Crédito fotografía: 
Leonel Fritis
Vecinos de Caleta Sierra acusan que su localidad no fue considerada en los impactos que podría llegar a tener la iniciativa y que solo se enteraron de ella cuando fue aprobada por el CEA.

A fines de agosto del 2019, la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de la Región de Coquimbo aprobó la construcción de la Central Eléctrica Cala Morritos.

Iniciativa de respaldo que pretende instalarse en el kilómetro 320 de la Ruta 5 y que tendrá una capacidad de generación de 200 MW, además, de una inversión estimada de 93 millones de dólares.

De esto han pasado aproximadamente siete meses, período en el que el proyecto ha debido enfrentar gran oposición de parte de algunos habitantes de las localidades aledañas e inclusive, de parte de la municipalidad de la capital de la Provincia del Limarí.

En este sentido, vecinos de Caleta Sierra, ubicada a pocos kms. de la futura central de respaldo, llegaron en compañía del diputado Daniel Núñez, hasta el Gobierno Regional de Coquimbo para presentar una solicitud de invalidación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) de Cala Morritos.

“Hoy día, dado todos los avances que ha tenido este proyecto, lamentablemente la única opción que nos queda para que no se concrete es que sea la propia intendenta quien decida invalidarla”, afirmó el parlamentario.

Con respecto a esto, agregó que en el documento se encuentran justificados los motivos y razones técnicas de este requerimiento, las que tienen que ver con que no se habrían analizado los impactos que la iniciativa tiene particularmente en el sector costero aledaño y fundamentalmente en las actividades económicas que allí se desarrollan.

“También esto es absolutamente contradictorio con la propia política del gobierno y la tendencia mundial a eliminar las centrales generadoras de electricidad por vía de combustible fósil. Entonces, cuando hoy día se está discutiendo esto, en la Región de Coquimbo se están instalando tres centrales de respaldo termoeléctricas; una en Combarbalá, que ya tiene oposición de la comunidad, esta en el sector de Ovalle y una tercera que se está proyectando en Canela”, aseguró Núñez.

En tanto, la presidenta de la junta de vecinos de la localidad, Catalina Vega, sostuvo que no tuvieron ninguna sociabilización respecto al desarrollo. De hecho, solo se enteraron cuando este fue aprobado por el CEA.

Conjuntamente, reveló que Caleta Sierra “no fue considerada en la zona de afectación y en nuestra zona de manejo, los pescadores viven de los recursos de esta. Viven del alga, de la lapa, del loco y creemos que son productos que tenemos que conservar”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Gremial de Pescadores de Caleta Sierra, Raul Vega, manifestó que “solo hablaron con los vecinos de Mantos de Hornillos pero igual allí hay conveniencia porque el presidente de su junta de vecinos es administrador del fundo donde se va a poner esta termoeléctrica, entonces el defiende los intereses del dueño del fundo”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X