• Erik y Mary siguen pidiendo justicia para Romario, tras 20 días sin respuestas.
  • Amigos, vecinos y familiares han hecho velatones fuera de su casa en el sector de La Florida.
Crédito fotografía: 
Cedida
El fiscal regional lidera las investigaciones por la muerte del joven ecuatoriano, quien falleció por un disparo en medio de las protestas en La Serena. En conversación con El Día, sus padres relatan cómo se enteraron de la tragedia.

Ayer domingo se cumplieron 20 días de la muerte de Romario Veloz Cortez (26), joven ecuatoriano que perdió la vida producto de un impacto de bala por parte de un militar en medio de una protesta en La Serena, en los primeros días de manifestaciones en Chile, tras el estallido social que comenzó en Santiago y se expandió por todo el país.

Eran las 22 horas del sábado y en su casa, ubicada en el sector de La Florida, sus padres se preparan para recibir a un grupo de amigos de Romario, que irían a realizarle una velatón junto a las fotografías, banderas, mensajes y carteles pidiendo justicia, que aún permanecen en el frontis de la vivienda familiar.

Rabia e impotencia son algunas de las primeras sensaciones que resaltan en Erik Veloz y Mary Cortez al ver avanzar los días, sin responsables por la muerte de su hijo, lo que de a poco se va transformando en dolor, al recordar las circunstancias en que perdieron a uno de los suyos y al reflexionar en todo lo que han vivido desde entonces.

“Esto está piola”

16:30 horas del domingo 20 de octubre. Romario le dijo a su madre que se sumaría a la marcha, que a esa hora ya se empezaba a formar en el centro de La Serena. Su plan era estar una hora en las manifestaciones y luego ir a la casa de su polola, por lo que arregló su bolso con una muda de ropa y salió.

La televisión mostraba algunos disturbios en Santiago y en otras comunas del país. La Serena estaba en su primer día bajo Estado de Emergencia decretado por el Gobierno en el inicio de la crisis social, por lo que Mary se preocupó y le pidió que volviera.

“Lo llamo y le digo que la cosa no está muy buena, basada en lo que veía de Santiago. Le dije: ‘esta guerra no es tuya, es de los chilenos, vente, recuerda que nadie te va a querer como te quiere tu mamá, te amo hijo mio’, pero nunca pensé que eran las últimas palabras que yo le iba a decir”, relata afectada Mery Cortez.

"Hasta la fecha no hemos tenido contacto con nadie del Gobierno. 20 días y todavía no se encuentra el culpable, siendo que se sabe que fue alguien del Ejército" Erik Veloz, padre de Romario.

Romario insistió en que todo estaba en orden y envió un video para que su madre se quedara tranquila. “Me pone ‘mamita, esta es la fuerza del pueblo, esto está piola’ y me envía un video muy corto mostrándome la manifestación. De verdad era piola como él decía, no pasaba nada, solo había cacerolazos, nada más, no sé en qué momento lo perdí”, continuó.

El grupo había avanzado por la Ruta 5 y a la altura de Mall Plaza algunas personas comenzaron a saquear tiendas del centro comercial, en el lugar, los militares intervenían. En ese momento Romario estaba cerca del Terminal de Buses, cuando una bala cuya procedencia aún se desconoce, le impactó en el cuerpo, causándole una herida mortal.

Todo era caos. Videos mostraban el momento en que el joven era atendido por algunos profesionales de la salud que se encontraban marchando junto a él e intentaron reanimarlo y los disparos no cesaban. Finalmente pudo ser trasladado al hospital San Juan de Dios de La Serena, pero ingresó ya sin vida.

"Me envía un video muy corto mostrándome la manifestación. De verdad era piola como él decía, no pasaba nada, solo había cacerolazos, nada más, no sé en qué momento lo perdí”, Mary Cortez, madre de Romario.

Su madre se enteró por redes sociales que un ecuatoriano había muerto en medio de la marcha y viendo los videos estaba convencida de que era Romario, lo que le confirmó uno de sus compatriotas por teléfono. “No me llamó el hospital, ni la PDI, ni carabineros, ninguno. Mi hijo ya estaba en el Hospital, y cuando llegué no me dejaron verlo, solo lo vi al día siguiente en el Servicio Médico Legal”, indica.

Mayor fue su dolor cuando a través de las mismas redes sociales se comentaba que Romario era uno de los saqueadores que atacaron Mall Plaza, pero con el paso de los días se fueron compartiendo más videos y antecedentes que permitieron poner en contexto la muerte del joven.

“Las redes sociales son crueles, pero en parte les agradezco, porque si bien es cierto, a mi hijo le dieron duro con ‘qué estaba haciendo ahí el niñito y por qué no estaba en su casa”. Después cuando empezaron a salir los videos, la gente se fue manifestando de una manera muy positiva y al fin se esclareció la verdad. Que mi hijo nunca estuvo en los saqueos, señaló.

Responsabilidades

Erik y Mery dicen tener “mucha rabia” por el trato y las explicaciones emanadas del Gobierno por las muertes, que según las versiones oficiales, se dieron a raíz de los enfrentamientos y saqueos, algo que en el caso de Romario, aseguran, no es cierto, y que piensan demostrar con testigos del hecho cuando llegue el momento.

“Uno empieza a escuchar las noticias y ve al Presidente tratando de justificar todos los muertos, los heridos y después en las entrevistas, nunca da una solución, no asume los errores.  Dicen que si hay personas de las fuerzas de orden involucradas deben ser juzgadas, pero han pasado 20 días y todavía no se encuentra al culpable”, indica el padre.

“Es materia de investigación. Estamos trabajando con la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos (...) Es una investigación compleja, pero estamos trabajando a full y en otros (casos) más”, Adrián Vega, fiscal regional.

Para la madre, el trato ha sido “inhumano”. “No se murió un perro. Romario Veloz era hijo, era padre, era hermano. Tenía una familia y si bien somos pocos, éramos los cuatro unidos. Yo nunca olvidaré ese día”, indica.

Ambos rechazan la postura de las autoridades de indicar que no hay responsabilidades sobre las muertes y otras violaciones a los derechos humanos. “Para mí hay responsabilidades políticas, gubernamentales, responsabilidades de parte de las fuerzas policiales, y el primero es el Presidente, quien firmó los decretos para que salieran los militares a la calle”, agregó Erik.

Su esposa, dice no entender. “¿Será porque es el negrito muerto, porque es el extranjero muerto? No lo sé, pero vivimos 17 años en este país, pagamos nuestros impustos y estamos bien documentados, no le hacemos daño a nadie, no sé cual es el motivo”, agrega la madre.

Investigación en curso y querellas

El caso es investigado por el fiscal regional Adrián Vega, junto a otras indagaciones en el contexto de las protestas. Sobre la muerte de Romario, el persecutor señaló que es “materia de investigación”, pero sostuvo que se trabaja “con la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos, con los familiares de Romario, con los familiares directos de las otras personas que resultaron lesionadas y la Brigada de Homicidios. Es una investigación compleja, pero estamos trabajando a full y en otros (casos) más”, dijo.

Vega ha tenido dos reuniones formales con la familia, en la que habría detallado que “hay avances” orientados a esclarecer los sucedido, pero que aún se está recopilando información y “no existe nada concreto” en cuanto al autor del disparo, según indicaron los padres de la víctima.

Erik y Mary agradecieron el apoyo prestado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), que ha tenido contacto con la familia desde el principio. Los ayudaron a recuperar las pertenencias de Romario y además interpusieron  una querella contra quienes resulten responsables por su muerte.

Sumado a eso, se contactaron con Amnistía Internacional, que también sigue el caso de cerca, y los padres preparan querellas por su parte con un equipo de abogados que les ofreció la embajada ecuatoriana.

Al cierre de esta edición, no se conocían militares imputados por la muerte de Romario y a Fiscalía continuaba investigando el caso, mientras siguen las protestas en La Serena al igual que en el resto del país, en semanas marcadas por la violencia y con organismos internacionales atentos a una gran cantidad de denuncias de violaciones a los derechos humanos.

Black Demen

Con 26 años, Romario Veloz Cortés tenía una pequeña hija de 5 años de edad. Nació en Ecuador, pero sentía que su lugar era Antofagasta. En esa ciudad nació su padre, quien conoció allí a su madre y donde vivieron por muchos años.

Es actualmente también, el lugar donde sepultaron a Romario, en una concurrida y sentida despedida.

Este año, el joven había entrado a estudiar Ingeniería en Mecánica Automotriz en el Inacap de La Serena y su mayor pasión era la música. Solía participar en batallas de FreeStyle bajo el seudónimo de “Black Demen”, lo que lo hizo ganar amigos que hoy lo homenajean con velas incluso en países como Australia.

En La Serena es posible leer mensajes pidiendo justicia en varias partes de la comuna y su caso se suma al de Kevin Gómez, fallecido en circunstancias similares en Coquimbo, también en medio de las protestas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 
 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X