Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Ayer, se dieron a conocer las medidas obligatorias para concurrir al borde costero durante el verano, las que serán fiscalizadas por personal de salud. Asimismo, se hizo un llamado, tanto a los residentes como turistas, a cuidar el medio ambiente, botando las mascarillas en lugares habilitados para ello.

Tres medidas obligatorias y una serie de recomendaciones son parte del Protocolo de Playa Segura, presentado ayer por el ministro de Bienes Nacionales, Julio Isamit, en su visita a la región de Coquimbo. Lo anterior, para contribuir al posicionamiento de la zona como destino seguro. 

“Debe haber una distancia física de al menos un metro entre las toallas, sillas, reposeras o las personas que estén en la playa. La mascarilla va a ser obligatoria, salvo en dos situaciones, cuando vayamos al agua o bien cuando estemos a más de dos metros de distancia respecto de otra persona. Por último, el lavado permanente de manos, ya sea con alcohol gel o con agua o jabón, será fundamental”, detalló Isamit.

Sobre este último punto, el intendente Pablo Herman, aseguró que “se van a disponer de módulos no solo de agua y jabón, sino también de baños. Vamos a colocar baños públicos precisamente para que la gente los pueda utilizar, además de varias señaléticas que van a estar constantemente recordando las medidas que la autoridad sanitaria nos ha pedido”.

Junto con hacer un llamado a la comunidad y sus visitantes a respetar las medidas sanitarias, normativas y el protocolo de playas, el gobernador marítimo, Javier Cáceres, expresó que “nosotros vamos a reforzar nuestros puntos de vigilancia en la playa, tenemos un trabajo coordinado con carabineros”.

“Vamos a estar trabajando junto a carabineros y funcionarios de la salud de manera que en caso que se detecten anormalidades, se pueda proceder de acuerdo al artículo 318 y efectuar los sumarios sanitarios correspondientes”, añadió Cáceres.

Nuevas estrategias sanitarias

Desde el punto de vista sanitario, el seremi de Salud, Alejandro García, detalló que, junto al Servicio de Salud y la Atención Primaria, habían elaborado una nueva estrategia para la temporada estival, la que estará basada en tres ejes. La educación a través de cuadrillas sanitarias, la fiscalización y la estrategia de búsqueda activa. 

Para ello, se está trabajando junto a todos los alcaldes de la región en los detalles específicos de la aplicación del plan, de acuerdo a las características propias de cada comuna, ya que aplica tanto para playas, ríos, lagos, camping, entre otros.

Sobre las cuadrillas sanitarias, indicó que se trata de 37 funcionarios de la Seremi de Salud, de las comunas de La Serena, Coquimbo, Illapel, Vicuña y Ovalle, quienes se estarán trasladando a puntos estratégicos de la región, eso sí no tienen las atribuciones de sancionar como los fiscalizadores, sino de educar y orientar a la comunidad en temas Covid.

“Se va a hacer un acompañamiento a las personas, indicándoles cuáles son las distancias y medidas que deben establecerse y obviamente los fiscalizadores serán los encargados de que estas se cumplan”, señaló. 

Para reforzar esta tarea, para la temporada estival, se incorporaron 20 nuevos fiscalizadores, llegando a 80 en la región, de los cuáles 50 son para funciones covid, los que se concentrarán en lugares con enfoque de riesgo, es decir, con mayor afluencia de público y por ende, mayor probabilidad de contagio.

Respecto a la tercera estrategia, se trata de la Búsqueda Activa de Casos, BAC, una nueva versión de la pesquisa activa donde se instalarán operativos en base a la programación de la Atención Primaria, incluyendo lugares como valles, playas y de mayor flujo de visitantes.

Desechos covid

“Cuando uno dice que las playas son de todos, también significa que tenemos que cuidarlas entre todos, mantenerlas limpias. Por eso el llamado es a ser respetuoso con la propiedad público-privada”, manifestó al respecto el ministro Isamit.

Mientras que Roberto Villalobos, jefe del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud, comentó que están trabajando con los municipios, al igual que todos los años, para que se dispongan de todas las condiciones sanitarias básicas en el borde costero, más aún en tiempos de pandemia. 

 “La idea es que puedan desechar sus mascarillas en los contenedores de basura disponibles en cada playa o balneario. No obstante, en caso de que no hubiese un contenedor de basura debidamente habilitado en el sector, se recomienda que las personas, una vez usada su mascarilla, la depositen en una bolsa plástica para posteriormente disponerla como basura domiciliaria”, concluyó Villalobos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día