• A diario, miles de estudiantes de La Serena y Coquimbo deben hacer uso de la TNE para ir y volver desde sus casas al colegio.
  • Este viernes se llevó a cabo una manifestación por parte de los apoderados y alumnos del colegio Golden Hind School de Coquimbo, para exigir que los conductores de microbuses cumplan con la ley.
Crédito fotografía: 
Juan Carlos Pizarro A.
Graves denuncias realizaron apoderados de un colegio de enseñanza básica coquimbano contra conductores que no llevarían a los alumnos, o que les cobrarían, pese a que la tarifa es gratuita hasta octavo básico. Esto se suma al creciente descontento entre los estudiantes de la educación superior por los malos tratos de los choferes que no aceptan el pase escolar y lo rechazan de manera agresiva en determinados horarios, siendo que es válido los 365 días del año, las 24 horas.

En pie de guerra se encuentran los estudiantes y los choferes de la locomoción colectiva mayor. La tarde de este viernes un grupo de dirigentes vecinales e integrantes de la comunidad estudiantil del colegio Golden Hind School de Punta Mira en Coquimbo realizaron una manifestación en las afueras del establecimiento educacional que abarca sólo enseñanza básica, para exigir mejoras en el trato hacia los alumnos por parte de los conductores a los niños y, sobre todo, que se les respete la gratuidad a los que cursan desde primero a cuarto básico sin necesidad de mostrar alguna TNE (Tarjeta Nacional Estudiantil), y en el caso de los que estudian desde quinto hasta octavo,  que sean trasladados gratis mostrando este documento.

“Es horrible, porque una se preocupa, y al final es un peligro para él, que tiene que irse caminando y le puede pasar cualquier cosa”, Margarita Baamondes, madre de escolar.

Madres indignadas

Margarita Baamondes es apoderada del colegio. Su hijo cursa séptimo año y relata que en más de una ocasión ha llegada tarde a la casa porque las micros simplemente no le paran al verlo con uniforme. “Es horrible, porque una se preocupa, y al final es un peligro para él, que tiene que irse caminando y le puede pasar cualquier cosa”, sostuvo la madre de Bastián, quien llegó junto a su hijo a manifestarse al lugar, en la intersección de la calle Los Clarines con Eduardo Mallea.

Otra de las vecinas que quiso expresar su molestia fue Elizabeth Campos, quien coincidió con la apoderada Baamondes en que los conductores hacían caso omiso cuando veían a los escolares esperando y acusó que “cuando se dignan a parar”, les cobran igual, pese a que por ley deben llevarlos gratis. “Tengo una hija en segundo y uno en octavo y los dos han tenido que pagar el pasaje. Les cobran 150 pesos. Es totalmente injusto y nadie fiscaliza. Los niños quedan indefensos”, asegura.

170 pesos cuesta el pasaje escolar en La Serena y Coquimbo.

Junta de Vecinos toma cartas en el asunto

Según indicó el presidente de la Junta de Vecinos de Punta Mira, Felipe Véliz, ya pusieron en conocimiento de la situación e hicieron el reclamo en la Seremía de Transportes con quienes se reunieron y quedaron de concretar un segundo encuentro durante la próxima semana para tener alguna respuesta concreta de las líneas de microbuses quienes se habrían comprometido a solucionar el problema. “Acá tenemos cobros indebidos hacia los niños, y eso no lo podemos aceptar. Evidentemente hay un desconocimiento de la ley por parte de algunos choferes que se aprovechan de los menores y les cobran”, aseveró.

Vio con buenos ojos el encuentro sostenido durante la mañana del martes, y aseguró que vio disposición por parte de los dirigentes de la empresa Lisanco, quienes también estuvieron en la reunión. “Es un tema cultural que hay que cambiar, porque los estudiantes y los trabajadores no pueden seguir toda la vida como el perro y el gato”, expresó el dirigente vecinal.

“Obviamente que a los choferes no les conviene llevar a los escolares, porque es menos dinero y les ocupan un asiento”, Miguel Tapia, expresidente del Sindicato de conductores de Lincosur.

Problemas y más problemas…

Una vez más sale a la luz el eterno conflicto. Conductores de microbuses y estudiantes nunca se han llevado bien, y aquello quedó de manifiesto el pasado 21 de marzo cuando se hizo viral una discusión entre el joven coquimbano, Sebastián Vicencio, y un chofer de la empresa Liserco, quien lo insultó y le devolvió el dinero violentamente cuando el universitario pagó con el pase escolar.

La situación no es aislada, ni para los escolares, que hoy están sacando la voz, ni para los estudiantes de la educación superior. De hecho, fue un tema de discusión en la última reunión de la Confech (Confederación de Estudiantes de Chile) que tuvo lugar en la zona el pasado fin de semana.

Las malas prácticas que los estudiantes denunciaron fue el no respeto de la TNE en general debido a la poca información que tenían los choferes sobre el uso de ésta. Esto conlleva a que no permitan pagar a los alumnos en horarios determinados que ellos consideran “están fuera del rango en que van a las casas de estudios”,  o que no den el vuelto cuando pagan con 200 pesos, teniendo en cuenta que en la zona el precio es de $170.

Algo normalizado

Pero esta enemistad existente entre los estudiantes y los micreros no sería antojadiza. Según reconoció hace algunos días Miguel Tapia, expresidente del Sindicato de conductores de Lincosur, quien ahora lidera la Federación de Conductores de la Región de Coquimbo, “obviamente que a los choferes no les conviene llevar a los escolares, porque es menos dinero y les ocupan un asiento”.

Al parecer esta práctica estaría normalizada y eso es lo que se pretende frenar. Por lo mismo, autoridades, dirigentes y alumnos de educación superior se reunirán el día martes nueve de enero en la Universidad Pedro de Valdivia, para intentar solucionar la situación y que no escale a mayores. Al encuentro están convocados los seremis de Transportes y Educación, representantes de las federaciones de estudiantes de las distintas casas de estudios y los gremios micreros.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la UPV, Emma Daud, fue una de las gestoras de la reunión, ya que tras recibir un sinfín de denuncias, por parte de los alumnos decidieron ir directamente a la Seremía de Transportes para exigir respuestas.  “Nosotros vimos, no sólo nuestra federación, sino que otras también, que los estudiantes incluso tenían miedo a ocupar sus pases los días sábados o domingos, por la reacción de los choferes, siendo que están en todo su derecho”, expresó Daud.

La dirigente enfatizó en que era habitual que los conductores simplemente les tiraran el pase a los estudiantes, para intimidarlos, o que “se hicieran los lesos” con el vuelto. “Tenemos que parar esos abusos ahora, sobre todo si vemos que se están cometiendo con los escolares también”, expresó.

“Nosotros vimos, no sólo nuestra federación, sino que otras también, que los estudiantes incluso tenían miedo a ocupar sus pases los días sábados o domingos, por la reacción de los choferes, siendo que están en todo su derecho”, Emma Daud, Presidenta Federación de Estudiantes UPV.

Seremi vislumbra soluciones

El Seremi de Transportes de la Región de Coquimbo, Juan Fuentes, precisó que tras la reunión que sostuvieron con los vecinos de Punta Mira, y con la que sostendrán prontamente con los estudiantes universitarios se vayan dando las condiciones para mitigar esta “pugna” que existe entre micreros y estudiantes. “La política que estamos utilizando es realizar mesas de trabajo para que todos expongan sus puntos de vista y generar consensos. Lo que sí hemos detectado son cosas irregulares por parte de algunos conductores”, precisó el seremi.

En particular, Fuentes se refiere a algunos afiches que se encuentran pegados en microbuses que dicen “el pase escolar sólo se utiliza con fines de estudio”, lo cual en rigor, es correcto, pero podría inducir al error, y pensar que el pase sólo se utiliza de lunes a viernes, siendo que se puede ocupar los 365 días del años, durante las 24 horas.

Gremio del transporte responde

Marco Secco, integrante de la directiva de la línea Lisanco y secretario de la Federación Regional de Transporte Mayor, quien estuvo en la reunión con el seremi y los vecinos de Punta Mira, admite que existen falencias en el servicio prestado a los estudiantes, pero que vienen “de un lado y del otro”, ya que si bien los conductores podrían tener un mal actuar “ellos (los alumnos) tampoco colaboran mucho, en el sentido de que  te pagan mostrando tarjetas de otros años, vencidas, o un hombre te paga con el pase de una mujer, y eso no puede ser tampoco”, indica, agregando que, “los conductores están chatos de estas cosas. Que circulen pases falsos y que muchos estudiantes se intenten pasar de listos con ellos”.

“Ellos (los alumnos) tampoco colaboran mucho, en el sentido de que  te pagan mostrando tarjetas de otros años, vencidas, o un hombre te paga con el pase de una mujer, y eso no puede ser tampoco”, Marco Secco, dirigente del gremio de las micros.

En ese sentido, para Secco, la única solución es recurrir a la tecnología es instalar un validador de TNE en las micros para que así nadie haga mal uso de éste. “Es algo que se habló con la seremía y nosotros lo vemos factible”, consignó.

Respecto a la situación denunciada por los escolares del Golden Hind School, el dirigente reconoce que “no faltan los patusanes que no cumplen la ley, y que cobran, pero si algún chofer de nuestra línea lo hace, yo mismo llamo a la gente a denunciarlo”, manifestó, quien también participará en la reunión con la autoridad y los estudiantes el próximo martes en la UPV, dónde espera ponerle freno a este conflicto. 

Seremi de Educación aclara quiénes deben pagar y quiénes no

El seremi de Educación de la Región de Coquimbo, Claudio Oyarzún, clarificó hizo un llamado a los transportistas a “respetar el derecho que los estudiantes se han ganado para poder movilizarse libremente durante todos los días del año, pero también, un llamado para que estos mismos lo utilicen como se debe, de manera responsable”.

A su vez clarificó que los estudiantes que cursan entre primero y cuarto básico cuentan con tarifa liberada en todos los buses pertenecientes al transporte público del país. Los alumnos de quinto a octavo también gozan de gratuidad, siempre y cuando exhiban el correspondiente pase escolar entregado por el Ministerio de Educación. Mientras que los estudiantes de enseñanza secundaria y superior deberán pagar tarifa escolar junto con exhibir su respectiva credencial.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X