Crédito fotografía: 
Abby Herrera
Ya sea con una campaña fuerte de fiscalización y educación o restringiendo la movilidad de las personas, tanto para Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico, como para Paola Salas, epidemióloga, es importante que, además de reaccionar aumentando las camas críticas para la atención de enfermos, se disminuyan los contagios con otro tipo de medidas.

El pasado viernes 12 de febrero el intendente regional Pablo Herman sostuvo en Diario El Día que no está entre sus planes solicitar cuarentena para La Serena y Coquimbo, al menos por el momento y llamó a trabajar colaborativamente para superar el alza de casos Covid-19.

“Nosotros no hemos pedido cuarentena, pero siempre estaremos evaluando”, argumentó en ese momento, agregando que “hay un compromiso del Servicio de Salud de poder tener disponibles camas UCI y se ha hecho un trabajo importante de proyección. Hoy vemos que hemos logrado un cierto control de los contagios y la buena noticia es que no hemos bajado a cuarentena y tampoco el intendente solicitará eso”, añadió.

Al respecto, Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico sostuvo que se trataría de “una declaración desafortunada”, ya que “las decisiones de avance o retroceso de fase no pueden depender de la voluntad de una autoridad política, sino que deben depender estrictamente del avance de la enfermedad”.

En este aspecto, Quezada aclaró que “hemos visto que superamos la capacidad regional de camas críticas sobre el 90% hace más de dos semanas, la replicabilidad viral es superior a 1 hace más de un mes, la positividad va al alza, la tasa de incidencia de casos semanales es superior a lo que fue el año pasado durante cuarentena, entonces a todas luces se hace necesaria una revisión”, dijo, agregando que “si bien el Servicio de Salud está realizando esfuerzos adicionales para poder generar más camas, trasladar pacientes, prestar una asistencia adecuada a quienes se enfermen, hemos visto que la cantidad de pacientes con camas críticas por Covid ha superado a la cantidad de pacientes que están en camas críticas por otras enfermedades, entonces hoy en día la principal causa de hospitalización de pacientes graves en unidades de cuidados intensivos es la complicación grave de coronavirus, cosa que no vimos durante la ola pasada”.

Es por ese motivo que sería fundamental tomar acciones más drásticas, “nuestra posición es disminuir a movilidad para disminuir los contagios, sabemos que la estrategia es aumentar las camas críticas y reforzar los equipos para poder contener a los pacientes que requieran hospitalización, pero nosotros planteamos que eso es necesario pero insuficiente, porque lo que se necesita es más que contener y resistir, es poder detener el nivel de contagios”, explicó el presidente regional del Colmed.

Esto, se lograría “a través de mejoras en la comunicación, para que las personas puedan seguir las medidas de autocuidado y disminuir la movilidad”, indicó Quezada, añadiendo que “las estrategias utilizadas por la autoridad para disminuir la movilidad lamentablemente no han surtido el efecto necesario y esperamos que se cambie la estrategia, que se incorpore el concepto de disminuir los contagios y no solo resistir los pacientes graves”.

Epidemiologa experta

Para Paola Salas, epidemióloga y doctora en Salud Pública, “el escenario, en términos de cifra, no es alentador y se debería considerar entonces el cambio de etapa si consideramos la salud de la población y de las familias de pacientes en cama UCI (que llegaron a 56 ayer), que difiere mucho de lo que tuvimos en el primer periodo que se decretó cuarentena”.

La epidemióloga indicó que al comparar las cifras de la cuarentena del año pasado, de la primera ola, con las cifras actuales, existen números similares e incluso peores. “Yo estuve analizando datos, actualice información e hice una comparación entre el primer periodo de cuarentena y ahora, en cuanto al promedio de casos que tuvimos en la semana previa a que se decretara la cuarentena teníamos alrededor de 129 y ahora 130, considerando la tasa de incidencia de casos activos está aumentó en un 15% desde el 1 de febrero, la velocidad con que los casos han aumentado ha sido más rápida esta vez”, explicó la profesional, agregando que “el uso de las cama UCI era de 38 personas en promedio a la semana, mientras que ahora estamos con 50 personas en la última semana en promedio”.

Y si bien la tasa de positividad ha disminuido, esto se debería a que “en la región el 70% de las PCR son por búsqueda activa, es decir, practicando el examen en población sana que habitualmente no tiene síntomas ni antecedentes de contacto con Covid”.

Salas agregó que para no decretar la cuarentena debe haber un proceso fuerte de fiscalización y educación. “Tendría que estar muy fortalecida la fiscalización y la comunicación efectiva, especialmente donde estén los veraneantes, por ejemplo, con letreros, póster, a través de las radios, perifoneo para educar, solicitar la conducta preventiva ante la emergencia sanitaria”.

“El problema es que la gente se está enfermando gravemente, como lo vemos en el indicador de la UCI y también está falleciendo y eso es lo que tenemos que evitar porque aquí la salud de la población es lo primero”, manifestó la epidemióloga.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X