• Karina Salfate, asistente social de la delegación de La Antena, conteniendo a la señora Erika.
Crédito fotografía: 
Foto: Andrea Cantillanes
Notificación de desalojo les llegó hoy y tras 23 años deberán dejar la casa en la población Coll. El municipio, a través de su Departamento de Desarrollo Social, los ayudará para solucionar la urgencia inmediata que es buscar un techo. Mientras, Erika y sus hijos quieren estar tranquilos. Quieren dejar de sufrir, de llorar

La única opción que tenían Erika Bordones y sus hijos para no dejar su casa, en la que han vivido 23 años, era tiempo para buscar dónde irse. Sí, tiempo que lamentablemente no tuvieron, puesto que la notificación de desalojo, interpuesta por las hijas de la dueña de casa – que vivía con ellos hasta hace unas semanas- por violencia intrafamiliar, se cumplió el día de hoy. Así, quienes cursaron la demanda terminaron sacando a Erika y a su familia de la vivienda ubicada en calle Bernardo Ossandón de la población Coll en La Antena.

“Yo no sé para dónde me irán a mandar con mis hijos. La realidad es que no tengo idea de qué va a pasar cuando me saquen de aquí. Yo sé que esta casa no es mía y que su dueña tiene el derecho de reclamarlo, pero, ¿y mis hijos, dónde los meto?”, dijo Erika con lágrimas en sus ojos mientras ayuda, colchón en mano, a sacar las cosas de su hogar, el mismo que vio nacer a sus hijos Iván (22), Juan (20) y Alberto (19).

Leer tambiénFamilia será desalojada y pide ayuda para conseguir donde vivir

Y agregó que “provisoriamente ya tengo lugar para irme, pues la suegra de mi hijo me facilitará unas piezas que tiene en su casa y así no estaré hoy en la calle y podré estar un tiempo tranquila hasta que me salga el tema del subsidio. ¿Sabe? Quiero estar tranquila, pues me cansé de tanto sufrimiento. He llorado mucho, y si no es por mis niños, yo creo que no estaría acá. Estoy demasiado dolida, demasiado herida, pues esta mujer acusó a mis hijos de violencia contra su abuela, pero es mentira, porque nunca la han agredido. Hablan de violencia, pero nunca la hemos golpeado ni tratado mal. Y pese al alcoholismo de mi marido, siempre estábamos pendientes de ella, y en todo. La verdad es que nunca pensé que iba a estar viviendo esto, porque siempre di todo por la abuela, así que es triste que me paguen de esta manera”.

En tanto, su hijo Juan Ahumada, hoy el sostenedor de la familia, confesó que la situación es compleja, pero que de todas maneras seguirán luchando para salir adelante.

“Es una situación difícil, pues siempre he vivido acá, siempre hemos tenido buen trato con la familia y en general con mi abuela, que siempre ha vivido acá con nosotros. Me fui hace un mes, pero siempre he ayudado a mi madre y hermanos económicamente. La situación es compleja, pero hay que tirar para arriba, no queda otra”.

En cuanto a la denuncia de agresión, sostuvo que “mi padre tiene problemas con el alcohol y en eso todos estamos claros, pero violencia, que se la haya golpeado, no. Mientras yo estuve acá es imposible y me fui de la casa hace solo un mes, así que la denuncia la interpusieron para que nos vamos y puedan quedarse con la casa”.

Ayuda para arrendar una casa

El municipio no quiso quedar al margen de esta lamentable situación y a través de su Departamento de Desarrollo Social señalaron que “es complicado el tema, porque entendemos que existe una resolución del tribunal de familia que está ordenando el desalojo de estas personas a propósito de una denuncia en contra de un adulto mayor que vivía acá. No obstante, no hacemos juicio de valor y entendemos que la familia está siendo desalojada, así que vamos a iniciar nuestros protocolos de ayuda donde podemos ver cómo ayudarlos con un aporte económico para que puedan arrendar un hogar. Ahora, esa es una ayuda por la urgencia que se genera, pero tal como lo hemos venido trabajando, vamos a ver cómo conectamos nuevamente el tema del subsidio habitacional, ya que toda la ayuda que podamos dar ahora es para solucionar la urgencia inmediata”, anunció Luis Leyes, jefe del departamento.

Luego, aseguró Leyes que “en un par de días podemos sacar el aporte económico y sería sólo por un mes, que es lo que la ley nos permite, pues como municipio no podemos entregar aportes permanentes, por lo tanto una vez que ellos se establezcan van a tener que seguir pagando el arriendo”.

“Esperemos que en el futuro tengan una solución habitacional definitiva, y que si bien no depende de nosotros, depende del ministerio de la vivienda, pero sí lo que hacemos nosotros es favorecer de que las personas accedan a estos beneficios”, dijo Luis Leyes, jefe del departamento de Desarrollo Social del municipio de La Serena.

Conoce el caso del año 2015

Por su parte, Karina Salfate, asistente social de la delegación de La Antena, afirmó quevengo siguiendo el caso del año 2015 en donde ella nos manifestó la posibilidad de poder ayudar a esta abuela –la dueña de casa- con una silla de ruedas, lo mismo que con su marido, que hemos seguido el proceso de su alcoholismo y que ha sido bastante complejo. Ella ahora se irá temporalmente donde la consuegra al sector de Alfarfares donde estará hasta encontrar un alojamiento y así poder ayudarla con el tema del subsidio habitacional. Pero nosotros seguiremos la intervención, puesto que este es el primer paso para que ellos salgan adelante. Luego de esta intervención vamos a coordinar con el Cesfam para poder ver el tema de su salud mental para poder reforzar lo que es su autoestima debido a todo lo que ha pasado”.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X