional, lideradas por el Intendente (y luego, por el Gobernador Regional)” o las leyes de Rentas Municipales y Regionales, que permitan que los tributos que quedan en Santiago por parte de las empresas que operan en Santiago queden en los territorios y con ello, generen mayor autonomía financiera.

Un punto de vista similar expresa Cifuentes, quien asegura que “la ley de Traspaso de Competencias es fundamental, pues hay un mecanismo que permite tanto al futuro Gobernador Regional como a los consejeros regionales, solicitar competencias a nivel central para que sean entregadas a los Gobiernos Regionales, como establece la propia ley”.Según explica Cifuentes, la Ley contempla la transferencia paulatina de recursos y competencias en materias que hoy toman los ministerios a nivel central, a los gobiernos regionales.

Por ejemplo, los recursos en materia de pavimentación de caminos interiores –excepto la Ruta 5, que cruza todo el país y debe ser materia a nivel nacional-, agua potable rural o electrificación, que hoy radican en Santiago en el MOP, o instrumentos de fomento productivo de CORFO y Sercotec e instrumentos de auto sustentabilidad de FOSIS, debiesen ser transferidos a las regiones y cada Gobierno Regional y los servicios decidir de manera descentralizada.

Asimismo, esto también implica traspasar ciertos recursos y toma de decisiones también de manera directa, a los municipios. “Pequeños proyectos, mejoramientos de plazas, pavimentaciones de calles o reparación de “eventos”, todas esas son materias municipales, entonces debiesen traspasarse competencias y recursos a nivel regional y a su vez, a nivel nacional”.

DECISIONES ACOMPAÑADAS DE RECURSOS

En el Congreso existe un intenso debate sobre la necesidad de descentralizar al país y es por ello que en ambas cámaras funcionan comisiones políticamente transversales para analizar e impulsar cambios en esta materia. El senador Alejandro Guillier explica que “son 18 senadores, que van desde Revolución Democrática a la UDI, que estamos por dotar de mayores competencias a las regiones”.

Aquello implica transferir la toma de decisiones a los territorios, en materias fundamentales como ordenamiento territorial, desarrollo social, infraestructura y conectividad, tanto digital como física, además de fomento productivo, lo que debe ir acompañado de recursos.

“Son estas las tareas que tienen las regiones, pero lo que falta es cómo se van a financiar”, manifiesta Guillier. En este sentido, el senador asegura que “el gobierno se metió en un lío innecesario, porque como quiere bajar en más de US$1.000 millones los impuestos, a pesar de que la economía está creciendo, se le va a producir una estrechez en el presupuesto”.

Por su parte, el diputado Daniel Núñez manifiesta que “el traspaso de competencias es fundamental para que el futuro gobernador regional tenga la capacidad de resolver los problemas concretos que la región va a plantear.  Los Gobiernos Regionales van a tener divisiones de Fomento Productivo, Ordenamiento Territorial o Transporte Público, que hoy no están entre sus competencias, pero eso hoy no es suficiente”.

Se nos abre una oportunidad que es histórica. Si la oposición es pasiva y no opina, este proyecto puede quedar enterrado y lo peor que puede pasarle a la región, es no decir nada en materia de descentralización, no sólo respecto a Santiago, sino que en las diversas provincias”, expresa Núñez.

En esta dirección, de acuerdo a Ricardo Cifuentes, es este gobierno el que debe generar las políticas públicas o programas para que se hagan efectivos los cambios en descentralización efectiva.

Es así como surgen propuestas como descentralizar los servicios también dentro de las regiones, por ejemplo, trasladando la seremía de Agricultura o las direcciones regionales de INDAP o SAG a Ovalle, o la seremía de Minería a Illapel, para estar más cerca del grueso de los usuarios y así, desconcentrar la toma de decisiones respecto de los recursos.

IMPUESTOS REGIONALES

En este sentido, por ejemplo, para avanzar en mayor autonomía financiera regional, de una vez por todas se debe generar una ley que defina los impuestos regionales: “tenemos que resolver que los impuestos que actualmente pagan las empresas queden en las regiones donde están los emprendimientos y no en las casas matrices, porque si no, todo se paga en Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, pero en las regiones donde está el emprendimiento quedan cantidades irrisorias, que a veces no llegan a los $100.000 mensuales”, explica Guillier.

Otra de las propuestas es el denominado “impuesto a la especulación”, que también apunta a lo anterior, por ejemplo, que una empresa que cuente con permisos para explorar o prospectar en un proyecto energético o minero en una región, si pasado un cierto tiempo no hay ningún avance, se aumente el impuesto, para obligar al titular a desarrollar el proyecto o bien, a entregar la concesión.6501i  

Nueva figura: el delegado presidencial

Junto con constatar que el traspaso de competencias es un aspecto fundamental para avanzar en la descentralización efectiva, los expositores coincidieron en que la figura del delegado presidencial regional,  que reemplaza al actual gobernador provincial, también debe estar dotada de ciertas competencias. Ricardo Cifuentes explica que “la descentralización no implica eliminar el Estado unitario (…) lo que tiene que ocurrir es que el delegado presidencial, que es una figura de segundo orden, debe velar por temas como la seguridad o la coordinación de los servicios públicos que no se descentralizan, como el Registro Civil o el Servicio Agrícola y Ganadero”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X