Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Hace dos años, el Comité de Vivienda Fuerza y Lucha de El Romero se encuentra a la espera de la compra del lugar donde podría llevarse a cabo la construcción de sus casas, para así ingresar formalmente el proyecto. Esta situación, que mantiene a los habitantes bajo la preocupación e incertidumbre, se repite en toda la Región de Coquimbo, donde la falta de terrenos y las largas esperas son denuncias recurrentes.

 Por: Camila González 

Durante la mañana de ayer, las familias del Comité de Vivienda Fuerza y Lucha se manifestaron en la localidad de El Romero con el fin de obtener soluciones por parte de las autoridades, a un proyecto habitacional que hace dos años se encuentra en tramitación sin concretarse, por un terreno que no se ha logrado adquirir.

Según lo señalado por las dirigentes sociales de la organización, hace cuatro días, desde la Municipalidad de La Serena les habrían informado que el proyecto no podría seguir adelante, pues existían algunos inconvenientes con papeles del lugar que se esperaba comprar para la construcción de las casas. Esta situación desencadenó la molestia de los vecinos, quienes decidieron salir a las calles con carteles, cortando el tránsito para exigir la inmediata presencia de las autoridades.

La Presidenta del comité, Romina Valenzuela, se refirió al problema que viven, enfatizando en que “llevamos dos años con el tema del terreno, y un año con problemas con un papel. Nos dicen que sí y luego que no. Ninguna autoridad nos ha dado una respuesta y hemos esperado bastante. Y esto es solo por el terreno que se debe comprar, ni siquiera para hacer el papeleo de nuestras casas, no se puede demorar tanto”.

Cabe señalar, que el Comité de Vivienda Fuerza y Lucha es conformado por 60 familias, algunas de ellas con integrantes discapacitados, adultos mayores y niños pequeños, es por esta razón que la dirigente hace hincapié en la urgencia que existe por concretar el proyecto, del que dependen muchas personas.

“No podemos llegar y decirles que van a tener que esperar un año más para tener su casa propia, porque gente incompetente no ha sido capaz de darle su casa digna. Es una solución tan fácil como pedir una carta que ahora estamos seguros que después de hacer esto, se va a generar, pero por qué tenemos que llegar a estos límites para que ellos sean capaces de escuchar. No podemos comenzar de cero a buscar otro terreno”, agrega.

El terreno en conflicto

Consultados por la situación del comité, desde SERVIU informaron que los datos que poseen es que las familias están trabajando en conjunto con la municipalidad para adquirir un terreno en El Romero. “Ellos ingresaron los antecedentes para pedirnos pronunciamiento sobre el lugar, por lo que en marzo del presente año, tras revisarlo técnicamente, se le indicó a la entidad patrocinante que éste no cumple con el acceso de Bien Nacional de Uso Público”.

Además, indicaron que el plano de subdivisión estaba aprobado por la Dirección de Obras Municipal, pero no se encontraba inscrito en el Conservador de Bienes Raíces.

Tras estas observaciones, no se han ingresado al SERVIU nuevos antecedentes, “entendemos que la entidad y el comité están buscando una solución para poder resolver estas problemáticas y poder adquirir el terreno para el desarrollo del proyecto habitacional”, dicen.

Dardos contra el municipio

Por su parte, el jefe de la Unidad de Subdere, Cesar Gómez, explicó que se hicieron presentes en el lugar con el seremi (s) del MINVU y Serviu para conversar y entregar soluciones a la comunidad. Según lo declarado, la responsabilidad caería en gestiones no realizadas por la municipalidad local.

“Las familias están esperando que el municipio de La Serena pueda avanzar en lo que se comprometió en enero, que es comprar una franja pequeña de terreno para darle la accesibilidad. Vale 163 millones, pero requerimos que puedan gestionar la adquisición de esa franja que es para el camino de acceso. En esto se ha entrampado y es una acción netamente municipal. Ellos se comprometieron y hasta el día de hoy no se ha realizado”, precisa.

Los antecedentes entregados por la entidad, dejan en evidencia que el terreno en cuestión está postulado, pero posee observaciones porque tiene errores, que deben subsanarse. “Nosotros tenemos toda la voluntad de que nos postulen el proyecto de compra y poder financiarlo a la brevedad, pero sin tener la solución del acceso no podemos proseguir con lo demás”, añade Gómez.

Una crítica importante que realiza el Subdere recae en la forma en que se informó la situación a las dirigentes del comité, pues habría sido un error señalar que el proyecto se suspendía. “Nos hubiera gustado que el municipio nos avisara para ir en conjunto a informarles a las personas, pero lamentablemente se dio a conocer de mala manera. No se ha cancelado el proyecto, y se entiende que si se le informa lo contrario a un grupo de 60 familias, la gente reacciona mal y eso pasó. Debimos buscar la solución juntos, que es dar respuesta a la observación  del conservador”.

En cuanto a los pasos a seguir, la próxima semana se establecerá una mesa de trabajo con las representantes del comité para transparentar lo que viene y cómo los hechos han evolucionado durante estos días.

Declaraciones desde el municipio

El encargado de la Oficina de la Vivienda de la Municipalidad de La Serena, Bernardo Salinas, entregó los antecedentes y procesos que la institución ha ejecutado, subrayando en que llevan más de un año trabajando con el comité desde la constitución, y hoy se encuentran en la gestión de “fusionar dos lotes para tener a las 60 familias. Sin embargo, el requerimiento que falta es una franja que se llama paso de servidumbre, porque el proyecto presentaba menos metros de distancia de  los requeridos”.

Como indica Salinas para dar solución a ese problema, se habría levantado una propuesta al alcalde y concejo municipal, donde se comprometieron a “comprar esta franja restante para anexarla al terreno y poder seguir avanzando en el proyecto, pero ocurrió que el vendedor del predio no logró que el conservador de bienes raíces le inscribiera el plano y la escritura vigente, ahí está trabado el tema, porque piden primero la compraventa del municipio para poder regularizar y nosotros primero debemos tener la escritura, el estudio de título, la tasación comercial, etc. Hablamos con el conservador para que considerara la carta de compromiso, pero dijo que no es suficiente”.  

Una realidad que se repite en la región

El problema del Comité de Vivienda Fuerza y Lucha de El Romero sin duda refleja una realidad que viven familias a lo largo de toda la Región de Coquimbo, donde existe una alta demanda de viviendas sociales, pero no existe la cantidad de terrenos fiscales suficientes o los procesos son demasiado largos.

Solo en la Municipalidad de La Serena, la Oficina de la Vivienda  trabaja con 42 comités, donde hay entre 70 y 80 personas aproximadamente por cada uno, alcanzando un total de 600.

De  cinco comités, dos ya tienen terrenos, mientras que los otros están a la espera de adquirirlos, “la mayoría no dispone de ellos y lleva años esperando, debería haber un traspaso gratuito a los comités para ahorrarse todo el proceso, que es largo y hace que la gente se agote. El Estado no responde a esa demanda porque no dispone de terrenos fiscales para comprar y resolver estos problemas de los vecinos, esto es un tema crucial”, apunta Bernardo Salinas.

“Esto lleva a que se deban comprar a través de la Subdere, lo que incluye muchos requisitos y burocracia para tramitar los terrenos, todo es más lento y engorroso. Hay comités históricos que llevan más de una década esperando, esto es mayor a la situación que hoy se presenta en El Romero, es una de muchas”, finaliza el encargado de la Oficina de la Vivienda Municipal.

Proyectos sin finalización

Desde hace 23 años, 60 familias de la localidad de Limarí esperan recibir sus anheladas casas propias, hoy si bien ya están casi terminadas, se han presentado algunos inconvenientes que mantienen preocupada a la comunidad. Se trata de observaciones realizadas a las instalaciones de electricidad, que han impedido concretar las entregas, y que las aplazarían hasta al menos el mes de abril del 2021.

Una realidad similar viven cerca de 40 habitantes de Pueblo Hundido en la comuna de Monte Patria,  quienes hace más de un año deberían haber recibido sus casas, pero a la fecha no reciben una solución clara, de hecho hace algunas semanas atrás se había establecido una nueva fecha de entrega para noviembre, la que no se cumplirá porque aún no se terminan algunos trabajos de construcción.

Branjean Castillo, presidente de la Junta de Vecinos, explicó que gracias a una nota publicada en septiembre en Diario El Ovallino, se logró establecer una reunión con el alcalde y el director regional de SERVIU, “donde se fijó un plazo de finalización de obras para el 30 de octubre y entrega de viviendas para el 15 de noviembre. Sin embargo, claramente los tiempos no se cumplieron y hasta la fecha no hemos recibido respuestas”.

Manifestación en Coquimbo

Hace algunas semanas, cuatro comités de Coquimbo marcharon por las calles de la ciudad para repudiar el retraso en sus proyectos habitacionales. Según lo explicado, la municipalidad de la ciudad puerto, se habría comprometido a entregar una solución a aquellas familias que fueron golpeadas por el tsunami del 2015, hasta la fecha no reciben una solución real.

Si bien existe un proyecto en tramitación, la dirigente Nicole Vega menciona que hay buenas noticias, pero se necesita la aprobación de las instituciones a cargo de estos temas, para que así se pueda llevar a cabo todo de forma rápida.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X