Crédito fotografía: 
Cedida
83 trabajadores permiten el funcionamiento de 4 laboratorios públicos en la zona, que procesan más de 2 mil muestras diarias.

Los equipos de salud han realizado un enorme esfuerzo para contener la pandemia del Covid-19 y evitar que aumente el número de contagiados y de pacientes hospitalizados. Un trabajo que no sólo se ha realizado desde los servicios de hospitalización, atención ambulatoria y de urgencias, sino que también desde otras áreas que han sido clave en el manejo de la crisis sanitaria, como son las unidades de laboratorios.

A inicios de la pandemia, la Región de Coquimbo no contaba con tecnología para procesar muestras para SARS-CoV-2, lo que obligaba a trasladar los exámenes hacia otras regiones. A 500 días del primer caso en la zona, la situación es completamente diferente.

Un equipo conformado por 83 trabajadores permite el funcionamiento de 4 laboratorios públicos en la zona, además de dos privados. A esto se suma la llegada de una bioquímica al Servicio de Salud Coquimbo, quien permitió potenciar el trabajo que estaba realizando el subdepartamento de la Unidad de Apoyos Clínicos y Diagnóstico.

“Nos hemos ido fortaleciendo con el paso del tiempo. Durante los primeros meses los laboratorios sólo funcionaban durante el día con horario extendido. Sin embargo, ahora están operativos las 24 horas, lo que permite tener una mayor capacidad diaria de análisis y de recepción de las muestras al poder segmentar los horarios de entrega por comuna”, señala Maricella Cerda, jefa del subdepartamento de la Unidad de Apoyos Clínicos y Diagnóstico del Servicio de Salud Coquimbo.

 

Más de 2 mil muestras diarias

La inyección de recursos, la contratación y capacitación de personal, el compromiso de los funcionarios y las alianzas con entidades privadas permitieron la habilitación de estas unidades, que hoy analizan más de 2.000 muestras diarias.

Para lograr el actual escenario se transitó por un camino lleno de aprendizajes y desafíos, porque a inicios de la pandemia el desarrollo de la biología molecular era muy escaso y sólo dos laboratorios a nivel nacional analizaban este tipo de muestras: Instituto de Salud Pública y el de la Universidad Católica. 

“Por ello uno de los principales desafíos a nivel regional fue contar con infraestructura y el equipamiento necesario. Fue así, como implementamos los laboratorios biomoleculares para el procesamiento de muestras. Hoy contamos con 6 de estos recintos en nuestra región, entre públicos y privados, los que nos permiten aplicar de forma efectiva la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento, pieza clave en el futuro del control de la pandemia en la región”, señala el delegado Presidencial, Pablo Herman.

La subdirectora de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Coquimbo, Alejandra Álvarez, manifestó que este desarrollo tecnológico y científico ha tenido un impacto muy positivo en las provincias, “ya que se ha logrado aumentar la capacidad de análisis y disminuir los tiempos de espera en la entrega de resultados”.

Junto con ello, la doctora Álvarez destaca que contar con la tecnología y el recurso humano especializado ha fortalecido la Red Asistencial Pública con nuevas técnicas, y que si bien en estos minutos están abocados al Covid, después se podrá considerar el análisis de otras patologías. 

 

Trabajo colaborativo

Maricella Cerda recuerda que para concretar el actual escenario fue necesario probar diferentes estrategias que subsanaran la carencia de laboratorios y de sistemas programáticos en la zona. “Era urgente contar con un laboratorio en la región, porque el tiempo transcurrido desde la toma de muestra hasta el informe del resultado del examen era clave para el manejo de la estrategia trazabilidad”.

La profesional del Servicio de Salud Coquimbo cuenta que fueron semanas agotadoras, donde el compromiso y vocación de los funcionarios fue fundamental para dar respuesta al aumento de solicitudes de exámenes.

“Realizábamos un trabajo completamente manual, desde la rotulación de las muestras que eran enviadas a los laboratorios hasta la clasificación de los resultados por establecimiento de salud. A esto se suma, la extenuante labor de tener que rescatar los resultados para poder informar a tiempo y los largos viajes que debían realizar los conductores para trasladar las muestras a su destino, que podría ser Iquique, San Felipe o Santiago”, explica.

Con la habilitación de los nuevos laboratorios comenzó a aumentar la demanda y la necesidad de realizar más exámenes, debido a que la región se encontraba en uno de los momentos más complejos de la pandemia durante la primera ola.

Subsanada la primera y gran tarea, se avecinaba un nuevo desafío: la organización y sistematización de la información con un sistema que permitiese informar al nivel central sobre la realidad que estaba atravesando la región.

 

Automatizar procesos

“Estábamos trabajando con un programa regional que habían creado los informáticos del servicio, que nos había permitido automatizar los procesos y acelerar la información. Sin embargo, este no era compatible con el que se utilizaba en Santiago.  Fue complejo tomar esa decisión porque eso implicaba volver a capacitar a un personal, que estaba agotado y que día a día debía acostumbrarse a nuevos cambios”, señaló la profesional.

Pese al cuestionamiento, optaron por cambiar nuevamente de programa y adoptaron uno que fuese más amigable. “Nos permite mandar las muestras directamente al laboratorio, sin tener que hacer tantos intervalos administrativos. Además, está conectado con los otros sistemas de Santiago, lo que nos permite que nuestros datos estén reflejados en la plataforma nacional”, explicó Camila Fierro, Bioquímica del Servicio de Salud.

Maricella señala que ha sido una difícil y agotadora tarea, pero sabemos que “somos una pieza esencial en este combate contra el Coronavirus”. Por ello, el trabajo colaborativo entre las diferentes áreas ha sido fundamental para que hoy la región puede procesar más de 2 mil muestras diarias.

Edward Navarro, jefe de Programas Transversales y Encargado de Salud Respiratoria del Servicio de Salud Coquimbo, afirma que la Atención Primaria de Salud también ha jugado un rol clave en estos avances, ya que son los encargados de realizar las pesquisas activas y de enviar las muestras a los laboratorios.

Debido a que la región es muy amplia y tiene localidades muy dispersas, fue necesario crear un mapa de derivación donde se detallara el margen de horario en que debe ser tomada y enviada la muestra, para que tenga una buena calidad y para que los laboratorios lo puedan procesar en el tiempo indicado.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X