• El magistrado se ha caracterizado por su histrionismo durante las audiencias y ha increpado directamente a los litigantes dando cuenta de su particular personalidad.
  • A la derecha, un joven Marco Flores durante el 2007, donde fue juez relator en el caso de Pedro Velásquez.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Durante la primera semana y media de Juicio Oral tras la nulidad del proceso, ha llamado la atención la personalidad de Marco Flores, el magistrado presidente de la sala quien ha reprendido en varias oportunidades a los litigantes y que es conocido por ser uno de los “más duros” en el tribunal, lo que, para algunas, podría complicar las opciones de los acusados.

Cuando en el primer día de juicio Marco Flores detuvo la audiencia para pedirle a una persona del público que dejara de hablar, de lo contrario debería dejar la sala quedó en evidencia su carácter.

El juez, que fue designado para presidir la comisión de magistrados en el nuevo proceso del Caso Carabineros tras la nulidad declarada el 22 de noviembre a solicitud del Ministerio Público, resultó ser, según afirman fuentes ligadas al tribunal, “el más duro de todos”.

SIEMPRE EN EL TRIBUNAL. Egresado de la Universidad de Chile ha hecho toda su carrera en el Poder Judicial, primero en el Juzgado de Garantía de Coquimbo, luego en la misma instancia en La Serena y posteriormente en el Tribunal Oral en donde se desempeña actualmente y es considerado “el hombre fuerte” en uno de los juicios más connotados de la historia en la zona.

 “Creo que con respecto a los delitos en los que sí están involucrados los imputados pueden aplicarse sanciones más elevadas de las que pueden haberse aplicado antes”, José Miguel Riquelme, abogado defensor.

ACORTANDO LOS TIEMPOS. Fuentes al interior del Tribunal aseguran que el haber sido designado junto a las juezas Nury Benavides y Paola Cortés, para hacerse cargo del caso, le tomó por sorpresa. No porque le complicara verse expuesto mediáticamente, sino por la sencilla razón de que ya estaba participando de otros litigios.

De hecho, lo dejó claro durante el primer día de juicio el miércoles 3 de enero, cuando antes de los actos de apertura por parte de fiscales y defensores trazó los plazos de inmediato.  

Se sesionaría todos los días hasta las 15:00 horas, y la meta para resolver en primera instancia sería el 19 de enero. Ni un día más, ni un día menos. Sin embargo, Flores otorgó una dinámica que pocos esperaban y ahora, en la segunda semana de juicio oral se espera que el proceso termine mucho antes.

Riguroso a la hora de evitar las redundancias, no ha escatimado en “reprender” a los litigantes cuando incurren en preguntas reiterativas e incluso, cuando ha sentido que los testigos no están aportando antecedentes y sólo están ralentizando el proceso.

OTRO JUICIO, LA MISMA RUTINA. Su rutina no ha cambiado, pese a la carga laboral. Y así lo han señalado funcionarios que conviven a diario con él en el edificio de Avenida Estadio. “Pareciera que anda enojado, pero no. Él es así”, asegura un trabajador quien da luces de la personalidad del juez cuando baja del estrado.

Todos los días llega puntual a las 08:00 de la mañana y se retira cerca de las 14:00. De pocas palabras, sin embargo, “cortés y muy educado” con todos.

“Te saluda siempre. A veces va muy apurado pero es de esa gente que te mira y te dice algo, esperando que tú le respondas”, sostiene un funcionario que lleva siete años en el tribunal y que  confiesa que nunca ha cruzado palabras más allá del saludo con el magistrado, marcando claras diferencias, por ejemplo, con su compañera Nury Benavides. “No es tan cercano como la señora Nury, pero no lo digo como algo malo, es cosa cuestión de caracteres”, puntualiza.

TIEMPOS DE ESTUDIANTE.  “Es bastante más pacífico en la vida cotidiana”. Con estas palabras, la defensora jefe regional Inés Rojas, recordó la etapa que vivieron juntos en la Universidad de Chile cuando ambos estudiaban la carrera de derecho.

Según cuentan sus amigos, se caracterizaba por ser extremadamente estudioso y con un perfil muy diferente al que muestra hoy, sin embargo, aseguran que todo responde al rol que tiene ahora como juez. “Lo ve como parte de su función”, aseguran.

Siempre tuvo poca paciencia cuando le tocó dirimir, sobre todo en los casos donde hay involucradas pérdidas humanas pero, a su vez, también es un férreo defensor de las garantías que deben tener los acusados cuando mientras se desarrollan las audiencias, “por lo que las defiende a ultranza”.

Pero si se trata de defender derechos, sus cercanos también consignan el apego que tiene por el carácter público de los juicios orales tras la reforma procesal penal y aquello lo ha demostrado durante este proceso donde no ha puesto ningún inconveniente para que tanto periodistas como gráficos lleven adelante su trabajo “siempre y cuando no interfieran ni distraigan a los litigantes ni a los testigos”.

DIRECTAS INTERVENCIONES. “Es un juez que se hace notar” y en ello ha coincidido tanto la parte querellante como los representantes de los imputados en el caso Carabineros. Y se ha notado en sus directas intervenciones que han dejado en evidencia a los litigantes.

Fue así como el segundo día de juicio reclamó a los persecutores porque los testigos que estaban llamando a declarar “no aportaban prueba suficiente” y que “se daban vuelta en las mismas interrogantes”. De hecho, pareció molestarse más de lo habitual y suspendió la sesión por 15 minutos asegurando que como jueces “tenían un asunto importante que resolver”.

Cuando volvieron todavía había tensión en la sala. Videos demasiado largos y demora en la exhibición de los medios de prueba provocaban constantes reacciones en los magistrados, sobre todo en Flores quien volvió a ofuscarse tapando la cara con sus manos ante la aparente incomodidad del Fiscal Carlos Vidal quien en ese minuto quien interrogaba a la declarante. “Tal vez a veces exagera en sus gestos, y es un poco histriónico en sus formas. Lo que pasa es que tiene poca paciencia y no le gusta perder el tiempo”, dice la defensora y quien lo conoce desde hace años, Tatiana Barrientos.

Y de esta aparente impaciencia dio muestras nuevamente cuando le tocó declarar al primer testigo carabinero, quien, en concreto, fue el primero que participó directamente en los hechos que terminaron con la muerte de los dos funcionarios policiales. “Por fin vamos a comenzar con la prueba”, dijo ante la confusión de los asistentes quienes no pudieron darse cuenta si el magistrado hablaba en serio o ironizaba.

DUREZA CON LOS DELITOS VIOLENTOS. Tatiana Barrientos es categórica. “Marco (Flores) es muy duro cuando hay delitos de homicidio”, indica y de hecho todos en el tribunal reconocen esta visión jurídica que hace a la hora de entregar su postura en una sentencia final.

Incluso, antes de que las penas aumentaran en el 2016, independiente de si la persona tenía irreprochable conducta anterior, “él solía aplicar sanciones que iban de 8 años hacia arriba”, cuenta Barrientos.

Pero, ¿podría influir esto en la decisión del actual caso? La defensora, quien no es parte de este juicio, asegura que no. “Creo que los tres jueces que hay ahora dan todas las garantías”, indica.

UN CONOCIDO. Pese a las particulares características del magistrado, los actuales litigantes aseguran conocer bien las características de Flores y, si bien reconocen que “sus formas” a veces pueden incomodar, ellos ya están acostumbrados y creen que de ninguna manera deberían interferir en el resultado final del juicio.

A dos semanas de este segundo proceso, el abogado defensor de los cuatro menores de edad, José Miguel Riquelme, confía en que el resultado volverá a ser el mismo del mes de septiembre en el que los sujetos fueron absueltos del robo con homicidio. Eso sí, admite que, las penas podrían ser más altas. “Creo que con respecto a los delitos en los que sí están involucrados los imputados pueden aplicarse sanciones más elevadas de las que pueden haberse aplicado antes”, insistió.

Alejandro García, abogado de Bastián Díaz, el joven mayor de edad quien iba conduciendo el automóvil que embistió a los funcionarios es uno de los que más se ha enfrascado en discusiones con el juez. Sin embargo, lo asume y entiende que deben adecuarse a los distintos estilos que tengan los magistrados. “Uno acá debe hacer la pega nomás, a estas alturas está lejos de molestarme la actitud que pueda tener un juez”, precisa.

El abogado de Dixon Saavedra, Carlo Silva, está convencido que la personalidad de Flores no debería afectar en la decisión, de hecho ve sus intervenciones como positivas ya que el juicio se ha acortado bastante. “Es una persona que maneja un estilo. Que dirige el juicio de manera activa y a mí me parece que está bien porque esto se agiliza”, sostiene.

LA PARTE FINAL. Así las cosas, todo debería terminar antes de lo previsto. Lo que viene ahora, tras las declaraciones de los testigos son los alegatos de clausura que deberían comenzar a mitad de la próxima semana para que luego, el  juez Marco Flores y compañía de un nuevo veredicto del caso. 

CASO VELÁSQUEZ

El juez, en los inicios de la reforma fue uno de los magistrados que condenó a Pedro Velázquez a 300 días de presidio condicional y suspendido como alcalde de Coquimbo. En su sentencia, el Tribunal Oral en lo Penal de La Serena, también lo inhabilita perpetuamente para ejercer como edil.

CADENA PERPETUA PARA ASESINOS DE EMPRESARIO.

En el 2012 querellantes y la Fiscalía habían solicitado 20 años de presidio. A la lectura de la condena asistió solamente uno de los condenados y en la sala sólo había algunos reporteros y periodistas, tampoco se hicieron presentes familiares de los condenados ni de la víctima.

CONDENAN A MUJER POR ATAQUE A MADRE QUE DEFENDIÓ A SU HIJO

En el 2017 la primera sala del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de La Serena, integrada por Marco Flores declaró culpables a  dos mujeres que agredieron física y verbalmente en Coquimbo a Silvana Muñoz Aguirre, por defender a su hijo de 8 de años de graves insultos homofóbicos.

El tribunal confirmó, tras un juicio de 13 meses, que María de Los Ángeles Silva Soto y Silvia Odette Soto Pacheco “agredieron con las manos y pies” en  diferentes partes del cuerpo a la víctima  “y particularmente su rostro”, el cual desfiguraron.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X