Crédito fotografía: 
Referencial
El último sistema frontal trajo consigo lluvias para la provincia de Choapa y precipitaciones débiles para los valles interiores de Limarí.

Este 2018 será frio y seco según los pronósticos meteorológicos, escasas lluvias y heladas marcarán la pauta en Limarí y la nieve caída también será menor a años anteriores, dejando las reservas hidrológicas disminuidas.

Un difícil panorama, sin dudas, sobre todo para el sector agrícola que deberá tomar medidas especiales para cuidar a los cultivos cuando empiecen a ocurrir las primeras heladas y preservando, además, las reservas de agua.

“El otoño ha terminado con precipitaciones bajo lo normal en la provincia de Limarí, condición que debería mantenerse durante el invierno. Esta situación estaría influenciada por una oscilación de la estratósfera baja, conocida como la Oscilación Cuasi Bienal”, explicó Luis Muñoz meteorólogo del Centro de Estudios Avanzados de Zonas Áridas, (CEAZA), agregando que esta oscilación entró en fase negativa desde julio de 2017.

“La presencia de la fase negativa de la oscilación cuasi bienal, quiere decir que tenemos vientos más debilitados del este en la estratósfera baja que frenan, de cierto modo, a la parte más alta de los sistemas frontales. Esto no significa que vamos a tener un periodo seco en su totalidad, sino que el total de precipitaciones de este año en la Región de Coquimbo sería menor”, manifiesta Muñoz.

Cristóbal Juliá, meteorólogo de Metexpert es más tajante en su pronóstico y sostiene que “el panorama es bastante poco auspicioso”.

Juliá indica que la tónica de este año será de pocas o nulas precipitaciones y bajas temperaturas. “Está prácticamente terminando el otoño y tuvimos un otoño muy seco, donde se destaca la ausencia de precipitaciones y el invierno no mejora mucho, se proyecta un invierno de similares condiciones, bastante seco y con bajas temperaturas”.

El meteorólogo agregó que “Este viene ser un año comparable a lo que fueron los años 2007 y 2010 que fueron dos años excepcionalmente fríos donde la principal característica fue la ausencia de precipitaciones y alta presencia de heladas en los sectores precordilleranos y bajo los valles transversales”.

Sobre las razones de este pronóstico Juliá explica que “Esto tienen que ver con que venimos saliendo de un fenómeno de La Niña y sus efectos a veces son un poco retardaos y tienden a afectar parte del otoño y el invierno y sumado a esto también el cambio climático y la desertificación que están ya generando estragos muchos más visibles al menos en lo que es nuestra región”.

NIEVE

Además de pocas lluvias, este año caería poca nieve. Hasta el momento se registran aproximadamente 20 centímetros de nieve caída producto del último sistema frontal en la cordillera de la provincia de Limarí, según datos extraídos de la estación meteorológica Los Molles (Bocatoma), ubicada al este de Rapel, a 2.543 metros de altura.

Juliá explica que esto se debe a que “en general cuando uno tiene poca presencia de sistemas frontales, tampoco cae nieve”.

“Si bien el régimen de precipitaciones en la alta cordillera y en las localidades que están en los valles es distinto, en general, son los sistemas frontales los que dejan nevazones en la cordillera, para el caso de este sistema frontal que pasó, dejó muy poca nieve”.

El problema principal de la disminución de las nevadas es que también disminuye la reserva hidrológica en la cordillera, que en el verano, con los deshielos, alimenta a los ríos. “Las reservas de nieve para el próximo año se van a ver disminuidas producto de que vamos a tener menor presencia de estos sistemas que dejan precipitaciones en la región”, señaló Juliá

HELADAS

Unas de las características de este 2018 sería la presencia de heladas, es decir, la disminución de las temperaturas bajo los 0° Celsius. De hecho, las comunas de Ovalle y Punitaqui marcarían -1°C este viernes según CEAZAMET.

Este fenómeno afecta principalmente a la agricultura, ya que puede producir daño en las plantas, si es que no se toman medidas de mitigación.

Cristóbal Juliá indica que “esta semana se vienen heladas y este año debiera ser un año de heladas, donde principalmente los sectores agrícolas, donde la provincia de Limarí concentra las mayores superficies de plantación agrícola, debería verse afectada por este fenómeno que deja esta masa de aire polar que se desplaza hacia nuestro territorio”.

Según indica la última alerta meteorológica de Ceaza. “Bajas temperaturas y heladas se esperan para este viernes 1 de junio en los valles y probablemente en zonas precordilleranas, principalmente en la provincia de Choapa, en donde podrían llegar a los -2°C. Tras el paso del sistema frontal se espera que haga ingreso una alta presión fría de origen polar, la cual transitará hacia Argentina, permitiendo el aumento viento en la costa de la Región de Coquimbo, así como también una fuerte disminución de las temperaturas mínimas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital